Real Sociedad

Dos partidos clave para el futuro de Eusebio en la Real Sociedad

Elustondo, Canales, Navas y Juanmi tiran del grupo en un entrenamiento en las instalaciones de Zubieta. El equipo se entrenará hoy a puerta cerrada para pulir los últimos detalles antes del partido de mañana en Anoeta. / LUSA
Elustondo, Canales, Navas y Juanmi tiran del grupo en un entrenamiento en las instalaciones de Zubieta. El equipo se entrenará hoy a puerta cerrada para pulir los últimos detalles antes del partido de mañana en Anoeta. / LUSA

La continuidad del entrenador pasa por los resultados del equipo ante el Salzburgo y el domingo ante el Levante

ÁLVARO VICENTE

La deriva negativa de la Real Sociedad durante las últimas semanas, en las que ha sumado solo 17 de los últimos sesenta puntos y ha sido eliminada por un Segunda B en la Copa, ha puesto a Eusebio y a su cuerpo técnico en una situación extremadamente delicada. La afición se muestra crítica con el entrenador, el equipo está ofreciendo un rendimiento inferior a lo que cabía esperar y los resultados no llegan. El equipo sigue teniendo un colchón de ocho puntos sobre los puestos de descenso, pero pueden no ser suficientes si la tendencia no cambia de inmediato porque los equipos que hace unas semanas eran carne de cañón de Segunda ahora ya no lo son tanto después de cambiar de entrenador y reforzar sus plantillas en el mercado de invierno. Con un calendario que amenaza dificultades, se puede decir que todo lo que no sea llegar con todas las opciones al partido en Salzburgo y no vencer al Levante, que es cuarto por la cola con seis puntos menos que la Real, traería intranquilidad a corto plazo porque la situación en la tabla se apretaría todavía más.

El tiempo se agota para los responsables del primer equipo de la Real, pero quedan al menos dos balas en su cartuchera, la de mañana ante el Salzburgo y la del domingo ante el Levante. La Real se encuentra en uno de esos momentos que pueden marcar el futuro de un club para los próximos meses. En el club son conscientes de que esta situación no se puede alargar eternamente en el tiempo. Si no llegan los triunfos, si el equipo no recupera su fútbol, la presencia de Eusebio al frente de la plantilla puede tener los días contados.

Pero tanto el Consejo como la dirección deportiva son conscientes de que la responsabilidad de la marcha del equipo no es exclusiva del entrenador. Los futbolistas son los auténticos protagonistas y ellos son los primeros que deben asumir en sus declaraciones públicas buena parte de la responsabilidad que está cayendo únicamente sobre su entrenador. Tanto el presidente Aperribay como Loren se han reunido con el conjunto de la plantilla, incluido el entrenador, en más de una ocasión para pedirles un esfuerzo extra para superar esta situación. No sería raro que esta misma semana se repitieran estas reuniones para motivar al grupo y para ayudarles a afrontar en las mejores condiciones los dos decisivos partidos.

Urge candar la portería: la Real no puede seguir encajando una media de 1,9 goles por partido

Esperando a los jugadores,

Los futbolistas también se están jugando mucho. Primero, porque sienten a la Real como suya, pero también porque el mercado que hoy está cerrado se abrirá en verano y si esto sigue así, la plantilla también podría estar abocada a un cambio profundo. Ni que decir si se termina perdiendo la categoría. El mensaje es claro: exigencia y responsabilidad para afrontar estos dos partidos y los venideros. Solo los jugadores pueden dar un paso adelante y salir de esta situación. Deben ser conscientes de que casi todo pasa por ellos, de que son los máximos responsables de lo que sucede sobre el césped. Les toca responder con resultados y con una mejor actitud que la ofrecida en partidos como el último en el Bernabéu. El compromiso del vestuario está fuera de toda duda, pero sus referentes deben hacer valer todo su peso para lograr las condiciones ideales para que los resultados lleguen con trabajo, esfuerzo y responsabilidad.

Hasta que termine el último partido de Liga, el futuro de la Real pasa por que este grupo vuelva a competir como un equipo profesional, limite sus debilidades y potencie sus mejores armas para generar superioridades frente a equipos que tienen peores jugadores, aunque a menudo parecen tener más claro a lo que juegan. Si consiguen competir con eficacia, esta Real puede darnos satisfacciones, pero por ahora lleva meses buscándose. A estas alturas, los jugadores ya deben saber que si la intensidad no es la adecuada, cualquier rival le puede hacer un siete. No hay que repasar los muchos tropiezos que ha tenido ante equipos teóricamente inferiores.

Es momento de empezar a encontrar lo que busca porque el juego del equipo ha caído a los niveles más bajos desde que Eusebio asumió las riendas del banquillo. Cuesta dar con un jugador que haya mejorado su rendimiento esta temporada.

Valdano decía que el fútbol es un estado de ánimo y toda reacción parte por que los realistas refresquen la cabeza y sean conscientes de cuáles son sus posibilidades. Solo así conseguirán dar la vuelta a la situación y que esas acciones que les son adversas les acaben favoreciendo. La eliminatoria ante el Salzburgo es la primera ocasión para dar un golpe de efecto y recuperar la confianza. Para ello habrá que jugar bien que, entre otras cosas, significa aprovechar los momentos del partido y no encajar tantos goles como está haciendo. La Real no pasara esta eliminatoria y seguirá cayendo puestos en la clasificación de la Liga si no empieza de forma urgente a candar su portería. No podrá ser competitiva nunca si encaja una media de 1,9 goles por partido (45 en 23 jornadas de Liga). El aficionado está esperando un golpe de efecto a la imagen que está mostrando el equipo y es necesario que se vea una Real Sociedad ambiciosa y que marque el camino desde ya.

Además

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos