Un derbi para reencontrarse

Serios. Vela, Zurutuza y Oyar-zabal se encaminan al campo de entrenamiento ayer en Zu-bieta. Para el primero será su último derbi con la Real. / PEDRO MARTÍNEZ
Serios. Vela, Zurutuza y Oyar-zabal se encaminan al campo de entrenamiento ayer en Zu-bieta. Para el primero será su último derbi con la Real. / PEDRO MARTÍNEZ

La Real regresa hoy (16.15 h.) a San Mamés dispuesta a poner fin a su mala racha en Liga, donde ha ganado dos de los últimos doce partidos. Eusebio podrá contar con Oyarzabal tras superar sus molestias en la rodilla para un derbi que llega con los equipos muy necesitados de resultados

ÁLVARO VICENTE SAN SEBASTIÁN.

La Real Sociedad visita hoy (16.15 horas, beIN) el nuevo San Mamés con la intención de poner fin a la mala racha de resultados que arrastra en las últimas semanas. Solo ha sumado diez puntos en las doce últimas jornadas, solo ha sido capaz de ganar en este tiempo a Alavés y Eibar, dos equipos que estaban muertos cuando se enfrentó a ellos, y necesita puntos, oxígeno, porque los puestos europeos siguen estando a tiro de piedra y porque los que estaban abocados a perder la categoría han reaccionado y nadie está a salvo de un susto. Ganar en San Mamés siempre es especial, pero hoy a la Real lo que le vale es ganar, más allá del rival, para romper la línea descendente que lleva en Liga.

Eusebio no tiene bajas de última hora más allá de las ya conocidas de los lesionados Agirretxe, Guridi y Kevin. Oyarzabal, que debió retirarse del entrenamiento del jueves tras recibir un fuerte golpe en su rodilla izquierda, se ejercitó ayer con normalidad y está para jugar. El técnico, por lo que dejó entrever en su comparecencia en Zubieta, tiene pinta de que va a apostar por los mismos jugadores que no fueron capaces de ganar al Málaga en la última jornada en Anoeta. La incógnita antes de este partido podía residir en la entrada o no de Zubeldia en el centro del campo sacrificando con esta medida a Prieto o a Januzaj, pero por las palabras de Eusebio todo apunta a que apostará por su once tipo para tratar de ganar a un Athletic que tampoco anda sobrado. En el banquillo aguardarán su momento Canales, Juanmi y Vela, éste ante su último derbi de su carrera en la Real.

El rendimiento de Illarramendi, Zurutuza y Prieto, clave para que la Real sea fiel a su estilo

La Real ha tenido una semana de descanso para preparar este partido lo que da sentido a su apuesta por el mismo once y permite albergar la esperanza de que los jugadores del centro del campo puedan ofrecer su mejor versión. En las cinco ocasiones en las que la Real ha dispuesto de tiempo y descanso para preparar un partido de Liga sin Europa de por medio ha sumado 13 de 15 puntos posibles. Si Illarramendi, Zurutuza y Prieto no fallan, todo será más fácil. El equipo estará en disposición de ser fiel a su idea de juego con el balón como sigue defendiendo Eusebio con vehemencia en este momento de dudas.

La vieja guardia del Athletic

La Real se presenta en Bilbao con la confianza que da el saber que es capaz de jugar un buen fútbol si se pone a ello. Sin ir más lejos en su última salida al Wanda Metropolitano, donde en la primera media hora fue capaz de meter en su campo al Atlético. El Athletic en cambio todavía está encontrándose, no juega a nada aunque se lo proponga, se ha pasado desde agosto dando palos de ciego y solo ahora empieza a respirar tras un inicio de temporada para olvidar. En esta situación apuradísima, Kuko Ziganda ha tirado de casta y del compromiso de su vieja guardia (Aduriz, Mikel Rico, Raúl García, De Marcos, Susaeta...) y eso le permite llegar algo más aliviado a este partido después de dos victorias consecutivas, pero también consciente de que su recuperación está cogida con alfileres y que una derrota abriría de nuevo todas las grietas de la crisis. La suma de todas esas circunstancias multiplican el peligro que siempre tiene el Athletic, capaz de manifestarse como un equipo valiente, menos previsible y contundente en sus acciones en momentos de máxima necesidad como éste. Ziganda volverá a echar mano de la alineación que mejor rendimiento está dando al grupo. La presencia de De Marcos y Mikel Rico se ha convertido en fundamental, en clave para la mejoría. Y en ellos confían en Bilbao.

En la Real saben que tendrán que multiplicar la atención en las jugadas a balón parado porque el Athletic tiene en el juego aéreo uno de sus mayores capitales. Y deberá que mantener la tensión noventa minutos, sin descuidos ni flaquezas. El resto debería venir solo porque es mejor equipo.

Derbi en San Mamés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos