Real Sociedad

Hora de la verdad para la Real Sociedad

Januzaj trata de regatear a Capilla en presencia de Oyarzabal y Gorosabel.
Januzaj trata de regatear a Capilla en presencia de Oyarzabal y Gorosabel. / ARIZMENDI

Finaliza una pretemporada marcada por los problemas físicos y la irrupción de nuevos valores

AXEL GUERRASAN SEBASTIÁN.

La pretemporada realista ya es historia. Eusebio Sacristán ha citado hoy a sus jugadores en Zubieta (11.00 horas) para comenzar a preparar el debut liguero ante el Celta el sábado en Balaídos (18.15 horas). A partir de ahora los exámenes serán de verdad. Ha llegado el momento de comenzar a trabajar a ritmo de competición para dejar atrás las seis semanas de preparación que ha realizado el equipo.

Las lesiones rompen el ritmo.Desde que el 3 de julio la Real comenzase a trabajar, la pretemporada ha estado marcada por los problemas físicos que han padecido muchos de sus futbolistas. A pesar de no ser molestias graves, han retrasado la puesta a punto de algunos jugadores como Iñigo Martínez, que apenas suma 117 minutos de juego, Zubeldia (90) o Bautista (45). Por otra parte, Rulli, Illarramendi, Odriozola y Oyarzabal se incorporaron al trabajo más tarde que sus compañeros tras cumplir con sus respectivos compromisos internacionales.

Todo esto ha provocado que el entrenador pucelano haya recurrido a 34 futbolistas -once de ellos del filial- durante los diez partidos de preparación que ha disputado el cuadro realista. En el segundo de ellos, por ejemplo, ante el Girondins en Gal, Eusebio puso en liza un once con seis futbolistas del primer equipo, y dos únicos participantes del equipo tipo de la pasada temporada; Navas y Prieto, que solo jugaron la primera parte. Ante la falta de hombres importantes de la plantilla, el objetivo pasó a ser acumular minutos de calidad a la espera de aligerar la enfermería.

Eusebio ha utilizado 34 jugadores y Juanmi es el único que ha participado en todos los partidos

Juanmi (553 minutos) ha sido el único que ha participado en todos los choques de preparación. Entre los más utilizados por Eusebio aparecen Gorosabel (492) y Guevara (471), que se han ganado su confianza. El alavés llegó a Zubieta con 13 años y el técnico ha recurrido a él para jugar de 8, de pivote y de central. El lateral arrasatearra ha destacado por su fortaleza defensiva y capacidad para sumarse al ataque.

Tiempo para ajustar. En pretemporada los resultados son lo de menos, pero hay que atender a las pistas que dejan. La Real encadenó cinco partidos sin ganar tras haber derrotado al Elgoibar en el primer choque de preparación. En los tres primeros, recibió siempre el primer gol y solo pudo empatar en dos ocasiones. El equipo que se acostumbra a ir por detrás en el marcador suele lograr pocos puntos. Además, acumuló 450 minutos sin marcar ningún gol en jugada.

La mejoría llegó ante el Groningnen, cuando Eusebio recuperó a Willian José, Odriozola, Oyarzabal, Agirretxe, Vela, Illarramendi y Llorente y la imagen mejoró sustancialmente para lograr la mejor victoria del verano (0-2). Empató ante un intenso Watford más rodado que la semana pasada comenzó la Premier. Cerró la pretemporada con sensaciones preocupantes tras complicarse la vida con dos rivales de categoría inferior. Ante el Burgos ganó en el último suspiro tras dejar escapar una ventaja de dos goles y frente al Sporting dos errores en la retaguardia costaron el empate. Fueron acciones que pueden considerarse normales en esta época, pero que es mejor desterrar cuanto antes.

Variantes al 1-4-3-3. En el juego de la Real se nota el poso que deja un año jugando de la misma manera. Mientras las nuevas incorporaciones van adquiriendo los automatismos necesarios y se van puliendo detalles tácticos, Eusebio busca dar una vuelta de tuerca al juego del equipo. «Los rivales nos conocen y saben cómo contrarrestarnos. Necesitamos una marcha más», dijo cuando realizó el análisis de la pretemporada en Palencia.

En estas seis semanas el técnico ha probado en varias ocasiones a jugar con un 1-4-4-2 en vez del 1-4-3-3 habitual. Se trataría de una propuesta para afrontar aquellas situaciones en las que se requiere un fútbol más directo. Lo hizo ante el Saint Etienne, con Prieto por detrás de Juanmi, y ante el Groningen, con el malagueño acompañando a Willian José. Ante el conjunto holandés, la Real realizó el mejor partido del verano.

La adaptación de Januzaj va por buen camino y en cada acción deja muestras de la calidad que atesora

Oyarzabal y Zuru, nuevo puesto. La nueva temporada ha traído consigo el cambio de puesto para dos futbolistas del once tipo de la temporada pasada. El eibarrés ha retrasado esta temporada su posición para partir desde la media punta, una posición que conoce a la perfección porque era en la que se desenvolvía en categorías inferiores. Y la prueba está resultando positiva. Es un jugador capaz de asociarse bien lejos de portería y además sabe explotar con inteligencia y velocidad los espacios que libera el nueve. Zurutuza, por su parte, ha pasado de jugar a la izquierda de Illarramendi a hacerlo en la derecha en busca de equilibrar una zona del juego donde no será extraño ver a Odriozola y Januzaj, que están llamados a formar una pareja interesante este año.

La influencia de Januzaj. La adaptación de Januzaj va por buen camino. Al belga se le nota feliz en la Real y en Donostia y eso se refleja en su juego. Ha llegado a un equipo ideal para sus condiciones de juego y lo está agradeciendo. En cada acción deja un destello de su calidad y se nota cuándo está sobre el césped y cuándo no. Está llamado a ser una de las revelaciones de la Liga.

Agirretxe vuelve a marcar. La pretemporada ha dejado una de las noticias más esperadas por el vestuario y la afición blanquiazul. El regreso de Imanol Agirretxe tras 19 meses lesionado. El de Usurbil marcó en el primer partido que disputó tras 581 días alejado de los terrenos de juego. Su mejor nivel está lejos pero ya ha demostrado que se puede contar con él.

Fotos

Vídeos