Real Sociedad

Se dejó ver con todos los ojos puestos en él

Superado. Odriozola persigue un balón, ayer en Madrid./AFP
Superado. Odriozola persigue un balón, ayer en Madrid. / AFP

El lateral donostiarra, como todo el equipo, no estuvo fino en defensa, pero volvió a destacar en ataque

BORJA OLAZABAL

La defensa de la Real Sociedad no encontró soluciones ante las ofensivas de las hordas merengues. Los goles llegaron por un lado y por el otro. Con remates a bocajarro, con lanzamientos desde fuera del área o a balón parado. Cristiano Ronaldo fue el primero que intimidó a la zaga realista y lo hizo por la banda izquierda, donde se desenvuelve una de las últimas perlas de la cantera de Zubieta, Álvaro Odriozola.

El lateral, en su segundo temporada en Primera División, no solo sigue llamando la atención de la afición txuri-urdin. Destacando con la Real Sociedad y con sus apariciones en la selección absoluta, ya suena como uno de esos jugadores pretendidos por los grandes. Ayer, ante miles de ojos puestos sobre su espalda, no tembló. Volvió a ser una de las mayores bazas ofensivas de su equipo, aunque sufrió a la hora de defender. Seguro que muchos apuntaron de nuevo en sus libretas el '19-Odriozola'.

Centros 5
Tiros a puerta 0
Pases 40
Despejes 2
Balones recuperados 5
Balones perdidos 9
Faltas realizadas 1

En el primer gol fue Elustondo quien tuvo que ir a hacerle la cobertura ante la internada de Cristiano. Odriozola solo pudo mirar como el portugués centraba al punto de penalti y Lucas marcaba. No estar en su sitio en el 1-0, cuando no se había cumplido ni el primer minuto de partido, no le desconcentró. Se mantuvo fiel a su estilo. A su carácter. Y aprovechó su velocidad para destacar atrás y adelante.

No quiso que Cristiano le volviera a ganar la partida y en un balón dividido se enfrentó en la prueba que mejor domina el '7' del Real Madrid. Parecía que la pelota iba a ser para el jugador merengue, pero Odriozola apareció como una exhalación para hacerse con el esférico y que la Real volviera a intentar llegar a la portería contraria.

Lo cierto es que las ocasiones, hasta la segunda parte, brillaron por su ausencia, pero no se puede esconder que fue el lateral de la Real el único que generó algo de peligro durante los primeros minutos. Cuando se cumplía el primero cuarto de hora del encuentro, Odriozola apareció, como acostumbra a hacer, doblando por la banda derecha. Ganó línea de fondo, pero su centró lo tapó Marcelo, rebotó en él y el árbitro señaló saque de puerta. La suerte tampoco acompañó ayer, ni siquiera, a los destellos de los donostiarras.

El 4-0 que campeaba en el marcador del Bernabéu tampoco amilanó a Odriozola. Se dice que ha derribado puertas y en el 67 lo volvió a hacer. Otra galopada suya sorprendió a la defensa madridista. Esta vez sí, consiguió sacar un buen centro y la jugada acabó en una falta que, a su vez, acabó en nada. Como todo ayer en Madrid para la Real.

Bautista, única sonrisa

En el tiempo añadido Odriozola lo seguía intentando, pero ayer la única sonrisa la provocó otro canterano, Jon Bautista. Entró al campo en el sesenta y la primera que tuvo acabó en la portería de Keylor. Pequeña venganza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos