Real Sociedad

Un equipo con Januzaj y otro distinto sin él

Uno por otro. Januzaj da al relevo a Vela en el minuto 59 de partido, ayer en el campo del Getafe./ALTERPHOTOS/BORJA HOJAS
Uno por otro. Januzaj da al relevo a Vela en el minuto 59 de partido, ayer en el campo del Getafe. / ALTERPHOTOS/BORJA HOJAS

Todo cambia cuando Eusebio le quita del campo. La Real pierde desborde y facilita las cosas al Getafe

ÁLVARO VICENTE

Eusebio sacó del campo a Januzaj en el minuto 59 y ya nada fue lo mismo. La Real perdió la profundidad por la banda izquierda que le había dado la pausa que también es capaz de ofrecer y la sensación de que algo puede pasar cada vez que el balón pasa por sus botas. Januzaj se fue, entró Vela y ya nada fue lo mismo porque éste está hoy a años luz de su mejor nivel. Lo que hasta entonces había sido una amenaza en ataque, con el trío Januzaj-Canales-De la Bella, y una pared en defensa, con continuas ayudas para no permitir ninguna acción relevante del rival por esa zona, mudó a una autopista del Getafe. Portillo y Molina no encontraron oposición por esa banda. En qué acabó todo ya lo saben.

Januzaj vio desde fuera cómo el Getafe se venía arriba, la Real se deshacía y cómo todo lo bueno que había originado su sensacional asistencia de gol a Oyarzabal al poco de empezar no servía de nada.

Minutos
59
Tiros a puerta
1
Asistencias
1
Balones recuperados
4
Balones perdidos
9
Faltas cometidas
2
Faltas recibidas
1

Ellos dos, Adnan y Mikel, pusieron el partido cuesta abajo cuando todavía muchos aficionados del Getafe no se habían acomodado en sus asientos. No vieron el gol, pero sí la capacidad de desborde de Januzaj en los minutos que estuvo en el campo, su golpeo seco al balón, lo fácil que ve el fútbol cuando tiene espacios y lo bien que se entiende con los buenos jugadores como Oyarzabal.

Su asistencia entre los dos centrales del Getafe solo la pueden dar artistas como él. Y qué decir de la definición de Oyarzabal: al primer toque, con su pierna menos buena, al sitio al que no llega el portero. Un lujo asiático. Marcó Oyarzabal y en su celebración lo primero que hizo fue agracederle el regalo a Januzaj.

Esa acción le dio aire al fichaje de la Real en el segundo partido de Liga fuera de casa en el que es titular. Ha sido él, con chispazos individuales como en el último choque ante el Espanyol, el que se ha ganado su oportunidad. Y ayer se ganó las habichuelas por más que el equipo terminara perdiendo porque generó incertidumbre en el rival cada vez que tuvo el balón en sus botas y se aplicó en defensa. Es para lo que llegó.

Januzaj se asoció bien. En ataque tocó la línea de fondo en más de una ocasión, forzó saques de esquina y puso algún centro bueno que no encontró rematador. No se quedó ahí la cosa porque tuvo libertad para intercambiar su posición con Willian José en momentos puntuales e incluso se dejó caer en la banda contraria, en la derecha, donde se asoció con éxito con Xabi Prieto y Odriozola en los últimos minutos de la primera parte.

Nos quedamos con la duda de saber si fue penalti un disparo suyo por encima del larguero a la salida de un córner, al cuarto de hora, en la que reclamó mano de Damián. Así se lo hizo saber Januzaj a su par con quien tuvo sus más y sus menos en la segunda parte. El realista ofreció su mano tras una acción embarullada en uno de los córners y Damián, en un gesto antideportivo, no se la cogió.

Poco después, en el minuto 59, Eusebio decidió que era momento de retirarle del campo. Por su mensaje corporal, a Januzaj le hubiera gustado seguir jugando. Juanmi, Bautista y Vela eran las opciones de ataque en el banquillo. La elección de Eusebio no fue acertada porque Vela hoy no gana ningún duelo y ya no consigue la atención de las defensas rivales.

Noticias relacionadas

Fotos

Vídeos