Real Sociedad

El delantero por el que preguntó la Real Sociedad en verano

Correa celebra un gol. / REUTERS
Correa celebra un gol. / REUTERS

Correa ha pasado de casi descartado por Simeone a ser protagonista en el Atlético, gracias a su verticalidad y a su olfato goleador: lleva 4 tantos

J.T. SAN SEBASTIÁN.

Lo adelantó Miguel Ángel Gil, lo admitió Jokin Aperribay y lo confirmó Loren: la Real se interesó el pasado verano por el fichaje del jugador colchonero Ángel Correa. Sin embargo, el fallo del TAS bloqueó su marcha del club madrileño de manera directa. Y es que el TAS confirmó la sanción impuesta en su momento por FIFA al Atlético por irregularidades en la contratación de menores, por lo que tuvo que variar su proyecto inicial de refuerzos. No pudo fichar a Sandro ni a Lacazette, tuvo que recuperar a cedidos como Vietto..., y convencer a futbolistas para que ficharan en verano y fueran inscritos en enero de 2018, como fueron los casos de Diego Costa y Vitolo. ¡Ah! Y lo más importante en el caso que nos ocupa: Simeone volvió a contar con Correa ante la falta de efectivos para la delantera (oportunidad que el delantero ha aprovechado: lleva cuatro goles en liga).

La historia de Correa (Rosario, 1995) es de lo más interesante. Cuentan sus biógrafos que Simeone le consideraba un jugador con un perfil similar al Kun Agüero. En mayo de 2014, el Atlético de Madrid pagó siete millones de euros al San Lorenzo por su traspaso (los dirigentes del equipo sudamericano consigueron retrasar su incorporación para que pudiera jugar las semifinales y una posible final de la Copa Libertadores antes de viajar a Madrid).

Una lesión de corazón

Cerrada la venta del jugador, Correa viajó a Madrid para realizar la revisión médica y rubricar la firma por cinco temporadas, pero en los estudios previos realizados al jugador le detectaron un problema cardíaco por el que tuvo que ser operado en Nueva York. Por este motivo vio frenada su actividad futbolística durante seis meses. Del mismo modo, el traspaso quedó pendiente de su recuperación. Así que hasta el 11 de diciembre, tras recibir el alta, no se realizó la firma oficial del fichaje del jugador por el club colchonero.

Un alivio para un joven futbolista a quien la vida le había dado ya varios reveses como la muerte de su padre cuando era un niño, lo que hizo que con diez años tuviera que llevar dinero a su casa. «A esa edad falleció mi padre y el ingreso que tenía yo por jugar al fútbol era lo único que llegaba a mi casa para poder comer mis hermanos, mi mamá o yo», reconocía en Barajas a su llegada. « Mi representante me daba un sueldo y yo se lo entregaba a mi madre, que era la que lo manejaba».

Aquel representante tuvo buen ojo clínico ya que Ángel o Angelito, Correa o Correíta, como le conocen sus amigos empezó a destacar muy pronto hasta convertirse en una figura en su país, lo que le llevó a Simeone a 'pescarle' para el Atlético de Madrid.

«Es el fútbol callejero, la alegría del regate», le describe Tiago, ahora ayudante de Simeone y uno de sus valedores, aunque en estos momentos Correa comparte protagonismo con Gameiro, que ha resucitado y que forma la doble G con Griezmann.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos