Real Sociedad

La Real se encomienda a la tradición

Esperanzados. Los jugadores blanquiazules se ejercitan ayer en las instalaciones de Zubieta en la sesión previa al partido de esta noche./PEDRO MARTÍNEZ
Esperanzados. Los jugadores blanquiazules se ejercitan ayer en las instalaciones de Zubieta en la sesión previa al partido de esta noche. / PEDRO MARTÍNEZ

El equipo txuri-urdin, con la baja de Iñigo y la duda de Rulli, recibe a un Barcelona que no conoce la derrota en la Liga y suma cuatro jornadas seguidas ganando

MIGUEL GONZÁLEZSAN SEBASTIÁN.

Decía una de las famosas leyes de Murphy que cualquier situación, por mala que sea, es susceptible de empeorar. La Real tratará de contradecirla esta noche en un partido en el que todo pinta en su contra. El rival es el peor al que podría enfrentarse ahora mismo, un Barcelona que a punto de completar la primera vuelta no conoce la derrota de la mano de Valverde, y las sensaciones de los blanquiazules tampoco son nada buenas después de haber ganado solo tres partidos en quince jornadas. Además, cuenta con la importante baja de Iñigo Martínez en defensa y con la duda bajo palos de Gero Rulli, que arrastra unas molestias en la zona dorsal de las que no termina de recuperarse. Ayer tuvo que retirarse del entrenamiento antes de tiempo, lo que obligó a Eusebio a convocar a Garrancho por si tiene que ocupar plaza en el banquillo. Se da la coincidencia de que Andoni Zubiaurre, portero titular del Sanse, se encuentra enfermo.

El técnico ha citado a 19 jugadores en la lista, de los que deberá dejar a un portero en la grada. Son novedades Januzaj, Agirretxe y Gorosabel, mientras que se quedan fuera por decisión técnica Pardo, De la Bella, Guridi y Bautista. Carlos Martínez e Iñigo son baja por cuestiones médicas.

Así las cosas, no se espera que Eusebio se salga del guion habitual a la hora de confeccionar el once. A expensas de lo que suceda en la portería, en la que Rulli hará todo lo posible por no perderse un partido de semejante trascendencia, en defensa lo más previsible es que forme con Odriozola, Llorente, Navas y Kevin. Sobre todo, sin estar Iñigo ni De la Bella. Illarramendi, Zurutuza y Prieto estarían en el centro del campo y arriba hay más dudas. Willian José parece inamovible pero las otras dos posiciones son más discutibles. Januzaj sale de una lesión y no sería descartable que empezase en el banquillo. Y Oyarzabal ha dado síntomas de cansancio últimamente, de hecho ya fue suplente ante el Sevilla antes de Navidad. Teniendo en cuenta estas circunstancias, las opciones de Canales y Juanmi están ahí. Sobre todo en el caso del primero, que fue de los mejores en la primera mitad en Butarque.

«El Barça lleva una campaña extraordinaria pero tenemos capacidad para hacerles frente» kevin

Respaldados por la historia

La esperanza blanquiazul se centra en los buenos números que presenta en Anoeta ante el cuadro catalán, que no sabe lo que es ganar aquí desde el 5 de mayo de 2007, cuando Iniesta y Eto'o ajusticiaron a aquella Real que iba a Segunda. Después del ascenso txuri-urdin ha pinchado en hueso en cada una de sus visitas ligueras. De ahí el balance de cinco victorias blanquiazules y dos empates en los siete enfrentamientos registrados desde entonces.

La historia comenzó en la 10/11 frente a aquel conjunto de Guardiola que batió todos los registros y que amenazaba el récord de la imbatibilidad realista en poder del equipo campeón de los ochenta. Los entonces entrenados por Lasarte darían la vuelta en el tramo final al tanto inicial de Thiago con las dianas de Ifrán y Xabi Prieto en una noche mágica.

«El Barcelona no es invencible. La historia ha demostrado que la Real siempre se lo pone difícil» llorente

Con Montanier se dieron un empate (2-2), tras remontar un 0-2 gracias a Agirretxe y Griezmann, en la 11/12 y una épica victoria en la 12/13 por 3-2 en la víspera de San Sebastián. El Barcelona de Tito Vilanova llegaba en una situación parecida a la de ahora, con 18 victorias y un empate en 19 jornadas, pero hincó la rodilla. Después de ir dos goles por debajo, un doblete del Chory y Agirretxe obraron el milagro ante el delirio de la parroquia local.

«Ojalá esta racha dure mucho, porque estamos disfrutando, pero aún no hemos ganado nada» rakitic

Con Arrasate se dio uno de los triunfos (3-1) más saboreados en la 13/14. El Barcelona llegaba de haber eliminado a la Real en una semifinal copera intensa en la que Busquets, Xavi y compañía se rieron de los blanquiazules. Unos días más tarde la venganza se sirvió en plato frío. Elustondo, Zurutuza y Griezmann devolvieron la bofetada a los catalanes, que ese día perdieron un liderato que ya no recuperarían más, ya que el Atlético ganaría la Liga.

«Si queremos sumar los tres puntos debemos salir a comernos al Barça» navas

Luego se produjeron dos victorias por la mínima (1-0) con guion similar, un tanto madrugador y resistencia numantina atrás para conservar la renta. Fue en la 14/15 con Moyes y en la 15/16 con Eusebio. Jordi Alba, en propia meta a la salida de un córner, y Oyarzabal, de cabeza, fueron los autores de los goles. La temporada pasada se produjo el resultado más injusto de todos, un 1-1 que no reflejó la apabullante superioridad local. En uno de los mejores encuentros que se le recuerdan en casa en décadas, los de Eusebio debieron ganar con holgura el partido pero el inefable Gil Manzano anuló un gol legal a Juanmi les privó del triunfo.

«Hemos demostrado que haciendo las cosas bien podemos hacerle daño al Barcelona» oyarzabal

El récord corre peligro

El fútbol tiene esos intangibles que hacen que se repitan resultados que no responden a la lógica. La racha negativa del Barcelona en Anoeta es uno de ellos. El otro es que en estos siete últimos años, la Real haya protegido contra pronóstico dos veces su auténtico tesoro, el récord de la imbatibilidad que ostenta desde las campañas 78/79 y 79/80, en las que enlazó 38 partidos sin perder.

«Veo al equipo bien y creemos en Eusebio. Se nos han escapado puntos pero estamos tranquilos» toño

El conjunto culé lleva ahora 25 partidos de Liga sin conocer la derrota, 18 del presente curso y los siete últimos del pasado. Le restan trece hasta igualar el registro, pero el problema es que ya ha visitado los mejores campos. Ganó en el Bernabéu (0-3) y en Villarreal (0-2) y empató en el Wanda Metropolitano (1-1) y Mestalla (1-1). El único feudo complicado que le resta es el Pizjuán el 1 de abril. Como no pierda hoy...

Noticias relacionadas

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos