Real Sociedad

«La eliminación sabe a cuerno quemado»

Canales, Bautista, Navas, De la Bella, Gorostidi (que no jugó el miércoles) y Juanmi, en Zubieta. / ARIZMENDI
Canales, Bautista, Navas, De la Bella, Gorostidi (que no jugó el miércoles) y Juanmi, en Zubieta. / ARIZMENDI

La afición y el fútbol guipuzcoano no se explican que la Real vuelva a tropezar con la piedra de un 'segunda B'

OSKAR ORTIZ DE GUINEA SAN SEBASTIÁN

Numancia, Beasain, Hospitalet, Mirandés, Zamora... y el miércoles el Lleida se sumó a la lista de equipos de Segunda B que han eliminado a la Real en la Copa durante su triste caminar desde el título de 1987 en La Romareda y el subcampeonato un año después en el Vicente Calderón. La lista negra es demasiado larga si añadimos los 'segundas' que también le han sacado los colores: Dépor, Osasuna, Logroñés, Zaragoza, Málaga, Córdoba... Sin olvidar el 6-1 del Mallorca, un 'primera' que alzó un 0-3.

La del Lleida es una de las mayores hecatombes, si no la más grande. De hecho, en toda la historia de la Copa, el Zaragoza ante el Logroñés en 1982 y el Sevilla ante el Racing en 2013 eran los únicos equipos de Primera División que se habían visto remontados en su estadio tras tomar ventaja en la ida. La Real es el tercero.

«Nos pasó similar en Oviedo; hicimos un partido horroroso»

«Nos pasó similar en Oviedo; hicimos un partido horroroso» Alberto Gorriz Exfutbolista

Ya son 22 las eliminatorias en que el equipo txuri-urdin ha sucumbido ante un rival de inferior categoría. Un récord en Primera División. La plantilla campeona en 1987 hincó la rodilla un año antes ante el Oviedo. En la ida, la Real cayó 2-1 en el Tartiere, lo que provocó el enojo de Toshack y el famoso madrugón. «Hicimos un partido horroroso», recuerda Alberto Gorriz, que dio el pase de gol a Uralde que dejó abierta la eliminatoria. En Atocha, Gajate y Satrustegui pusieron el 2-0 en 22 minutos. Pero dos tantos de Barrero en los últimos diez minutos dejaron el viejo campo helado. «Supongo que nos pasó algo parecido a lo del Lleida. Crees que lo tienes en la mano, y el rival te mata».

Curiosamente, Gorriz no presenció el partido de la Real ya que estuvo en San Mamés viendo cómo el Athletic también fue sorprendido por el Formentera. El irundarra estuvo entre los seguidores del equipo balear, en el que su hijo Alberto jugó tres años hasta recalar en el Peña Deportiva Ibiza. «Estaba con unos amigos y sabía que la Real iba 2-0, así que cuando me dijeron que había perdido 2-3, me llevé un disgusto enorme, como toda la afición, y aún me dura. La Copa nos había ilusionado porque la Real tiene una plantilla de gran calidad y sabes que con algo de fortuna en los sorteos, puedes aspirar a algo grande».

Pese a que el triunfo del Formentera le provocó «un subidón», aún siente «mucha rabia» con la Real. «Si el rival te gana porque ha sido superior, parece que la derrota duele menos. Pero cuando te sabes superior y tienes tres goles de ventaja en casa ante un Segunda B..., como aficionado me sabe a cuerno quemado». También tuvo que escocer a los rojiblancos el traspié de un Athletic que «tuvo sus ocasiones, no acertó, y el Formentera sí lo hizo en la única que tuvo, cuando los 300 seguidores gritábamos 'sí se puede'. Y el equipo aprovechó el impulso».

Considera que la plantilla txuri-urdin estará «enrabietada», lo que «nos puede dar una opción mayor en Madrid. El Atlético es un rival muy duro, pero espero que el equipo saque esa rabia interior que puede tener y dé la cara».

«El batacazo es enorme pero tampoco es tanta sorpresa»

«El batacazo es enorme pero tampoco es tanta sorpresa» Igor San Miguel Entrenador

Como defensa del Real Unión, el actual técnico del Lagun Onak eliminó a 'primeras' como Valladolid, Alavés o Athletic. También a la Real, con el Zamora, cuando el central de Astigarraga marcó el gol castellano (1-1). En una tanda de penaltis calamitosa (2-0) eliminó al cuadro de Amorrortu, quien un año antes dirigió el cataclismo ante el Mirandés.

«En la Copa muchas veces se habla de sorpresas, pero cuando se repiten tanto, ya no lo son tanto». El astigartarra deja claro que «no hay excusa para que un equipo de Primera caiga con uno de Segunda B, y menos a dos partidos. Y si te pones con tres goles de ventaja como la Real, el batacazo es enorme». Pero añade que «en este tipo de eliminatorias, el pequeño sale con un 200% de motivación y la liberación de no tener nada que perder, lo que iguala mucho la inferioridad técnica frente a otro equipo de mucha más calidad pero que afronta el partido como un trámite y todo el mundo da por hecho que va a ganar».

Como entrenador y exjugador, entiende que «todos deben asumir su responsabilidad. Si cuando un equipo va bien el entrenador es responsable, si pierde también». No admite como «excusa» el hecho de que el miércoles jugaran los menos habituales. «Este año Eusebio ha repetido por activa y por pasiva que contaba con todos e iba a rotar. Son profesionales y, como jugadores de Primera, todos tienen nivel suficiente para derrotar a un Segunda B».

Por buscar un clavo al que agarrarse, el exentrenador de la Real femenina dice que hoy sábado «hay ya otro partido y querrán resarcirse ante el Atlético de Madrid. La eliminación no la van a borrar, porque queda ahí, pero estoy seguro de que saldrán con ganas de quitarse el mal cuerpo».

«Salí del campo sin saber qué había pasado; nos faltó todo»

«Salí del campo sin saber qué había pasado; nos faltó todo» Egoitz Sukia Exfutbolista

Si Egoitz Sukia era socio de la Real cuando marcó los dos goles con los que el Beasain de Gonzalo Arconada eliminó al equipo realista de Periko Alonso, no sorprende que el ataundarra y su hijo Unax, de 5 años, fueran dos de los 8.819 héroes que sufrieron en Anoeta. Ander, de dos años, se quedó esta vez en casa. «Salimos del campo sin saber qué había pasado. No es normal que tengas la eliminatoria controlada por 3-0 y en la segunda parte te den un meneo. Pero pasa. Igual que en su día nos tocó a nosotros, al Zamora, al Logroñés... ahora le tocó al Lleida. Y seguirá pasando», indica.

El ex también del Nàstic, Eibar y Real Unión hace hincapié en que «aunque unos estén en Primera y otros en Segunda B, todos son futbolistas de un padre y una madre. Y el del equipo inferior quiere demostrar que sabe jugar al fútbol, y pone en el campo lo que hay que poner».

«¿Si fue un problema de actitud, de compromiso, de relajación? Se juntaría todo. Pero ¿qué falta de motivación puede tener un futbolista que está bien en la Liga, que sigue adelante en la Europa League y tiene la posibilidad de hacer algo en la Copa?», se pregunta.

A Sukia le gustó el equipo que presentó Eusebio -«la plantilla son 25 y había jugadores contrastados como Prieto, Llorente, Juanmi, De la Bella, Canales, Vela...»-, pero no tanto su rueda de prensa. «Dijo que era el responsable, pero responsables son todos. En Zubieta les diría lo que les diría, pero la culpa es colectiva».

Considera que la Real, con el «orgullo herido», hoy «hará un gran partido contra el Atlético. Y contra el Zenit, lo mismo. Pero el jugador debe demostrar en cada partido que es de Primera». Pese al «palo», pide «apoyo para el equipo. No sirve de nada criticar, porque saben lo que han hecho. Aunque nadie nos dará ya esta Copa, este equipo nos va a dar alegrías en Liga y Europa».

«Si hay primas por objetivos, pondría también sanciones»

«Si hay primas por objetivos, pondría también sanciones» Joserra Berasategi Peñista

El presidente de la peña Txirritako Txuriurdinak fue uno de los muchos que no pudo acudir a Anoeta por trabajo. «Un miércoles a las siete y media la gente trabaja. Se están cargando el fútbol con los horarios, pero habría que analizar por qué cada vez va menos gente a Anoeta».

Joserra Berasategi estaba «muy dolido» ayer. «Puedes perder, pero ante un equipo de Segunda B no puedes hacer el ridículo. Llevamos toda la vida cayendo con la misma piedra. Y no aprendemos. Llegará 2030 y otro equipo menor nos dará para el pelo». No comparte con Eusebio el hecho de alinear «al equipo C, porque si el once no está conjuntado, trabajado, lo acusa. Pero aun así la Real debe ganar siempre al Lleida».

A su juicio, «es inconcebible que un 'primera' se deje remontar en su casa un 3-0 ante un 'segunda B'. Pero aquí no pasa nada. Debería haber consecuencias. ¿Cuáles? Una dimisión o sanciones. Si los jugadores tienen primas por objetivos, también deberían ser castigados, como nos pasa a cualquiera si no hacemos bien nuestro trabajo». Sin embargo, es optimista. «Estos ahora son capaces de ganar al Atlético y al Zenit, pero siempre dolerá esta Copa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos