Los errores se pagan. Y caro

La Real volvió a encajar tres goles con muy poco del rival, que sabía perfectamente cómo ganar aquí

Januzaj protesta al árbitro desde el suelo en presencia de Ivanovic, Lodygin y Melvja anoche en Anoeta. /JOSÉ MARI LÓPEZ
Januzaj protesta al árbitro desde el suelo en presencia de Ivanovic, Lodygin y Melvja anoche en Anoeta. / JOSÉ MARI LÓPEZ
Pedro Soroeta
PEDRO SOROETA

Tampoco ante el Zenit. La Real sigue encajando goles con demasiada facilidad y así es complicado llegar lejos. Ayer el Zenit hizo otros tres en Anoeta y con muy poco, prácticamente con dos ocasiones. La historia es ya conocida. La Real lo intenta, domina el juego, a veces con demasiada parsimonia, pero tiene el balón, el control. Las llegadas son suyas. Se acerca al área contraria. Busca las bandas, centra, remata... Pero no marca. Y lo que se encuentra, a nada que su rival se estira, es el balón dentro de su portería. Y muchas veces, como ayer, le pasa por errores propios. Ayer falló en dos acciones en momentos decisivos. y por eso perdió ante un equipo, eso sí, que demostró que no es cualquiera.

Lo estaba intentando la Real por todos los medios en la primera parte cuando llegó el gol Zenit. Una pérdida y un error garrafal de Rulli dejaron el tanto en bandeja. Es curioso lo del meta argentino, al que el Mundial se le escapa a marchas forzadas. Hizo un enorme partido el sábado en Madrid, fue el que, con sus paradas, sostuvo al equipo hasta el minuto 87. Sin embargo, ayer volvió a las andadas, con un fallo mayúsculo. El tiro no era complicado y Rulli fue a dejar el balón en el peor sitio, en donde estaba el único jugador del Zenit, Erokhin, para con un remate sencillo superarle. No anda regular precisamente Rulli en lo que va de temporada y lo peor es que no transmite seguridad a su defensa, lo que supone un enorme problema. No es la primera vez que un partido bien llevado por la Real se pone cuesta arriba por errores del meta. Y pesa. Ya lo creo que pesa.

Como pesó el tanto de Ivanovic, en una mala segunda jugada tras un córner, en la que el ruso -si lo intenta otras 99 veces no lo hace igual de bien- se queda totalmente solo y en posición legal. Si el mazazo del primer gol fue grande, el del segundo fue definitivo, ya que llegó justo después del tanto de Willian. Eso sí. El tercero, ya con el partido sentenciado, fue todo un golazo. Pero ojo. El Zenit sabía cómo ganar, cómo superar a los de Eusebio. Y lo hizo hasta fácil...

Las notas

Lo mejor.
La continuidad de la Real en Europa no dependía del partido de ayer, porque si no...
Lo peor.
Rulli falló en el primer gol al dejar el balón en bandeja a Erokhin, que marcó a placer
El dato.
Ocho goles ha encajado la Real en casa en los tres últimos partidos de Copa, Liga y Europa League
La clave del partido.
El Zenit sabía cómo superar a la Real y lo terminó haciendo hasta con comodidad

Ahora resta esperar al sorteo y que haya suerte. Quedar segundo de grupo es un mal menor, pero la Real tiene un problema que o lo soluciona ya, o le condena para el resto de la temporada.

A la Liga

No hay descanso. Esto sigue. En 48 horas la Real vuelve a Anoeta para medirse al Málaga. Eusebio tendrá que tirar otra vez de sus mejores hombres para lograr una victoria imprescindible. No está el equipo para fiarse de nadie, ni siquiera de los datos del Málaga fuera de casa, donde no ha puntuado. Lo mejor es que, pese a tropiezos anteriores, la Real sigue a dos puntos del sexto, por lo que un triunfo le permitiría colocarse muy bien antes de acudir a San Mamés y cerrar el año en Anoeta contra el Sevilla. El once realista puede engancharse todavía a la pelea por Europa. Pero hay que ganar al Málaga. Si juega como sabe y con equilibrio lo conseguirá, pero siempre que cierre el grifo en defensa. Ocho goles ha encajado en Anoeta en los tres últimos partidos, en Copa (3 del Lleida), Liga (2 del Palmas) y Europa League...

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos