Real Sociedad

Dos errores sentencian a la Real Sociedad

Partido entre el Zenit y la Real Sociedad / J. M. López

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Mucho habrá que mejorar si queremos llegar lejos en Europa. Y no me refiero tanto a la derrota, sino a la forma en la que se perdió. Desde que se conoció la alineación de Eusebio se sabía que había pocas de opciones de rascar algo en el campo del segundo equipo de los 48 de la Europa League con mejor coeficiente UEFA tras el Arsenal. Del once tipo que maravilló el año pasado solo Rulli, Odriozola, Zurutuza y Prieto estaban en el césped. Después del triunfo ante el Rosenborg, el técnico entiende -quizás con lógica- que la clasificación está en los dos siguientes partidos ante el modesto Vardar, y que ahora lo que le preocupa es enderezar el rumbo en Liga tras las tres últimas derrotas seguidas. Si gana el domingo, llegará al parón de octubre en una buena posición en Liga y con dos resultados lógicos en Europa. Pero del partido de este jueves hay cosas que preocupan.

3 Zenit

Lunev; Criscitto, Mammana, Ivánovich, Mevjla; Kranevitter, Paredes (Dzyuba, min.88), Kuziaev; Rigoni (Yerokhin, min.73), Driussi (Poloz, min.80) y Kokorin.

1 Real Sociedad

Rulli; Odriozola, Llorente, Elustondo, De la Bella; Prieto (Juanmi, min.64), Pardo (Illarramendi, min.73), Zurutuza; Canales, Januzaj y Jon Bautista (Willian José, min.62).

GOLES
1-0, min.5: Rigoni. 2-0, min.24: Kokorin. 2-1, min.41: Llorente. 3-1, min.61: Kokorin.
ÁRBITRO
Andre Marriner (ENG)
INCIDENCIAS
Partido de la segunda jornada del Grupo L de la Liga Europa disputado en el Zenit Arena ante casi 68.000 espectadores (lleno), entre los que se encontraban unos dos centenares de aficionados realistas.

Que te gane el Zenit en San Petersburgo entra dentro de lo razonable. Pero no los goles encajados. Los dos primeros, especialmente, en sendos errores de Pardo y Rulli. A partir de ahí todo fue más difícil. Es verdad que el césped estaba irregular, pero el rival también tenía que jugar ahí y lo hizo mucho mejor. Este juego consiste en adaptarse a las circunstancias. Después el balón parado, el mejor aliado en las últimas fechas, metió al cuadro realista en el partido hasta que llegó el tercero en... ¡un córner a favor! Canales no acertó a dar altura al balón ni Odriozola, que se había quedado atrás, a despejar correctamente para evitar la contra rusa. Menuda forma de perder.

Pensando en el Betis. Es indudable que Eusebio ha priorizado esta semana el encuentro de Liga del domingo ante el conjunto verdiblanco, de ahí que diera dejara en el banquillo de inicio a hombres como Illarramendi, Willian José y Oyarzabal, tres indiscutibles en el once titular del curso pasado. Los dos primeros venían de jugar los siete partidos oficiales de esta temporada y el tercero, de ser el mejor contra el Valencia.

Con Rulli bajo los palos, en la defensa Odriozola y Aritz formaron el flanco derecho, mientras que Llorente y De la Bella completaron el izquierdo. En el centro del campo Pardo sustituyó a Illarramendi como mediocentro, acompañado por Zurutuza y Prieto. Arriba le tocó a Bautista asumir la responsabilidad que otros días tiene Willian José, con Januzaj y Canales en las esquinas. Con respecto al choque contra el Valencia, solo cuatro jugadores de campo se mantuvieron de inicio: Odriozola, Aritz, Zurutuza y Prieto.

Regalos de niños. No es una frase mía, sino un comentario de Radimov, el técnico del Zenit B, en la entrevista del miércoles al referirse a los goles que había encajado la Real en el partido anterior contra el Valencia. Este jueves apenas se necesitaron cinco minutos para confirmar su impresión. Un pase fallado en la frontal del área por Pardo fue la asistencia perfecta para que Rigoni abriese el marcador. Si ya es difícil enfrentarse a un conjunto como el Zenit y en su casa, hacerlo a contrapié desde el inicio, mucho más. Pero es que, si sorprendente fue el primero, el segundo ya nos dejó ojipláticos. Aritz no acertó a conectar en la salida de balón un pase vertical y Paredes, al que le cayó la pelota, la metió al espacio para la carrera de Kokorin. Rulli calculó mal el bote -la verdad es que el campo estaba muy irregular-, se lo tragó y el ruso empujó a portería vacía.

A estos dos graves errores atrás se le sumó otra circunstancia no menos importante. Lo estudiado que tenía Mancini a la Real. Tomó buena nota del partido del Valencia y utilizó la misma táctica para ganar: repliegue intensivo en campo propio y salida rápida al contragolpe buscando las espaldas de los laterales para hacer 2x2 a los centrales. No le importó siquiera cambiar su habitual dibujo de 1-4-3-3 y adaptarlo a un 1-4-4-2 con el que explotar mejor el juego a los espacios. Mientras el Zenit jugaba a lo italiano en defensa y a lo argentino en ataque, con transiciones veloces, el cuadro txuri-urdin abusaba de una posesión tan lenta como estéril que llegó a tener picos del 74% a la media hora de juego y que deparó pocas ocasiones en balón corrido.

Aferrados a la estrategia. El conjunto de Eusebio apenas daba señales de vida en el área contraria. Un cabezazo de Llorente tras un córner y un remate alto de De la Bella tras el 2-0 habían sido las únicas aproximaciones. Pero ahí estuvo la estrategia para meterle en el partido en un lanzamiento de esquina. Januzaj forzó bien hasta línea de fondo con Criscito y sacó petróleo de esa acción. Pardo la puso en juego en corto con Canales y la defensa rusa se movió. El centro medido al segundo poste con rosca cambiada lo ganó por arriba Llorente, superando a Mammana. Cuarto tanto del madrileño en el balón parado, que es un diamante en bruto en estas jugadas. Y quinto gol de córner en este curso. La pizarra de Juan Carlos Andrés funciona.

Balas de fogueo. Tras el descanso la Real transmitió buenas intenciones. Eusebio metió a Januzaj por la izquierda para tratar de ganar profundidad y pareció meter una marcha más al juego. Canales puso a prueba a Lunev y Januzaj pudo empatar en un remate alto tras un buen contragolpe llevado por Odriozola. Al belga le faltó cruzarse en la conducción del donostiarra para haber facilitado la entrada de Bautista.

Pero de inmediato llegó el tercer tanto local. Fuego real contra armas de fogueo. Entonces salieron Willian José y Juanmi para dar más mordiente al ataque. Sendos cabezazos de Januzaj y Willian, y un disparo de De la Bella que puso en apuros a Lunev, trataron de maquillar sin éxito la derrota. Porque en Europa, al menos cuando hay un buen rival enfrente, hay que ser mucho más serios. Y no se pueden hacer esos regalos.

Más noticias

Fotos

Vídeos