Otra ocasión perdida

Odriozola intenta superar por velocidad a un oponente del Girona, anoche en Montilivi. /ALTERPHOTOS
Odriozola intenta superar por velocidad a un oponente del Girona, anoche en Montilivi. / ALTERPHOTOS

La Real se vuelve a dejar puntos importantes fuera por su falta de puntería en el remate

MIGUEL GONZÁLEZ

Es una pena los puntos que se le están escapando a la Real en los campos de los recién ascendidos, porque han volado ocho de nueve y es un hándicap importante en la pelea por Europa. Esta vez, al menos, no cayó como en Levante y Getafe, pero después de ver las oportunidades desaprovechadas en la segunda parte por Oyarzabal y Januzaj da rabia regresar solo con un empate cuando hizo méritos para algo más. Pero este juego solo entiende de acierto y si en los últimos metros no estás atinado en el remate es difícil sumar de tres en tres. Y mira que estuvo cerca, sobre todo después de ir por delante una hora.

Tampoco hay que esconder que es difícil jugar cuando tienes un árbitro como Iglesias Villanueva enfrente, incapaz de hacer justicia sobre el verde. El Girona trató de frenar desde el primer minuto a la Real a base de faltas y el árbitro lo permitió con todo el descaro. 31 faltas contra once es un bagaje escandaloso que demuestra que los trencillas solo se ponen las pilas cuando están por medio Messi o Cristiano. A Zurutuza, Januzaj o Illarramendi les pueden poner tibios a patadas que no pasa nada. Y anoche, el juego subterráneo de los catalanes les dio muchos réditos mientras las cabezas pensantes de la Liga hablan del VAR. Si lo que hay que hacer es pitar bien. ¡Que ahí está el problema!

Se afianza el once de gala. Eusebio puso en liza al que ya se perfila como el equipo-tipo de esta temporada, con Januzaj arriba junto a Willian José y Oyarzabal, y Llorente formando pareja en el eje de la zaga junto a Iñigo. Es la primera vez que repitió alineación en lo que va de Liga, después de haber jugado con los mismos en la anterior jornada frente al Eibar en Anoeta.

El técnico sabe que en este tramo de competición hasta Navidades se juega buena parte de sus posibilidades de afrontar la segunda vuelta del campeonato con aspiraciones de luchar por Europa. Y con la clasificación para dieciseisavos del torneo continental encarrilada y la eliminatoria copera contra el Lleida favorable, es el momento de apostar fuerte por la Liga para conseguir afianzarse entre los primeros de la tabla. A los suyos les faltó definición.

Zarpazo de Willian a la contra. La Real tuvo problemas para iniciar el juego en corto desde atrás ante la presión adelantada del Girona, que lanzó a Portu, Stuani y Borja García para frenar la circulación blanquiazul en zona de iniciación. Pero como ocurrió en la última salida en Getafe, un rápido contragolpe le valió para adelantarse en el marcador. Llorente ganó la acción a su par para tocar de primeras a Oyarzabal y al eibarrés le faltó tiempo para encarar a su par. Ahí donde más daño hace, en la mediapunta, se inventó una asistencia marca de la casa a la espalda del central más alejado, Juanpe, para habilitar a Willian José. El brasileño encaró a Bernardo, le enseñó el balón pero le recortó por dentro para batir a Bono con la izquierda. Un golazo que le vuelve a poner en valor.

El tanto dio confianza al conjunto blanquiazul porque ir ganando obligó al Girona a dar un paso adelante, pero en el césped las cosas estaban muy igualadas ya que se jugaba en muy pocos metros con ambos equipos con las defensas cerca del centro del campo. Como ejemplo, al descanso la posesión estaba repartida al 50%, el número de pases también -154 contra 155 blanquiazules- y la única diferencia sustancial era que el Girona había hecho quince faltas por solo tres de los blanquiazules.

Imponer la calidad en corto. Con el encuentro reducido a pocos metros, la clave era ser mejor en las distancias cortas e imponer la mayor calidad técnica en el pase para buscar atacar lo más rápido posible. El problema seguía siendo que Iglesias Villanueva dejaba que el conjunto catalán repartiera leña de todo tipo para cortocircuitar las combinaciones realistas y cuando se decidió a sacar una amarilla lo hizo a Llorente, en una acción en la que ganó claramente el salto a Stuani. Amonestar al que estaba recibiendo, muy típico de los árbitros de la Liga.

En la reanudación el Girona quiso dar un paso adelante para empatar y la Real aprovechó para buscarle las cosquillas atrás con rápidas transiciones. La presión de los de Machín es tan intensa que normalmente suelen bajar a partir de la hora de partido y ahí estaba la opción de hacerse con los tres puntos.

Eusebio dejó en punta a Januzaj para quitarles una referencia fija a los tres centrales rivales, escondió a Willian en una banda como asistente y sujetador de balones, y filtró a Oyarzabal como segundo delantero. La variante táctica estuvo a punto de dar resultado porque entre los tres hicieron mucho daño.

Oportunidades desaprovechadas. Todavía en ventaja la Real dispuso de dos muy buenas para marcar. En la primera Oyarzabal, tras una gran maniobra de Januzaj, se durmió en el área pequeña esperando una opción mejor. Y en la segunda Bono se jugó el pellejo a los pies de Januzaj tras un pase de Willian José.

Pero atrás, con menos envergadura que hace un año, la Real sufre en el lado débil en los centros desde la línea de fondo y bastó una colada por el pasillo interior de Portu para que Stuani ganara la acción en el segundo palo a Llorente. Un tanto que esta temporada ya lo hemos visto más de una vez.

Tras el empate, el cuadro txuri-urdin se lanzó a por el triunfo, liderado por un Illarramendi que, aún intermitente, lograba salir de la cueva en buenas conducciones para crear superioridad en la zona ancha. Una acción del mutrikuarra con apertura a Kevin no pudo ser concretada por Oyarzabal tras dejada de Januzaj. El belga había tenido antes un mano a mano con Bono y también había rematado rozando el palo largo desde la frontal del área. Sumar es importante, sobre todo porque el Girona no es una perita en dulce tampoco, pero cuando mereces ganar, un punto sabe a poco.

1 Girona

Bono; Pablo Maffeo, Juanpe, Bernardo Espinosa, Marc Muniesa, Johan Mojica (Aday Benítez, m. 78); David Timor, Àlex Granell, Borja García, Portu; y Cristhian Stuani.

1 Real Sociedad

Gerónimo Rulli, Álvaro Odriozola, Diego Llorente, Íñigo Martínez, Kevin Rodrigues; Asier Illarramendi, Xabi Prieto, David Zurutuza (Igor Zubeldia, m. 64); Adnan Januzaj (Juanmi Jiménez, m. 80), Willian José y Mikel Oyarzabal (Sergio Canales, m. 88).

goles
0-1, m. 6: Willian José. 1-1, m. 61: Cristhian Stuani.
árbitro
Ignacio Iglesias Villanueva (Colegio Gallego). Amonestó a los locales Pablo Maffeo (m. 39), Johan Mojica (m. 42), Bernardo Espinosa (m. 44) y Portu (m. 90); y a los visitantes Diego Llorente (m. 36) y Adnan Januzaj (m. 47).
incidencias
Partido correspondiente a la duodécima jornada de LaLiga Santander disputado en el Estadio Municipal de Montilivi ante 10.134 espectadores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos