Real Sociedad

Una derrota cerca de la victoria

Willian, Prieto, Odriozola y Januzaj abrazan a Oyarzabal, que marcó un gran gol con su pierna mala, la derecha./ALTERPHOTO
Willian, Prieto, Odriozola y Januzaj abrazan a Oyarzabal, que marcó un gran gol con su pierna mala, la derecha. / ALTERPHOTO

La Real paga sus errores en la definición y pierde un encuentro que nunca se le debió escapar

PEDRO SOROETA

Es difícil explicar una derrota cuando has estado tan cerca de ganar. La Real tuvo ayer la victoria en sus manos, pero se volvió de vacío, cuando seguramente hasta su rival firmaba el empate durante muchos minutos del partido. Los de Eusebio fallaron esta vez en donde no suelen fallar, en la definición. Es verdad que los madrileños tuvieron algunas ocasiones tras el descanso, pero pretender que un equipo que juega en casa no tenga una sola opción de gol es prácticamente imposible. La Real, sin embargo, había hecho lo más complicado, adelantarse ante un equipo que encaja pocos goles en su campo y tener hasta cuatro opciones clarísimas tras el descanso para sentenciar. Otros días los blanquiazules marcan tres goles con menos, pero ayer no. Ayer no eligieron las mejores opciones en dos ocasiones y en otras dos se encontraron con Guaita, el jugador, sin duda, más decisivo del Getafe. Erraron en una contra de gol, en la que Oyarzabal debió haber pasado al espacio para dejar a Willian solo ante el meta; erraron en la acción en la que Prieto, solo en el vértice del área pequeña, opta por pasar en vez de romper el balón contra la red. Y se encontraron con Guaita en una preciosa contra que culminó bien Odriozola y en un tremendo cabezazo de Aritz a la salida de un saque de esquina. Insisto. Otras veces hacen goles con mucho menos, pero ayer no sentenciaron, dejaron al Getafe con vida, y terminaron por volverse de vacío, aunque para ello tuviera que mediar una jugada en la que, en vez de penalti, hubo mano del delantero.

Con dos puntas, problemas

También es cierto que los de Eusebio sufrieron mucho más en la segunda parte que en la primera, en la que jugaron hasta cómodos. Bastó que Bordalás colocase dos puntas para que el balón empezara a merodear los dominios de Rulli. Y esto viene de largo. Cuando la Real se encuentra con un equipo que juega con dos delanteros, como sucedió en la última parte del encuentro de ayer, los problemas se multiplican. El precio que se pagó esta vez fue el máximo: tres puntos.

Y lo que más duele es que, como decía al principio, la Real estuvo durante ochenta minutos más cerca de la victoria que de la derrota, no porque fuera ganando desde el principio, que también, sino porque estuvo muy cerca muy cerca del segundo gol, el que hubiese cerrado el choque.

Las notas del partido

Lo mejor
Mikel Oyarzabal, que ya es uno de los referentes del equipo, sino el referente principal
Lo peor
La Real tuvo hasta cuatro ocasiones claras tras el descanso para sentenciar. No lo hizo...
El dato
Pese a la derrota, se mantiene cerca de los puestos de arriba, pero tiene que ganar y
LA CLAVE DEL PARTIDO
Los dos paradones de Guaita, a Odriozola en una contra de libro y a Aritz en un córner

En el debe también el hecho de que con los cambios el equipo no solo no fuera a mejor, sino que incluso diera la impresión de caer un poco más, aunque seguramente en esto tuviera bastante que ver la fatiga de algunos de los que el jueves por la noche jugaron en Lleida el partido de Copa...

Por eso, la recuperación de jugadores como Illarramendi y Zurutuza, este después de un mes, debe servir para relanzar al equipo esta misma semana, en la que antes de un nuevo parón necesita ganar primero al Vardar en Anoeta, para dar otro paso en Europa, y luego al Eibar en Liga, para seguir por lo menos cerca de los puestos de arriba.

Noticias relacionadas

Fotos

Vídeos