Real Sociedad

Los tres nombres que maneja la Real Sociedad para su banquillo

Unai Emery, Asier Garitano y Javi Gracia son las tres opciones en las que trabaja la Real para ocupar el banquillo de Anoeta la próxima temporada. /
Unai Emery, Asier Garitano y Javi Gracia son las tres opciones en las que trabaja la Real para ocupar el banquillo de Anoeta la próxima temporada.

Unai Emery, Asier Garitano y Javi Gracia son los entrenadores con los que ha contactado la Real Sociedad para dirigir al equipo la próxima temporada

MIGUEL GONZÁLEZ

Quedan dos jornadas para el final de Liga y la Real Sociedad apura el trabajo para contratar al nuevo entrenador. El periodo de recopilar información sobre los candidatos ha concluido y ha empezado el de la selección definitiva, con contactos personales con los escogidos para recoger sus impresiones y determinar quién reúne el perfil idóneo, por su forma de ver las cosas y su situación personal, para liderar el futuro proyecto deportivo.

En este momento son tres los candidatos: Unai Emery, Javi Gracia y Asier Garitano. Cada uno con sus ventajas e inconvenientes, ya que siempre es necesario que las circunstancias individuales coincidan con las necesidades de la Real en este determinado momento.

UNAI EMERY
46 años
Nació en Hondarribia el 3 de noviembre de 1971.
Futbolista
Se formó en la Real y debutó en Primera en 1995. Después jugó en el Toledo, Ferrol, Leganés y Lorca.
Entrenador
Se inició en Lorca en la 04/05, al que ascendió a Segunda. Después subió al Almería a Primera en 2007. Fue tres veces tercero con el Valencia entre 2010 y 2012. Pasó al Spartak y en el Sevilla ganó tres Europa League. Con el PSG ha ganado la Liga. Quedó libre hace diez días y la Real ya se ha sentado con él.
ASIER GARITANO
48 años
Nació en Bergara el 6 de diciembre de 1969.
Futbolista
Se formó en Lezama, a donde llegó con 10 años. Después jugó en el Bilbao Athletic, Eibar, Cartagena, Cádiz, Ferrol, Burgos, Alicante y Benidorm, entre otros..
Entrenador
Comenzó en el Alicante, Castellón, Orihuela y Alcoyano, pero su verdadero éxito ha sido llevar al Leganés en cinco años desde Segunda B hasta Primera y consolidarlo en la máxima categoría. Concluye contrato en junio pero el conjunto pepinero ya le ha ofrecido renovar.
JAVI GRACIA
48 años
Nació el 1 de mayo de 1970 en Pamplona.
Jugador
Jugó en el Bilbao Athletic, Lleida, Valladolid, Real (1995-1999), Villarreal y Córdoba.
Entrenador
Empezó en el Villarreal juvenil y después dirigió al Pontevedra, al Cádiz, al que ascendió a Segunda en la 08/09, Olympiakos Volou y Kerkyra en Grecia, Almería, lo subió a Primera en 2013, Osasuna, Málaga, con dos buenas clasificaciones en 2015 y 2016, Rubin Kazán y Watford, club con el que firmó en enero hasta junio de 2019.

La exigencia de Emery

Unai Emery (Hondarribia, 1971) es el que reúne un mejor curriculum. No en vano, desde que ascendiera al Almería a Primera División hace once años su carrera no ha dejado de trazar una línea ascendente. Después convirtió al Valencia en un clásico de la Champions al ser tres veces tercero entre 2010 y 2012 por detrás de Barcelona y Real Madrid, y tras una breve experiencia en el Spartak de Moscú saboreó las mieles del éxito en Sevilla al conquistar tres Europa League entre 2014 y 2016, lo que le llevó a adquirir una dimensión internacional. Así recaló en el PSG para liderar un proyecto de envergadura que se ha concretado en títulos de Liga, Copa, Copa de la Liga y Supercopa, aunque la ausencia de éxitos en la Champions le ha penalizado.

El hondarribiarra es un viejo sueño de Jokin Aperribay, a quien le gusta la exigencia que impone en su trabajo a todo lo que le rodea. Por eso ha intentado contratarle en anteriores ocasiones, aunque las circunstancias impidieron que sus caminos se cruzaran entonces. Emery, formado como futbolista en Zubieta y que debutó con el primer equipo en 1995 de la mano de Iriarte, siempre ha manifestado su ilusión por entrenar algún día a la Real. La cuestión es saber si ese momento ha llegado o no.

Primero quiere escuchar todas las propuestas que le han llegado antes de tomar una decisión en la que el criterio deportivo tendrá un peso importante, porque quiere seguir jugando en Europa y aspirar a ganar títulos. Aunque también valora afrontar un reto deportivo como el que le ofrece la Real en casa.

Emery se ha movido en los últimos años en una rueda de clubes que aspiran a ganar títulos y son habituales en la Champions, con lo que ello conlleva en el apartado deportivo y económico. La plantilla que ha tenido que manejar este año en París ha sido una de las más importantes de Europa, sobre todo tras las adquisiciones el pasado verano de Neymar y Mbappé.

Se hace difícil pensar que no vaya contar con ofertas que le permitan seguir en ese primer nivel del fútbol europeo que la Real Sociedad no le puede ofrecer. En los últimos días su nombre ha sido relacionado con el Tottenham y uno de los históricos del fútbol italiano que busca reverdecer laureles. Y eso solo una semana después de anunciar que no seguirá en París, por lo que lo normal es que todavía reciba propuestas interesantes de clubes importantes.

En el apartado económico a nadie se le escapa que las dos partes deberían hacer también un esfuerzo para que sus intereses converjan, dado que los parámetros en los que se mueve el técnico son bastante superiores a los que maneja la Real. No obstante, Aperribay ya ha dado muestras de sus habilidades negociadoras con entrenadores, como cuando se trajo al ex del Manchester United David Moyes en noviembre de 2014, por caché y prestigio por encima del club blanquiazul en aquel momento.

La amistad que mantiene con el actual director de fútbol, Roberto Olabe, con el que compartió vestuario en la temporada 95/96, puede acabar siendo determinante. Le dio la oportunidad de entrenar al Almería en la 06/07 cuando era director deportivo y aquel ascenso a Primera representó un gran espaldarazo en su carrera en los banquillos. Aunque es Jorge Mendes el que le lleva sus asuntos, la relación que tiene con Olabe hace que el club disponga de información de primera mano acerca de las intenciones del técnico guipuzcoano. La Real, que no pudo sentarse con él en una mesa hasta que se ha hecho oficial su marcha de París, ya lo ha hecho y ahora falta que ambas partes definan sus posiciones para ver si se alcanza un acuerdo. No pasará mucho tiempo para que se conozca el desenlace acerca de esa opción.

Gracia, el hombre del método

Javi Gracia (Pamplona, 1970) es otro hombre que siempre ha gustado en la planta noble de Anoeta. También mantiene una excelente relación con Olabe, con el que compartió vestuario en la Real y pupitre en los cursos de entrenador. Ven el fútbol de una manera parecida, ya que ambos son partidarios de un trabajo metodológico para alcanzar los objetivos y no dejan lugar a la improvisación.

El director de fútbol blanquiazul manifestó en su presentación que el club debía crecer en su trabajo con los jóvenes una vez que estos llegan al primer equipo. Ahí se dejaba entrever una necesidad de personalizar las labores de los futbolistas que dan sus primeros pasos en la élite y un entrenador como Gracia, que cuida al extremo los detalles y es muy versátil en sus dibujos para adaptar los sistemas a las necesidades de la plantilla, encajaría en este perfil. También lee bien los partidos y le gusta estudiar en profundidad al contrario al preparar los encuentros.

Además, y aunque no ha entrenado nunca en Zubieta, conoce perfectamente la casa de su época como jugador en los noventa y ha mantenido desde entonces contacto estrecho con técnicos del club.

Su carrera profesional arrancó en Segunda B en la 08/09 con el Cádiz, al que ascendió a Segunda. Tras un efímero paso por el Villarreal B y los conjuntos griegos del Olympiacos Volou y Kerkyra que le sirvió para conocer la otra cara del fútbol, en 2012 llegó al Almería, al que ascendió a Primera. Cambió de aires y fichó por Osasuna en septiembre de 2013, pero la temporada acabó torciéndose en la segunda vuelta y descendió en la última jornada. No obstante, su bagaje le hizo encontrar acomodo en un Málaga que venía perdiendo fuelle y que él estabilizó entre 2014 y 2016, dos temporadas en las que estuvo cerca de colarse en Europa. Aunque tenía contrato, el Málaga decidió prescindir de sus servicios hace dos veranos y se marchó a Rusia para entrenar al Rubin Kazán.

Después de estar medio año parado a finales de enero se convirtió en el nuevo técnico del Watford de la Premier League, con el que tiene contrato hasta 2019. Ayer rompió ante el Newcastle una racha de cinco derrotas y dos empates, pero su continuidad parece estar en duda. Si su contrato se rompiese y quedase libre, su opción de volver a San Sebastián ganaría muchos enteros.

Garitano, el técnico milagro

Asier Garitano (Bergara, 1969) completa la terna de candidatos. Cumple con el perfil que comentó Olabe a su llegada de contar con un «técnico con ganas de crecer en un club como la Real Sociedad» después de haber protagonizado un milagro con el Leganés. Cogió al conjunto madrileño en Segunda B en 2013 y en cinco años no solo le ha llevado a Primera, sino que le ha estabilizado en la máxima categoría. La guinda al pastel la puso en la presente edición de Copa en la que eliminó al Real Madrid tras una histórica victoria en el Bernabéu.

Concluye contrato en el Leganés y, aunque el conjunto pepinero pretende que siga, su continuidad no está asegurada. Quiere garantías de que el proyecto deportivo va a ser sólido y permita crecer al club, algo que la entidad no puede asegurarle. Por eso ha dilatado en el tiempo su respuesta a la oferta de renovación, porque quiere saber con qué jugadores contaría para no echar por tierra todo el trabajo realizado en el último quinquenio.

Su nombre también ha sido relacionado con el Athletic, más ahora que las negociaciones con Berizzo parecen complicarse, pero hasta ahora no se han dirigido a él desde Ibaigane. Garitano estaría encantado de venir a la Real, club del que se ha manifestado seguidor en su infancia, aunque después como futbolista se crió en la cantera de Lezama. A diferencia de los dos candidatos anteriores, entrenar en Anoeta supondría subir un escalón en su carrera, con lo que supone en ilusión y motivación.

El problema que tiene es que el tiempo juega en su contra. Así como Emery ha quedado libre y estudia propuesta, o Gracia tiene contrato en vigor con el Watford, él dispone de una oferta de renovación del Leganés a la que debe responder. Y la Real Sociedad no se quiere precipitar en su decisión de contratar a un entrenador, por lo que en su caso se trataría de una cuestión de tiempo.

Más

Temas

Emery

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos