Real Sociedad

Perdonó y lo pagó caro

Perdonó y lo pagó caro
LaLiga

La Real no acierta a cerrar el partido y tira por la borda una primera hora en la que fue superior al Getafe

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Estas visitas al Coliseum casi siempre acaban mal, pero esta vez el golpe fue más duro porque no se veía venir. Un Getafe que tardó 65 minutos en crear su primera ocasión ante Rulli acabó desarbolando a una Real con la gasolina muy justa que no anduvo fina para cerrar el partido cuando las fuerzas le acompañaron. Willian tuvo una en la que se durmió, Odriozola no pudo concretar en el mano a mano ante Guaita, Prieto anduvo lento al doblar un pase a Willian para empujar e incluso Aritz la buscó de cabeza en un córner antes de que llegara la debacle.

Hay una máxima en el fútbol que dice que el que perdona, lo paga, y la Real la vivió en primera persona. Quizás le faltó ambición o confianza para sentenciar. O tal vez se veía tan superior sobre el campo que no creía que le pudieran dar la vuelta al partido. Pero una jugada puede cambiarlo todo y esta llegó en el minuto 77. Guaita había evitado el 0-2 y lanzó un balón largo que acabó en el empate. Principalmente porque nadie encimó la recepción de Portillo.

Duele comprobar cómo se te van tres puntos en dos acciones que se originan en un córner y una falta, en campo contrario, a favor. Aquel equipo de antes del parón de octubre al que le costaba ocupar bien el terreno en ataque y sufría al correr hacia atrás, desató todos sus fantasmas en el tramo final en el que no estuvo a la altura de las semanas anteriores. Y cuando eso ocurre en Primera, te vuelves de vacío.

Visto lo visto queda claro que el objetivo de esta temporada es brillar en la Europa League y la Copa y andar tranquilos en la Liga, porque la vaca no da para colarse entre los seis primeros jugando cada tres días. O al menos, muy difícil lo veo después de estas diez jornadas. No hay que olvidar que aún resta medirse a tres de los cuatro primeros del curso pasado -Barcelona, Atlético y Sevilla-, que se ha pinchado en campos de dos recién ascendidos como Levante y Getafe, donde hace un año se ganaba, y que en Anoeta cuesta sudores sacar adelante los partidos. No hay que volverse catastrofistas, pero ahora mismo es lo que hay.

Con Januzaj y Canales. El once que puso en liza Eusebio no difirió en mucho del que se midió al Espanyol en Anoeta, ya que solo hubo tres cambios y dos de ellos fueron obligados por las circunstancias. De la Bella entró en el lateral izquierdo por el lesionado Kevin mientras que la plaza del sancionado Illarramendi fue cubierta finalmente por Canales. En un principio se preveía que lo hiciera Rubén Pardo, un jugador más específico de esa posición, pero el gran partido del cántabro en Lleida terminó decantando la balanza a su favor. Y no lo hizo nada mal.

La única novedad no forzada por las circunstancias fue la entrada de Januzaj, de lo mejorcito de la mañana, en la línea de ataque por Vela. El belga venía de hacer unos buenos minutos en Liga ante el Espanyol y de dejar detalles de clase en el encuentro de Copa, y se ganó una oportunidad desde el principio en Liga que no le llegaba desde la jornada cuarta ante el Real Madrid. Y apenas tardó cinco minutos en darle la razón al míster con ese pase a Oyarzabal.

Januzaj saca petróleo de la nada. La Real no necesitó recurrir al juego para adelantarse pronto en el marcador. El Getafe, como hacen cada vez más equipos, trató de presionar arriba la salida de balón blanquiazul, pero cuando no lo haces bien puedes tener problemas atrás. Algo así le sucedió en el minuto cinco cuando Rulli tuvo que agarrar un balón forzado tras un intento de ataque abortado. El plan B en caso de no poder jugar en corto desde atrás estaba claro: saltar líneas buscando el cuerpo a cuerpo de Willian José con Djené fuera de zona.

Así que el argentino se la dio a De la Bella para que se la metiese a Willian José. Este la durmió y la dejó de espaldas a Januzaj, que aprovechó el resquicio de ventaja que tenía para dibujar una conducción por dentro. El belga levantó la cabeza y la puso donde más daño podía hacer, a la espalda de Cala para que Oyarzabal llegase solo por el flanco contrario. La calidad de su pase y la clase en la definición del eibarrés, con la derecha y al primer toque, hicieron el resto. Sexto tanto en esta temporada que confirma el dulce momento de forma que vive, marcando diferencias en posiciones distintas y convirtiendo en oro todo lo que toca.

2 Getafe

Guaita; Damián Suárez, Cala, Djené, Antunes; Álvaro Jiménez (Portillo, m.69), Markel Bergara, Arambarri (Sergio Mora, m.69), Fajr (Ángel, m.56); Amath y Jorge Molina.

1 Real Sociedad

Rulli; Odriozola, Llorente (Elustondo, m.67), Iñigo Martínez, De la Bella; Xabi Prieto, Zubeldia, Canales (Rubén Pardo, m.77); Oyarzabal, William José y Januzaj (Carlos Vela, m.59).

GOLES
M.5 Oyarzabal; 1-1: M.77 Ángel; 2-1: M.84 Jorge Molina, de penalti.
ÁRBITRO
Sánchez Martínez (Comité murciano). Amonestó a Damián Suárez (m.76) y Antunes (82), del Getafe; y a De la Bella (56) y Rulli (84), de la Real Sociedad.
INCIDENCIAS
Encuentro correspondiente a la décima jornada de la Liga Santander, disputado en el Coliseum Alfonso Pérez de Getafe (Madrid), ante 11.010 espectadores.

Bordalás resucita a los suyos. A la Real no le convenía un partido de ida y vuelta sobre un terreno demasiado lento, así que trató de temporizar con el balón en los pies para neutralizar a un rival que gusta de realizar transiciones rápidas. Sin buscar con ahínco la meta contraria, fue coleccionando ocasiones que le llegaron por su mayor calidad técnica. Un zurdazo de Willian blocado por Guaita, una falta en la frontal del área que le fue alta, un remate desviado en buena posición de Oyarzabal tras centro de Canales. Así se llegó al descanso, con un conjunto txuri-urdin bien plantado que hacía que no hubiera noticias del Getafe en ataque.

Pero en la reanudación Bordalás trató de agitar el partido y le salió bien. Sacó a Ángel para jugar con dos delanteros junto a Molina y a la Real le temblaron los pies atrás. Sobre todo cuando metió al rápido Amath a la izquierda para que buscara la espaldas del central derecho. Así que como los blanquiazules no aprovecharon su momento, bastó una contra mal defendida para que Portillo conectara con Ángel y batiese a Rulli por bajo. Un centro de este a punto estuvo de clavarlo Molina un minuto después. El Getafe se crecía mientras la Real iba a menos. Una falta a favor en campo contrario no acertó a sujetarla Willian José ante Djené y la conclusión fue una contra de este para que entre Molina y Ángel ganasen en el mano a mano a Aritz e Iñigo. Este fue el desenlace de un partido que media hora antes ni el más optimista seguidor del Getafe hubiera imaginado.

Cuando aún había espectadores que no habían ocupado sus asientos en el estadio, Oyarzabal ya había puesto por delante al conjunto txuri-urdin. Y son ya cinco los goles del delantero en lo que va de Liga. La ventaja en el marcador dio tranquilidad en el juego a los de Eusebio, que tuvieron buenas ocasiones para ampliar su renta. Willian José lo intentó desde fuera del área y en una falta, pero no tuvo fortuna. Janujaz, muy activo por su banda en los primeros minutos, aunque luego se desactivó, también buscó su gol.

El Getafe por su parte intentó hacerse con el balón e inclinar el campo hacia la portería de Rulli, que no tuvo demasiado trabajo en la primera parte.

En la reanudación el guión del partido cambió por completo. El Getafe salió más concentrado y se hizo con el control del balón. Los locales no pararon de inquietar la portería de Rulli mientras los txuri-urdin intentaban aprovechar alguna contra para ampliar su renta. Para reactivar a la Real Sociedad, algo más espesa en la segunda parte, Eusebio dio entrada al mexicano Carlos Vela, que se situó en la banda izquierda. Desde esa posición realizó un par de acciones que metieron el miedo en el cuerpo al Getafe. Esa mejoría del conjunto donostiarra vino acompañada de ocasiones. Una de ellas muy clara, a los 66 minutos, con una jugada a la contra que no supo culminar Odriozola, cuyo disparo solo ante Guaita lo sacó el portero en el mano a mano.

Tampoco aprovechó una buena ocasión Xabi Prieto en el minuto 75, justo antes de que llegara el empate del Getafe. En la siguiente jugada, Ángel logró batir a Rulli tras una asistencia de Portillo. Los dos jugadores locales, que entraron al terreno de juego en la segunda parte, fueron los protagonistas del final del partido.

A falta de cinco minutos para que finalizara el partido, el delantero canario también fue derribado en el área por Iñigo y el árbitro decretó la pena máxima. Desde el punto de penalti no falló Jorge Molina, que puso el 2-1 definitivo en el marcador.

Noticias relacionadas

Fotos

Vídeos