Real Sociedad

La Real Sociedad no valió ni para triste sparring

Ronaldo celebra uno de sus goles con Rulli abatido/Borja B. Hojas
Ronaldo celebra uno de sus goles con Rulli abatido / Borja B. Hojas

La Real recibió un 4-0 para el descanso reeditando la pésima primera parte de Villarreal

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZMadrid

Necesitaba el Real Madrid un sparring con el que preparar los guantes para el combate del miércoles ante el PSG en el Bernabéu. Le bastaba alguien con el que intercambiar unos golpes sin demasiada intensidad, lo suficiente para sudar un rato sin derramar una gota de sangre. Pero no lo encontró en esta triste Real Sociedad que en cuanto vio al gigante blanco subir al cuadrilátero se tiró al suelo y salió por piernas a la carrera. Ni para hacer de sparring servimos cuando visitamos al Madrid, ya que salimos derrotados de antemano. Y eso no se puede tolerar en un club con esta historia.

Porque visitar el Bernabéu se ha convertido en una auténtica tortura para el aficionado blanquiazul. Año tras año la Real Sociedad da una imagen lamentable en La Castellana hasta el punto de que supera los cuatro goles de media encajados en las últimas ocho visitas. Pero oye, que el Betis, Villarreal y Leganés han ganado aquí esta temporada y nos llevamos cinco en el saco. Con todo, lo peor fue la pésima imagen ofrecida en el primer tiempo de anoche, que traspasó todos los límites soportables.

5 Real Madrid

Keylor Navas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Kroos, Modric (Kovacic, m.63), Lucas Vázquez (Isco, m.63), Marco Asensio (Bale, m.73); Cristiano Ronaldo y Benzema.

2 Real Sociedad

Rulli; Odriozola, Elustondo, Raúl Navas, De la Bella; Illarramendi, Zurutuza (Zubeldia, m.60), Xabi Prieto, Canales (Bautista, m.60); Oyarzabal y Juanmi (Guridi, m.82).

Goles
1-0, m.1: Lucas Vázquez. 2-0, m.27: Cristiano Ronaldo. 3-0, m.34: Kroos. 4-0, m.37: Cristiano Ronaldo. 4-1, m.74: Bautista. 5-1, m.80: Cristiano Ronaldo. 5-2, m.82: Illarramendi.
Árbitro
Hernández Hernández (colegio canario). Amonestó a Carvajal (49) por el Real Madrid; y a De la Bella (47) por la Real Sociedad
Incidencias
Encuentro correspondiente a la 23a jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 63.811 espectadores.

Creo que si mandamos a un equipo de regional a jugar al Bernabéu seguramente hubiera dado más la cara. Menos es imposible. Porque hubo momentos en los que uno no sabía dónde meterse de la vergüenza que estaba pasando. Fue tremendo ver cómo en apenas 40 minutos el Real Madrid nos enchufaba cuatro goles -que no fueron seis porque Navas y De la Bella evitaron otros dos de Benzema y Asensio in extremis- y estrellaba dos balones en la madera. Y miras a los tuyos y no ves a nadie. Eso fue lo más frustrante. Bueno sí, tras el tercero de Kroos y viendo que el sonrojo era mayúsculo, Navas se enfrentó a Zurutuza para pedirle que apretase más en el centro del campo. El resto, derrotados, con la cabeza abajo y la mirada absorta. Aquello que Jesús Gil bautizó en los años ochenta como ‘camisetas andantes’.

Zurutuza y Canales salen de inicio. Eusebio hizo dos cambios en el once de la Real Sociedad respecto a la pasada jornada, al dar entrada a Zurutuza y Canales en lugar de Zubeldia y el lesionado Willian José. Y se lució. En el primer caso se debió a una decisión técnica una vez que tenía recuperado al debarra y prefería situar más retrasado a Illarramendi en la sala de máquinas para ser el primer escalón en el juego de construcción. La segunda variante se debió a la baja del brasileño, que la sustituyó con la incorporación de Canales en la línea más adelantada. No sirvió para nada. Lo que no se entendió es prescindir de Zubeldia cuando venía de ser uno de los mejores en la zona ancha en las últimas jornadas. Pero aún no tiene pedigrí para jugar en estos campos, debió de pensar el técnico.

Las claves

Mala defensa de los centros laterales
La Real se fue al descanso tras haber encajado tres goles de centros laterales sin que nadie inquietase lo más mínimo al rematador. Un problema que se arrastra desde verano y que con el paso de los meses se ha agravado.
Bloqueados por la presión alta madridista
Zidane jugó con un 1-4-4-2 con Lucas, Benzema, Cristiano y Asensio arriba, lo que evitó la salida de balón txuri-urdin con una presión alta y machacó a la Real a la contra dejando descolgados a Benzema y Cristiano.
Sin Willian José no existe la opción en largo
Eusebio dejó arriba a Oyarzabal, Canales, Prieto y Juanmi en la confianza de que los de atrás hicieran superioridad 7x6 a la presión blanca o jugasen en largo, pero lo primero no se dio y bajar un balón en campo rival sin Willian fue imposible.
Imposible recuperarsi nadie mete el pie
Que alguien me explique cómo vas a recuperar un balón con once jugadores que se pasan persiguiendo sombras todo el rato. Tuvo que salir Zubeldia para recuperar una pelota en el medio y hacer una falta. Tremendo.

Donde no quiso tocar nada fue en la retaguardia después de haber mantenido la puerta a cero contra el Deportivo. Cayeron cinco. De esta manera repitió en las esquinas con Odriozola y De la Bella y en el eje de la zaga con Aritz y Navas. A pesar de que durante la semana se barajó la opción de que pudiera estrenarse Héctor Moreno con la Real Sociedad, el último fichaje, al final se quedó en la grada a la espera de un próximo debut. Se libró de una buena.

Ni 50 segundos de pie. Como les decía. Traes a un conjunto de regional y te aguanta un minuto en el Bernabéu en pie. Pero esta Real ni eso. Cristiano buscó la espalda de Odriozola y puso un medido centro a Lucas Vázquez para que marcara de cabeza. De la Bella, el más cercano, ni le estorbó. Ahí, sin apenas bajar del autobús, los realistas emprendieron viaje de regreso a casa. Que hay que jugar el jueves contra el Salzburgo, debieron de pensar...

Zidane fue listo al presionar arriba la salida de balón de los de Eusebio, con cuatro hombres adelantados -Lucas, Benzema, Cristiano y Asensio- y Modric y Kroos respaldando los movimientos de los anteriores. La Real dejaba descolgados arriba a Oyarzabal, Canales, Prieto y Juanmi, tratando de hacer superioridad 7x6 con Rulli en iniciación. Pero los planes del técnico de la Real Sociedad salieron mal porque esta vez no había opción B en largo con Willian José y sin nadie que saltara esa primera línea de presión, los blanquiazules se ahogaron.

Si además, las pocas veces que pisaron campo contrario regalaron el balón atemorizados ante la presencia de los blancos, el resultado fue un equipo destrozado por el contragolpe local que solo miraba el marcador para saber cuánto quedaba para que acabara semejante tortura.

Nadie defiende centros laterales. Recuerdo en pretemporada que el modesto Venlo ya trituró la defensa de Eusebio con dos centros laterales que nadie acertó a defender, con los centrales como meras comparsas. Ayer el primero de Lucas fue así, pero es que en el 2-0 de Cristiano solo faltó que alguien le pusiera la alfombra al portugués. Todo el mundo quedó anestesiado mirando el balón de Marcelo y nadie vigila la llegada desde segunda línea de CR7. Y a Illarramendi le roba la cartera.

En el tercero una buena rosca de Kroos fue suficiente para que pusiera el balón lejos del alcance de Rulli tras un pase de Carvajal. Por supuesto, nadie cerca para impedir el remate. De ahí que Navas saliera a buscar a Zurutuza para recriminarle que no había defendido su zona. Y en el cuarto, pues más de lo mismo, un córner que lanza Modric y Cristiano se eleva más que Aritz.

Así, con semejante cuerpito, se marchó el personal a los vestuarios después de firmar un ridículo espantoso. Ni en el Bernabéu daban crédito a lo que estaban viendo. Así que esta vez no les voy a hablar de las bondades de la segunda parte de la Real Sociedad, de que si ganó en este parcial 1-2 y de que trató de lavar la imagen con dos goles a última hora. Nada de eso. No hay disculpa alguna cuando alguien tira la toalla sin plantar batalla. Y todos deben asumir lo sucedido. Los únicos que se salvan son los chavales Zubeldia y Bautista, que no tuvieron ninguna culpa, y Juanmi, que dio la cara.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos