Dukla, Colonia, Stuttgart... Salzburgo

El portero del Stuttgart tras vencern en Atotxa en 1989. /DV
El portero del Stuttgart tras vencern en Atotxa en 1989. / DV
MIKEL LOINAZExjugador de la Real Sociedad

Han pasado treinta años de la Copa de la UEFA 1988/89 en la que superamos tres eliminatorias para caer en cuartos de final en Atotxa en los penaltis a manos del Stuttgart, a la postre subcampeón del torneo, ganado por el Nápoles de Maradona. Hoy la Real vuelve a enfrentarse a una eliminatoria europea a ida y vuelta, y las claves no son muy diferentes a las de entonces. En casa, como hicimos con el Colonia en octavos (1-0), lo más importante es no encajar un gol y, si se puede, meter uno. Tuve la suerte de marcar en Atotxa y luego, gracias a los tantos de Goikoetxea y Fuentes en Alemania (2-2), pasamos la ronda. El 1-0 parece que se queda corto, pero ellos te tienen que meter dos y dejarte a cero.

La eliminatoria de treintaidosavos contra el Dukla de Praga también explica bien las peculiaridades de estas competiciones de ida y vuelta con valor doble de los goles en campo contrario. Si frente al Colonia cumplimos la máxima de marcar y no encajar, contra los checos sucedió lo contrario. Ganamos 2-1 en Atotxa. Marqué el 1-0, ellos nos empataron y pude hacer el segundo a centro de Loren. Un 2-1 no tiene nada que ver con un 1-0. En la vuelta llegamos a ir perdiendo 3-0, pero marcó Loren y, precisamente por la importancia de los goles fuera, nos metimos de lleno en la eliminatoria cuando un momento antes parecía todo más que perdido. Al final hice el segundo y pasamos.

Son situaciones propias de estas eliminatorias, partidos muy diferentes a los de Liga. La importancia del marcador, los cálculos, les dan una tensión especial, distinta. Ahora algunos entrenadores dicen que prefieren jugar primero en casa y luego fuera, como le toca hacer a la Real ante el Salzburgo. Cada uno tiene su teoría, pero yo siempre he preferido la vuelta en casa. En el segundo partido ya sabes a qué atenerte, el resultado que necesitas y cuentas con el apoyo de tu público. Es cuestión de saber llevar mejor o peor la presión.

La Real no atraviesa un buen momento en Liga, pero Europa es otro mundo. El chip, la motivación y la disposición del público son diferentes, y eso se nota en el equipo durante la semana, en los entrenamientos. Nosotros, por ejemplo, tampoco hicimos una buena Liga, más bien de mitad de tabla hacia abajo, pero la UEFA fue fantástica. El cambio de chip suena a tópico pero funciona.

Confío en la Real para esta eliminatoria. Deben aparcar lo de Madrid -mal día en la oficina, que diría Toshack- y necesitan aguantar mejor atrás. Al equipo le falta seguridad defensiva y ahí está la clave. Va a influir mucho, porque la Real marca cantidad de goles pero es de los que más recibe. Mal negocio para una eliminatoria. Es lo que tiene jugar abierto, que dejas la espalda descuidada. Pero la Real tiene equipo para plantar cara y pasar a octavos.

Espero que el equipo pueda solventar la importantísima baja de Willian José, un lujo de jugador para la Real. Un pedazo de futbolista que aguanta el balón, no se arruga, tiene visión de juego, le pega con las dos piernas, va bien de cabeza... Me encanta. Pero confío en la Real.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos