La Real Sociedad resurge en Anoeta

Celebración de la victoria del conjunto txuri-urdin/J.M. LÓPEZ
Celebración de la victoria del conjunto txuri-urdin / J.M. LÓPEZ

Prieto, de penalti, Juanmi y Canales firman los goles de una victoria que debe espolear a los realistas

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

El fútbol es un estado de ánimo y el de la Real Sociedad debe mejorar después de espantar los fantasmas ante un Levante al que no ha dado opción. Tres goles como tres soles en 55 minutos han sido suficientes para recordar la diferencia que aún existe entre la Real Sociedad y los equipos que luchan por la permanencia. Lástima que se dejara la puerta abierta en Anoeta ante Las Palmas y Málaga en aquellas fechas en las que tenía la mente puesta más en Europa que en la Liga, porque con esos cinco puntos que regaló de mala manera ahora estaríamos hablando de una historia bien diferente. Seguramente de pelear por la sexta o séptima plaza, y sin contar con que ha perdido en Levante, Getafe y Leganés, sin ir más lejos.

Aquellos polvos trajeron estos lodos y la Real afrontaba este domingo un partido más que complicado por la situación que atraviesa. Sin embargo, lo ha solventado de la mejor manera posible: ganando, goleando y convenciendo. Un chute de autoestima en vísperas de jugarse su futuro continental el jueves en Salzburgo.

El encuentro ha emepzado a ganarse desde la grada, donde la afición ha estado una vez más de diez. No porque gritara más fuerte que otros días, sino porque ha sadio comprender la necesidad de los suyos y respaldarles en sus errores cuando requerían de un aliento en lugar de una reprobación. El ejemplo más claro ha sido el apoyo a Rulli, aplaudido en sus acciones, que han permitido observar una versión muy fiable del guardameta argentino. Con ese aliento colectivo detrás, las botas de los blanquiazules no han pesado tanto como cabía preveer y estos se han dedicado a lo que mejor saben hacer: jugar al fútbol.

3 Real Sociedad

Rulli; Odriozola (Gorosabel, min. 79), Elustondo, Navas, De la Bella; Illarramendi, Prieto (Canales, min. 11), Zurutuza; Juanmi, Oyarzabal (Zubeldia, min. 67), Agirretxe.

0 Levante

Oier; Luna, Chema, Postigo, Coke (Rochina, min. 54); Campaña, Lukic (Roger, min. 46), Doukoure; Morales, Pazzini (Boateng, min. 58); Jason.

Árbitro:
Latre Santiago (Comité aragonés). Amonetados Lukic y Chema.
Goles:
1-0, min. 10: Xabi Prieto, de penalti. 2-0, min.37: Juanmi. 3-0, min. 54: Canales.
Incidencias:
18.189 aficionados en el estadio de Anoeta. Mañana gris con lluvia intermitente.

Eusebio aprende la lección

El técnico ha entendido que no podía repetir el mismo error que cometió en diciembre, cuando afrontó dos partidos seguidos en Anoeta contra el Zenit y el Málaga en apenas tres días con los mismos jugadores -solo cambió al lateral izquierdo-. Perdió los dos y la Real Sociedad entró en una crisis que el calendario se encargó de agravar en enero y febrero con rivales como el Barcelona, Villarreal y Real Madrid por el camino. Por todo ello, ha afrontado la visita del Levante contra las cuerdas y el técnico ha cambiado a medio equipo con respecto al jueves. La apuesta por el fondo de armario le ha salido bien, porque los que han entrado han dado otro aire al equipo.

Sin embargo, el mayor protagonista de todos, Sergio Canales, lo ha hecho de forma casual por la temprana lesión de Prieto al lanzar el penalti del 1-0. Vista la película entera, se puede concluir que no hay mal que por bien no venga. Porque el cántabro ha cuajado su mejor partido en cuatro años con la Real en su verdadero sitio, en la mediapunta, esa posición que al estar siempre cubierta por el capitán le había obligado a desplazarse a otras que se ajustan menos a sus características y en las que no puede exprimir todo su fútbol.

Este domingo ha dado una lección de cómo liderar las maniobras en el último tercio del campo, aportando además llegada, algo que agradece y mucho una Real que sin la incorporación de hombres de segunda línea normalmente queda plana y previsible. Ha encontrado en Mikel Oyarzabal a su socio ideal y por ese flanco derecho ha mandado al Levante a casa tal y como vino. No es casualidad que ambos estuviesen en la génesis del 2-0, en el que el eibarrés le mete el balón antes de que lo ponga en el segundo poste a Juanmi, y del 3-0, en el que se repite el mismo guion, solo que el ‘16’ termina resolviendo en acción personal en lugar de asistir como en el segundo tanto.

Una zaga más fiable

Pero donde más cambios ha habido ha sido en defensa y se han agradecido. Aritz y Navas forman hoy por hoy la pareja titular de esta Real la espera de que Llorente se asiente y termine de confirmar ese proyecto de gran central que es y de que Héctor Moreno adquiera ritmo de competición. El beasaindarra lo hace todo muy fácil, que dicen que es lo difícil en el fútbol, y desde ese pragmatismo comienza a rendir. El jueves pasado no le importó buscar el envío largo a Prieto y Agirretxe para hacer daño al Salzburgo y este domingo lo que tocaba era estar atento al rival descolgado para evitar sus contras y se ha pegado a él como una lapa en las vigilancias. Acertar a leer lo que requiere el partido es una gran cualidad en este juego, y él la tiene.

Noticias relacionadas

Navas no es el central más rápido del mundo, ya lo sabemos, pero aporta tranquilidad con balón y contudencia y solidez en sus acciones defensivas, con una nota muy alta en el juego aéreo. Por muy bien que se defienda con la zurda, le penaliza jugar a pierna cambiada, pero lo asume y no escurre el bulto. Si a ello se le añade la presencia de De la Bella en la izquierda, que juega más como tercer central para liberar en ataque a Odriozola por el flanco contrario, la línea defensiva empieza a ser reconocible como tal.

No es casualidad que los cuatro hayan formado en los dos últimos partidos de Anoeta ante Deportivo y Levante con un bagaje de ocho tantos a favor y cero en contra. Y cualquier conjunto que quiera competir debe empezar a construirse desde atrás. Ya sé también que fueron los que jugaron en el Bernabéu la jornada pasada, pero coincidirán que el problema allí fue colectivo. Con los cuatro mejores defensas del planeta la Real hubiera perdido igual. Así que, aunque ya han pasado seis meses de competición, empezamos a dar con la defensa titular, la línea más inestable tras la marcha de Yuri e Iñigo y la lesión de Carlos Martínez. Algo es algo.

En el centro del campo Illarramendi y Zurutuza se bastan para despachar a estos equipos cuando están bien. El primero ha sido el director de orquesta que siempre se espera y el segundo ha aportado el equilibrio en la zona ancha, siempre atento a ocupar la zona que requería en función del posicionamiento de sus compañeros. Se ha cansado de recuperar balones, como el que sustrajo a Lukic en el minuto 36 y que ha servido para tranquilizar el partido.

Para entonces la Real ya mandaba en el marcador porque el árbitro ha bíavisto el agarrón de Lukic a Agirretxe en un córner y Prieto ha demostado que es infalible desde los once metros. Pero había que poner tierra de por medio para ahuyentar los fantasmas del pasado y esa pelota recuperada por Zurutuza ha sido el germen de la mejor jugada del partido. En 40 segundos, el balón ha pasdo por medio equipo a través de quince precisos pases hasta que ha acabado en las redes de Oier Olazabal. Juanmi, tras venir a recibir al centro del campo, lo ha abierto a la derecha para que entre Odriozola, Oyarzabal y Canales entrasen como cuchillo en la mantequilla por ese flanco, y después ha tirado el desmarque oportuno al segundo poste para que la mañana terminara de aclararse en lo futbolístico. Los nubarrones solo eran ya una mera cuestión meteorológica.

Tres goles sin el ariete titular

Porque la Real no solo ha ganado, sino que ha convencido. Y necesitaba tanto lo primero como lo segundo. Un equipo que está muerto no firma un gol así, aunque todavía tiene mucho camino por recorrer hasta convertirse en un conjunto fiable. Pero para ganar a los rivales de la parte baja de la tabla, le da sobra. Y lo hizo sin Willian José, su máximo goleador, que no solo marca sino que condiciona su estilo de juego. La gran noticia es que Agirretxe ha sido titular 26 meses después y ha jugado el partido entero, a buen rendimiento teniendo en cuenta las circunstancias que le acompañaban. Ha forzado el penalti que ha puesto en franquía a la Real, se ha asociado bien lejos de portería y ha disfrutado de dos buenas ocasones en las que le ha faltado precisión en el remate. Un buen comienzo.

Ahora viene el desafío europeo del jueves, al que la Real llega con otra cara después de esta victoria. Jugar no se le ha olvidado, aunque para pasar de ronda necesitará acompañarlo de otros argumentos como intensidad, concentración y agresividad. Los aficionados se lo han recordado desde la grada al final con este cántico que decía ‘¡El jueves, échale huevos!’ Habrá más de dos mil realzales con ellos en una cita que puede enderezar una temporada. De momento, este domingo han dado el primer paso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos