Real Sociedad

Un empate de los que duelen

Los realistas celebran el segundo gol del equipo, marcado por Januzaj, que daba la victoria momentánea a los blanquiazules./JOSE MARI LÓPEZ
Los realistas celebran el segundo gol del equipo, marcado por Januzaj, que daba la victoria momentánea a los blanquiazules. / JOSE MARI LÓPEZ

La Real fue mejor, pudo incluso perder, pero se deja dos puntos imprescindibles

PEDRO SOROETA

La Real dejó ir dos puntos de los que duelen, de los que al final de temporada hacen daño. Se mostró superior durante la mayor parte del partido, pero pagó su falta de acierto en el remate para no pasar del empate ante el colista. Para mayor desazón, incluso los de Eusebio pudieron hasta perder, con dos ocasiones clarísimas de los canarios en la recta final del encuentro, en la que la Real se partió jugándose el choque a cara o cruz. Si ya el empate fue completamente injusto, la victoria forastera hubiera sido para comer cerillas. Para que nada faltara, el colegiado nos ofreció un recital de fallos, demostrando que su presencia en la máxima categoría será seguramente efímera. Consiguió desesperar a la parroquia local y terminó por expulsar a Odriozola ¿por dos simulaciones?

Mal en las dos áreas

El fútbol se decide en las áreas y en ambas falló ayer la Real. En la contraria le faltó precisión para concretar las muchas ocasiones que tuvo y en la suya dejó la puerta abierta en pocas oportunidades, pero definitivas. Nunca debieron los de Eusebio ir por detrás en el marcador, pero Las Palmas se adelantó en media ocasión de gol. Con eso le bastó. Pero incluso con el 0-1 y tal como se estaba desarrollando el juego, parecía muy difícil que el encuentro se les escapara a los realistas. Las ocasiones siguieron sucediéndose. Por eso no extrañó el empate de Willian primero y el tanto de Januzaj después que puso por delante a la Real. Pero otro error en defensa -es mejor seguir la jugada que pedir fuera de juego- acabó con el segundo tanto canario. Pese a ello, uno pensaba que si la Real mantenía su línea de juego terminaría ganando el encuentro. Pero ni una cosa ni la otra.

Las notas

Lo mejor.
Januzaj confirma cada día que tiene mucho que aportar al equipo; su calidad es brutal
Lo peor.
La Real fue a menos con los cambios, para acabar con tal ansiedad que casi pierde el encuentro
El dato.
Frente a Getafe, Eibar, Girona y Las Palmas solo suma 5 puntos. Y en todos los partidos fue ganando
La clave del partido.
Le faltó precisión para dar el último pase y cuando la tuvo, para concretar el remate

Eusebio movió el banquillo y esta vez con los cambios el equipo se fue, poco a poco, viniendo abajo. Januzaj, que estaba creando peligro desde la izquierda, Oyarzabal, que es de los que siguen hasta el final, y Xabi Prieto dejaron el campo. Y uno cree que ahí empezó a no ganar el partido la Real. Porque desde entonces al equipo le costó mucho más y, lo que es peor, fue entrando en un estado de ansiedad que le puso costar la derrota en los últimos minutos. Ansiedad, sin duda, en la que tuvo mucho que ver el pésimo arbitraje de ayer, pero también la forma en que se partió la Real en busca de un tiunfo que era imprescindible, pero que no llegó.

Puntos que pesan

Volaron, por tanto, dos puntos de Anoeta de los que por desgracia es muy posible que nos acordemos más adelante. La Real está dejando pasar muchas y buenas oportunidades para meterse arriba ante de que el calendario se complique hasta el parón de fin de año.

Frente a Getafe, Eibar, Girona y Las Palmas los blanquiazules no han sido capaces de sumar ni la mitad de los puntos y lo malo, lo que realmente duele, es que en el campo fue mejor que todos ellos.

Además, llegó a ir por delante en el marcador en los cuatro partidos, pero solo fue capaz de ganar uno, el del Eibar en Anoeta. Y eso es una prueba más de que en defensa hay problemas que no se terminan de solucionar.

Y ahora, al Wanda, después de la Copa.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos