Debut sin brillo pero con punto

Derbi soso en el que los de Alguacil fueron ligeramente superiores en la segunda parte y claramente inferiores en la primera

IMANOL LIZASOAIN

Algo positivo tenemos que sacar del empate de ayer en Ipurua. Menos mal que Imanol debió de dar una buena charla a los suyos en el descanso, porque la primera parte fue para olvidar. Fue valiente el técnico oriotarra al situar a Odriozola en el extremo derecho, posición habitual del donostiarra en categorías inferiores, pero a la nueva perla de Zubieta las defensas rivales le tienen más que leído. Sus compañeros tampoco estuvieron finos. No aprovecharon la velocidad de Álvaro para enviarle algún que otro balón al espacio de la zaga armera. Se ha convertido en una de las pocas bazas ofensivas que tiene el equipo este año, pero tampoco es el antídoto que todo lo cura.

Y es que el conjunto txuri-urdin apenas inquietó a Dmitrovic. El serbio sumó cero intervenciones en la tarde de ayer. Cero disparos a puerta de la Real en todo el partido. Tampoco entró entre los tres palos la mejor ocasión del encuentro. Willian José mandó el esférico a las nubes cuando tenía todo a su favor para hacer el primero. A Juanmi tampoco le beneficia nada jugar en una banda. Ayer, cada vez que el de Coín se hacía con el balón, buscaba inexplicablemente el choque con un rival armero. Tuvo dos tiros desde fuera del área y ambos fueron para echarse a llorar. Si estos últimos días hablábamos de que era el momento de los jugadores, ayer hubo unos cuantos que no se aplicaron el cuento, entre ellos, el malagueño. Es difícil de explicar la ausencia de Januzaj en el once. Es el único jugador que tiene regate y desborde en el equipo. Todavía le falta hacerse al equipo, pero con más minutos su integración en el club blanquiazul sería mucho más rápida.

El equipo se soltó la melena en la segunda mitad y llegó con más claridad al área rival. Decía Imanol a lo largo de estas dos semanas que no esperásemos encontrarnos una revolución en cuanto al juego del equipo, y lo cierto es que vimos una Real un tanto diferente. Con una presión alta y siendo más pragmáticos en la salida de balón cuando el Eibar apretaba. Balonazo arriba y a correr. Cuando los de Alguacil se volcaron en ataque también lo hicieron con mayor verticalidad, aunque los hombres de arriba ayer no estuvieron nada finos.

Sin duda, la mejor noticia está en la portería. Moyá y la zaga txuri-urdin mantuvieron la portería a cero. Aritz volvió a la titularidad y completó un partido notable. Navas y Llorente también estuvieron bien, como De la Bella. Ataron en corto a Inui, que según las palabras del presidente de la Liga Javier Tebas ya ha fichado por el Betis para la próxima campaña. Y es que en 112 partidos con Eusebio el resultado de ayer solo se dio en tres ocasiones.

Es difícil extraer conclusiones del partido de ayer. Imanol solo ha tenido diez días para preparar el derbi y además lo ha hecho en un estadio en el que es complicado jugar a lo que quieres, por mucho que la gente del fútbol diga que las dimensiones del campo son como las de otros muchos terrenos de juego.

En definitiva, derbi soso en el que los blanquiazules fueron ligeramente superiores en la segunda parte y claramente inferiores en la primera. Veremos qué ocurre contra el Girona.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos