Real Sociedad

Real Sociedad: Un bufón en el entierro

Real Sociedad: Un bufón en el entierro

Los realistas tiraron el partido por la borda desde el inicio y no pudieron darle la vuelta

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Somos el hazmerreír de la Liga. La burla de Primera División. Al menos así lo sentí yo en La Rosaleda viendo cómo el Málaga nos pintaba la cara mientras en la grada se reían de sus jugadores al grito de 'Campeones, campeones'. Nadie esperaba la presencia de un bufón en el entierro y la Real Sociedad divirtió al personal, que llevaron mejor el duelo con una sonrisa en la boca. Apenas tres días después de demostrar todo su potencial ante el Atlético la Real Sociedad se echó una buena siesta en la Costa del Sol -el tiempo invitaba a ello- demostrando que su problema no es una cuestión del técnico que se siente en el banquillo, sino de un acomodamiento que da vergüenza y al que Olabe va a tener complicado poner coto.

Porque duele ver semejante ridículo -no hablaría de histórico porque la lista está llena- después del partido del jueves. Ahora, si a los jugadores les apetece, a lo mejor se esfuerzan en el derbi en dar una alegría a la afición, sin reparar en que no se puede correr cuando uno quiere. Y eso es lo que está trayendo esa ola de desencanto y cabreo en torno al equipo.

Porque hay formas de perder y perder. Dos horas antes vi en el Ciudad Jardín como las Arrojería, Menéndez, Azurmendi, Berasategi, Etxeberria, Cardoso, Aramendía, Ezkurdia y compañía se dejaban la piel hasta el último suspiro en busca de un imposible, porque la final hacía minutos que estaba perdida. Pero cayeron con dignidad, secaron las lágrimas y emprendieron la vuelta en autobús hacia Gipuzkoa. Los realistas se ducharon, montaron en el chárter como si nada y desde hoy afrontarán otra clásica semana de palabreo barato. Ya saben, 'queremos despedirnos con buenas sensaciones', 'hay que intentar quedar lo más arriba posible', 'un derbi es un derbi' y cosas así.

Puede ser que esté demasiado caliente escribiendo estas líneas, pero el cachondeo del personal me hace sentirme así. Oir a las peñas del fondo sur gritar 'Sí se puede' y abroncar a sus jugadores mientras nos dan un repaso en el césped es para comer cerillas. ¡Que un equipo que está descendido a falta de un mes para el final de Liga nos ha ganado los dos partidos, también en Anoeta! Que solo llevaba un triunfo en 18 jornadas. En fin, qué les voy a contar que no sepan ya a estas alturas.

Imanol se estrella con los cambios. Tenía tanta confianza el oriotarra en su plantilla que se plantó en Málaga con una alineación en la que solo repitieron con respecto al duelo contra el Atlético cuatro hombres: Rulli, Héctor Moreno, Canales y Januzaj. En el resto de las posiciones hubo cambios, de forma que echar una mirada al banquillo y ver ahí sentados a Illarramendi, Oyarzabal y Willian José me infundía mucho miedo -varios compañeros de profesión pueden atestiguarlo-.

Rulli se mantuvo en la puerta después de que Moyá se recuperase de su lesión muscular. En la zaga hubo tres novedades, al entrar Odriozola, Llorente y Kevin por Aritz, Navas y De la Bella. En la zona ancha Zubeldia ocupó el sitio de Illarramendi y Zurutuza el de Pardo. Con Canales fijo en el enganche y Januzaj por la derecha, los otros dos movimientos estuvieron arriba, con Juanmi por Oyarzabal en la izquierda y Agirretxe en lugar de Willian José.

Lo que pasó es que una cosa es activar la plantilla -aspecto en el que Imanol lo está bordando- y otra jugar sin el central más en forma -Navas-, el mejor centrocampista -Illarramendi-, el jugador que marca distancias en la línea de tres -Oyarzabal- y el nueve tiular, Wllian José. La consecuencia es que la Real Sociedad hizo el ridículo y dio una bofetada tremenda a sus aficionados cuando estos creían endulzar un año para el olvido. Qué ingenuos somos...

2 Málaga

Roberto; Rosales, Luis Hernández, Ignasi Miquel, Torres (Diego González, m.52); Lestienne (Ideye, m.77), Lacen, Iturra, 'Chory' Castro (Keko, m.46); Adrián y En-Nesyri.

0 Real Sociedad

Rulli; Odriozola, Llorente, Héctor Moreno, Kevin Rodrigues; Januzaj, Zubeldia (Illarramendi, m.74), Zurutuza (Oyarzabal, m.60), Juanmi; Canales, Agirretxe (Willian José, m.46).

goles
1-0, M.10: Adrián. 2-0, M.34: En-Nesyri.
árbitro
Xavier Estrada Fernández (Comité Catalán). Mostró tarjeta amarilla a los locales Lestienne (m.25), Iturra (m.29), Keko (m.63) y Adrián (m.67), y al visitante Canales (m.42).
incidencias
Partido correspondiente a la trigésima cuarta jornada de LaLiga Santander diputado en el estadio La Rosaleda ante unos 15.000 espectadores.

La Real Sociedad sale andando al campo. Solo con echar un vistazo a la alineación se presagiaban negros nubarrones, que se confirmaron nada más ver la puesta en escena de los blanquiazules. Pensando que por haberle metido tres al Atlético iban a ganar sin bajarse del autobús, arrancaron el partido andando. Sin la mínima actitud que a un profesional se le debe exigir. Con una circulación de balón ralentizada y un deambular por el terreno de juego con el que era imposible abrirse camino hacia la portería de Roberto. De hecho, solo en dos acciones de estrategia consiguió hacer peligro: en una falta lateral cabeceada por Agirretxe y en un libre indirecto dentro del área por una cesión de Chory al portero que Canales ejecutó a las nubes.

Para entonces el marcador ya estaba en contra. Todo empezó en un córner que se generó tras una acción en la que Lestienne gana la espalda a Kevin. La defensa realista no logra despejar con contundencia y Adrián bate a placer a Rulli delante de sus narices. Cómo sería la cosa que el exarmero ni lo celebró.

Pero la confirmación de que la Real Sociedad no estaba en el partido llegó en el minuto 35 cuando entre Odriozola y Januzaj se durmieron y entregaron el balón al Chory. El uruguayo se sacó un centro del espacio que En Nesyri empujó a la red tras robarle la cartera en el segundo poste a Kevin.

Sin capacidad de respuesta. Lo peor de todo es que esta Real recordó a la peor de la temporada, ese equipo plano, horizontal, lento y sin más recursos que colgar balones al área desde las esquinas. Por no existir, ni se vio el doble pivote sobre el que se había soportado la mejoría txuri-urdin en las últimas jornadas. Zubeldia jugó de 'cuatro' y Zurutuza se situó más arriba junto a Canales.

Tampoco hubo noticias de los extremos que tanto daño habían hecho anteriormente. Odriozola y Kevin se estiraron demasiado en ataque y les asfixiaron, colgando un montón de balones al área, la mayoría sin rematador. Así que sin desborde por las esquinas, con más distancias de las habituales en la zona ancha y con los mejores hombres en el banquillo, la Real no pudo dar nunca respuesta a un muerto que se rió de ella en su funeral. Algo que solo puede pasarnos a nosotros, que desde hace tiempo nos hemos convertido en el hazmerreír del campeonato. Y no me hablen del derbi...

Más noticias

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos