Real Sociedad

Sevilla-Real Sociedad: Se acabó lo que se daba

Odriozola dribla en carrera al sevillista Nolito./EFE
Odriozola dribla en carrera al sevillista Nolito. / EFE

La Real Sociedad cae por un penalti inexistente en un partido serio en el que hubiese sido más justo un empate

miguel gonzález
MIGUEL GONZÁLEZ

No sé para que van a poner el VAR en la Liga si el verdadero problema son los árbitros. Como Jaime Latre, un peligro público. Anoche se le ocurrió dar la victoria al Sevilla en un partido que debió acabar en empate pero él, que está aquí para dejarse notar y no para impartir justicia, se inventó un penalti en un piscinazo de Sandro dentro del área de esos que solo se pitan ya en los partidos europeos del Bernabéu. Luego en la contraria miró para otro lado en otra acción bastante más punible de Mercado sobre Juanmi. Por no ver no vio ni cómo Soria metió la mano para desviar la falta de Canales a córner. Así que sí, ya podéis poner el VAR, pero a ver que hacéis con tipos como este que pitan sencillamente lo que les viene en gana.

Colegiado al margen la Real hizo un partido serio que teniendo en cuenta el escenario y el rival que tenía delante, cuartofinalista de Champions y finalista de Copa, entraba dentro de lo previsible. Atrás no concedió demasiadas ocasiones pero arriba le faltó la inspiración de los jugadores de ataque para haber fabricado algo más. Porque careció de profundidad y apenas sí generó oportunidades reales, más allá de esa falta de Canales y un remate a la media vuelta de Oyarzabal. De esta forma acaba la remota esperanza de luchar por Europa aunque, siendo sinceros, no ha hecho méritos esta temporada para obtener el billete continental. Las cosas como son.

Por lo menos la imagen que deja ahora es bien diferente. Incluso en derrotas como ayer, en las que termina jugando con tres delanteros -Willian José, Juanmi y Bautista- y encerrando a todo un Sevilla en su área, hasta el punto de que el Pizjuán celebró la victoria como si un gran triunfo europeo se tratase.

Una novedad en el once

Imanol no se lió la manta a la cabeza como en la anterior salida a Málaga y esta vez apostó por el mismo equipo que puso en liza contra el Athletic, con la única novedad de la entrada de Odriozola en el lateral derecho por el lesionado Aritz. El resto fueron los mismos del derbi, con Moyá en la portería; Odriozola, Llorente, Navas y De la Bella en la línea defensiva; Illarramendi y Zurutuza en el doble pivote, Januzaj por la derecha, Oyarzabal por la izquierda, Canales de enganche y Willian José de referente arriba.

En el Sevilla Caparrós tiró en su debut de algunos hombres que no contaban casi nada con Montella como Layún en el lateral derecho, Roque Mesa como organizador en el centro del campo, Nolito en el extremo izquierdo y Sandro como delantero en detrimento de Navas, Geis, Vázquez y Carlos Fernández, que fueron titulares la semana pasada contra el Levante. Y no le fue mal al nuevo técnico sevillista, ya que refrescó a los suyos.

Imanol introdujo la única novedad de Odriozola por el lesionado Aritz respecto al once del derbi

El partido se planteó con mucho respeto por ambos equipos, lo que se tradujo en una batalla táctica en el centro del campo entre dos conjuntos que no querían dar un paso en falso. En la Real Zurutuza se emparejó con N'Zonzi, por eso a veces se salió de su flanco habitual para perseguirle, y Canales se ocupó de la vigilancia de Roque Mesa. Illarramendi quedaba libre para seguir las evoluciones de Banega entre líneas, que cayó hacia la izquierda para poner centro a pierna cambiada a la espalda de la defensa txuri-urdin.

Sarabia, peligroso

Con todo el que andaba más suelto era Sarabia, que partiendo de una falsa posición de extremo derecho se colaba por dentro para hacer mucho daño con sus llegadas. De hecho estuvo metido en todas las acciones de peligro del Sevilla antes del descanso. Un disparo desde fuera del área que salió rozando el larguero, un desmarque a la espalda de Navas que evitó en el mano a mano Moyá y un cabezazo a centro de Layún que salió alto en el minuto 43.

Sin embargo, la Real consiguió hacer fuertes a sus jugadores de la zona ancha para marcar el ritmo de partido y tener la pelota con una finalidad defensiva que permitiera al Sevilla lanzar sus rápidos ataques al espacio. Illarramendi, Zurutuza y Canales se encargaron de anestesiar un encuentro en el que los blanquiazules tocaban más y los locales buscaban más profundidad aunque sin demasiada elaboración.

A la Real le costaba llegar, en buena medida porque cuando lograba robar en buenas posiciones se preocupaba más de congelar el balón que de atacar con rapidez a la espalda de la zaga hispalense. Y así era imposible hacer daño, porque Caparrós incidía mucho en la rapidez en los repliegues y tampoco exponía demasiado en su planteamiento.

Hubo que esperar hasta el minuto 17 para encontrar un cabezazo de Januzaj alto a la salida del único córner visitante del primer periodo, botado cómo no por Canales. La otra acción reseñable también partió de las botas del cántabro, que metió un balón al espacio para Oyarzabal, este se deshizo de Layún pero remató desequilibrado ante David Soria. El eibarrés también sacó partido de un mano a mano ante Layún pero este le derribó en falta viendo la amarilla cuando se marchaba hasta la cocina.

La Real de Imanol ha perdido los dos partidos en los que se ha visto por debajo en el marcador

La Real de Imanol ha funcionado muy bien como equipo de reacción jugando con el marcador a favor. Los cuatro partidos en los que ha marcado el primer tanto los ha ganado. Pero en los dos en los que ha sido el adversario el que ha dado primero, los ha perdido. En Málaga y Sevilla. Es verdad que hay que tener en cuenta la entidad del adversario, que encima con Caparrós fue más defensivo que de costumbre. Pero no es menos cierto que faltó argumentos para crear situaciones claras para empatar.

El oriotarra lo intentó acumulando hombres por dentro y lanzando a Odriozola por el carril derecho, pero salvo ese cabezazo final de Bautista no le dio resultado. No obstante, es una de esas derrotas que entran dentro de lo que es factible. Porque Europa no se perdió ayer en el Pizjuán sino en una nefasta temporada en la que se han regalado muchos puntos, especialmente en Anoeta ante los equipos de la parte baja de la tabla.

1 Sevilla

David Soria; Layún, Mercado, Lenglet, Escudero; Nzonzi, Roque Mesa (Geis, m.79); Sarabia (Franco Vázquez, m.87), Éver Banega, Nolito (Correa, m.69); y Sandro.

0 Real Sociedad

Moyá; Odriozola, Llorente, Raúl Navas, De la Bella (Rodrigues, m.89); Illarramedi, Zurutuza; Januzaj (Juanmi, m.67), Canales, Oyarzabal (Bautista, m.81); y Willian José.

gol
1-0, M.47: Banega, de penalti.
árbitro
Santiago Jaime Latre (Comité Aragonés). Amonestó a los locales Layún (m.32), Banega (m.70), Sarabia (m.87) y Mercado (m.93), y a los visitantes Zurutuza (m.54) y Willian José (m.94).
incidencias
Partido de la trigésima sexta jornada de LaLiga disputado en el Ramón Sánchez Pizjuán ante 34.733 espectadores. Césped en perfecto estado. Se guardó un minuto de silencio en memoria de José Luis Ramos, hijo del vicepresidente del Sevilla, Gabriel Ramos, fallecido recientemente.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos