Real Sociedad

La Real Sociedad merece más en San Mamés

Xabi Prieto trata de zafarse del acoso del rojiblanco Susaeta en el derbi de este sábado en San Mamés. / JOSE MARI LÓPEZ
Xabi Prieto trata de zafarse del acoso del rojiblanco Susaeta en el derbi de este sábado en San Mamés. / JOSE MARI LÓPEZ

La Real recupera su juego y se muestra superior en el derbi pero la falta de acierto en el último pase le impide ganar

MIGUEL GONZÁLEZ SAN SEBASTIÁN.

Si el partido de ayer tiene continuidad el miércoles contra el Sevilla la Real puede respirar aliviada. Porque las conclusiones que dejó el derbi fueron casi todas positivas, salvo el resultado, que supo a poco a tenor de lo presenciado en el terreno de juego. Aunque viniendo de una racha negativa, todo lo que sea sumar es bienvenido.

Eusebio fue consecuente con sus principios y afrontó de cara al encuentro. En tiempos de tribulación es mejor no hacer mudanza, así que formó con su equipo de gala y jugó acorde a su libreto. Con la variante táctica de alternar el pase corto con en largo, lo que dificultó el trabajo del Athletic para neutralizar el fútbol blanquiazul. La Real se comportó como un equipo grande, ya que a pesar de jugar fuera de casa tuvo más el balón, remató más y dispuso de mejores ocasiones. Hasta se impuso en los duelos, una faceta en la que antes perdía contra un rival de las características del bilbaíno. Solo le faltó el gol.

Este no llegó por dos razones. La primera es que no hubo acierto en el último pase. Llegó bien a zona de tres cuartos e incluso dispuso de jugadas en ventaja en esta parcela pero, salvo algún balón al espacio de Januzaj, Prieto y Zurutuza, la mayoría no encontraron destinatario con todo a favor. Y los que llegaron no se aprovecharon por un fallo en el control -como esa de Oyarzabal- o porque el remate no encontró dirección, en la primera que tuvo el eibarrés.

Sin embargo, la Real dejó una buena impresión en conjunto y su solidez en el juego le permitió pasar una tarde apacible en lo defensivo. El Athletic apenas le hizo un par de ocasiones claras, todas ellas a balón parado, bien en córners o saques de banda. Ahora, con un partido por semana hasta mediados de febrero, hay que dar continuidad al partido de ayer y tratar de sumar el mayor número de puntos posibles para luchar por esa sexta o séptima plaza en Liga, que debe ser el objetivo.

Arranque con mucho respeto. Ninguno de los dos equipos se encuentra en un buen momento y ello provocó un inicio de partido con más respeto del habitual, recordando aquellos derbis de hace unas décadas en los que se jugaba más a no perder que a ganar. El Athletic trataba de estar bien junto en un sistema de 1-4-4-2 con Aduriz y Raúl García buscando ganar por alto en la zona de Odriozola y con Susaeta, escondido en la izquierda, como generador de las pocas ideas de juego local elaborado en campo contrario.

Más información

La Real, por su parte, se manejaba con el partido del año pasado aquí en el subconsciente. Aquel que perdió por sus errores atrás y en el que regaló el triunfo a su rival. Así que, sin renunciar a intentar sacar el balón jugado desde atrás en corto, alternó esta posibilidad con los balones en largo a Willian José. Y le surtió efecto porque esta doble posibilidad reforzó su propuesta principal al comportarse como un equipo menos previsible que de costumbre.

Saltar la presión jugando con Willian. Los primeros 19 minutos trascurrieron sin que apenas sucediese algo destacable sobre el césped. Hasta que Rulli soltó un zapatazo a campo contrario para sortear la presión adelantada rojiblanca. Willian José peinó de cabeza tras ganar en el salto a Balenziaga y lanzó en carrera a Januzaj. Este dividió el pase a Oyarzabal pero el eibarrés la cruzó en exceso ante Herrerín. El plan B le había dado una opción clarísima para haberse adelantado.

Esa inseguridad local para neutralizar el juego del brasileño entre líneas sumió al Athletic en la indefinición, porque no sabía si recortar hacia arriba o correr hacia atrás. Además, Xabi Prieto aprovechaba para girar al equipo en la zona de Mikel Rico y lanzar rápidos ataques en campo contrario, aunque después faltaba ese último pase.

El plan de siempre también estaba ahí, como en un centro de Odriozola que Willian José ganó de cabeza en el segundo poste para dejar a la entrada desde atrás de Illarramendi. Su zurdazo salió lamiendo la base del poste de Herrerín. El Athletic generó muy poco y el éxito de la Real en las vigilancias apenas le permitió correr el contragolpe. En esta faceta lo bordaron Illarramendi y Zurutuza y se notó que Prieto echó una buena mano a la medular al jugar más retrasado que de costumbre.

Falta precisión en el pase final. Los mejores momentos locales llegaron en el arranque de la segunda parte, donde Raúl García, tras un saque de banda, y Aduriz, en un cabezazo a la salida de un córner, rozaron el gol. Pero fue un espejismo porque en cuanto la Real volvió a hacerse con la pelota pasó a dominar otra vez el partido. Esa vez tener el balón sí implicó controlar el juego. Zurutuza y Prieto cambiaron sus posiciones con un doble motivo. El primero, para que el debarra controlara las arrancadas de Rico, y el segundo, que Prieto sacara más réditos de San José en el mano a mano, jugador que sufre en distancias cortas. A partir de ahí los de Eusebio se crecieron y pasaron a crear peligro sobre la portería de Herrerín. Un centro de exterior de Illarramendi lo cortó Laporte cuando Willian José tenía afilado el cuchillo. Después fue un pase de Prieto el que dejó solo al brasileño, que intentó repetir su gol en Girona recortando hacia adentro, lo que dio tiempo a la defensa a bloquear su disparo. También Januzaj remató al lateral de la red.

Con todo, la opción más clara fue un excelente servicio de Zurutuza al espacio que Oyarzabal no acertó a controlar cuando estaba solo ante Herrerín. Ya con el partido agonizando, una falta de Illarramendi fue rematada a la primera por Prieto para hacerse lucir al meta rojiblanco. Fue la confirmación de que el marcador no se iba a mover. Un resultado que resulta escaso para los merecimientos de unos y de otros, pero que viniendo de una racha tan negativa como la de la Real puede servir de punto de inflexión para ir hacia arriba. Depende de lo que suceda ante el Sevilla.

0 Athletic

Iago Herrerín; Lekue, Unai Núñez, Laporte, Balenziaga (Saborit, m.70); De Marcos (Williams, m.66), San José, Mikel Rico, Susaeta; Raúl García (Córdoba, 80) y Aduriz.

0 Real Sociedad

Rulli; Odriozola, Llorente, Martínez, De la Bella; Illarramendi, Prieto, Zurutuza; Oyarzabal (Canales, m.70) Januzaj (Carlos Vela, m.85) y Willian José.

árbitro
David Fernández Borbalán (Andalucía). Mostró tarjeta amarilla a los locales Aduriz (m.56), Lekue (m.74) y Mikel Rico (m.88).
incidencias
Partido correspondiente a la decimosexta jornada de LaLiga Santander disputado en San Mamés ante 45.504 espectadores, según datos oficiales. Hizo el saque de honor el aizkolari Aitzol Atuxa, vizcaíno de Dima, este año campeón de Euskadi de la especialidad por cuarta vez consecutiva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos