Real Sociedad

Zurutuza: «Me habría gustado ser capitán»

David Zurutuza camina vestido de calle sobre el cesped de Zubieta. David Zurutuza camina vestido de calle sobre el césped de Zubieta. /ARIZMENDI ARIZMENDI
David Zurutuza camina vestido de calle sobre el cesped de Zubieta. David Zurutuza camina vestido de calle sobre el césped de Zubieta. / ARIZMENDI ARIZMENDI
David Zurutuza. Jugador de la Real Sociedad

«Tenemos que aprender a gestionar nuestra mentalidad ganadora y saber leer qué podemos hacer en cada momento de un partido», explica

AXEL GUERRASAN SEBASTIÁN.

David Zurutuza (Rochefort, 1986) habla con la misma pausa con la que le gusta jugar y con la madurez que le da ser uno de los jugadores más veteranos de la plantilla. Dice estar en un momento en el que disfruta «mucho» del fútbol y de la vida. No es para menos. Acaba de ser padre por primera vez y es una de las piezas indiscutibles para Eusebio.

- ¿Qué balance hace del primer cuarto de temporada?

- Me hubiera gustado estar mejor en la clasificación. Me dan pena algunos partidos que hemos regalado, pero ya no hay vuelta atrás. Ahora solo debemos centrarnos en lo que está por venir. La valoración es buena porque en todas las competiciones estamos bien situados, pero se puede mejorar. Tenemos equipo para ello. Desde el año pasado tenemos una idea de juego clara, con unos automatismos que funcionan y todos sabemos lo que quiere el entrenador.

- ¿A qué partidos se refiere?

- Hay que tener en cuenta que nos hemos enfrentado a algunos equipos de mucho potencial. Pensamos que siempre hay que ganar... y luego ocurre como contra el Valencia en Anoeta, que con muy poco se llevó los tres puntos. Ante el Betis prácticamente pasó lo mismo aunque al final conseguimos rescatar un punto. Son partidos en los que te ves mejor que el rival y por una cuestión o por otra se escapan puntos.

- El anterior parón lo aprovecharon para corregir algunos errores tras encajar dieciséis goles en cinco partido. ¿Éste?

- Sí, al anterior llegamos tras el partido contra el Betis en Anoeta (4-4). Habíamos empezado muy bien la temporada. Luego vinieron las derrotas. Encajábamos muchos goles, pero también los hacíamos y estaba claro que algo había que ajustar. Realmente era necesario hacerlo desde la primera jornada, pero las victorias lo tapan, enmascaran, todo. Mejor que nos haya pasado ahora, porque la Liga es larga y tenemos tiempo de rectificar.

- ¿Hasta qué punto están solucionados los problemas de los que habla?

- Hacemos un fútbol en el que todos estamos por delante de la pelota y para defender tenemos que estar muy finos. Cualquier error penaliza mucho, y más en Primera División donde todos los equipos tienen mucha calidad. Esas cosas hay que ajustarlas muy bien para que todo funcione correctamente.

- ¿Qué ha cambiado para que esta temporada se muestren más ambiciosos?

- En esa ambición que tenemos veo que vamos a todos los partidos a ganar, independientemente del rival y el campo en el que juguemos. No nos conformamos con el empate. Pero es algo que en ocasiones nos penaliza porque nos echamos arriba y es cuando el contrario encuentra sus ocasiones. Esa mentalidad ganadora ha hecho que perdamos el miedo a perder. Por un lado es algo muy bueno, pero por otro tenemos que aprender a gestionarlo para que no se vuelva en nuestra contra, saber leer las diferentes situaciones del juego para entender lo que podemos hacer en cada momento.

«Me dan pena algunos partidos que hemos regalado, pero ya no hay vuelta atrás»

- ¿Se puede soñar con un título?

- Soñar es libre, es muy bonito y hay que hacerlo hasta que la realidad te pone en tu sitio. Soñar con algo es el primer paso para conseguirlo.

- ¿Qué objetivo se han marcado?

- Una buena temporada sería mejorar lo conseguido el año anterior, pero hay que ser conscientes del mundo en el que nos movemos. La Real es un gran club, pero hay otros equipos muy potentes con un poder adquisitivo muy grande que lo dificultan todo y contra los que es muy difícil competir. El dinero no te da los mejores jugadores, pero sí opción a tenerlos.

- El viernes retoman la Liga ante el Girona en Montilivi, uno de los equipos recién ascendidos. Las dos derrotas a domicilio han sido en sus visita a Levante y Getafe, los otros dos que proceden de Segunda.

- Los recién ascendidos en la primera parte de la temporada siempre mantienen la buena dinámica y confianza que arrastran de Segunda. A nosotros nos ocurrió lo mismo cuando subimos. En la segunda te cuesta mucho. Los equipos te conocen más y todo es más complicado.

- El buen momento del equipo se traduce en que siete realistas están concentrados con sus selecciones. Apenas tendrán uno o dos días para preparar todos juntos el partido.

- Todo es consecuencia del momento que estamos viviendo. Los que nos quedamos en Zubieta podemos trabajar con tranquilidad y el resto cuando se reincorporen sabrán perfectamente qué tienen que hacer. Es la ventaja de llevar ya un tiempo jugando con la misma idea de juego.

- ¿Se encuentran más cómodos cuando juegan lejos de Anoeta?

- Cuando jugamos fuera los rivales tienen la responsabilidad de abrirse un poco más, de venir a por nosotros. Es algo que beneficia a nuestro juego. De todos modos, en los últimos partidos ante nuestra afición hemos andado mucho mejor.

- Reapareció ante el Vardar, jugó contra el Eibar y la Real ganó los dos partidos después de cuatro consecutivos sin hacerlo en Anoeta.

- Es algo totalmente anecdótico.

«Cuando jugamos fuera los rivales se abren un poco más, algo que nos beneficia»

- Pero las estadísticas dicen que desde que Eusebio está en la Real, cuando ha faltado Zurutuza, se han logrado el 36% de los puntos. Cuando ha jugado, el 60%.

- Los datos están ahí pero no les doy más vueltas. Con Eusebio la temporada pasada se afianzó un once tipo y jugué casi siempre. En estos casos, para el que entra puntualmente es más difícil porque no está acostumbrado. Este año, en cambio, hay más rotaciones y más oportunidades para todos .

- ¿Con Eusebio ha encontrado su puesto ideal?

- Siempre he jugado en el centro del campo, aunque Eusebio al principio me ponía en banda, quizá ahí lo hacía tambien con Moyes. Es una posición que no me gustaba, pero lo importante es jugar. Supongo que el míster vio que tengo facilidad para asociarme con los compañeros, el trabajo que hago... y decidió ubicarme en el centro. Para mí es algo habitual.

- El tridente que forma con Illarramendi y Prieto es la única línea que no rota salvo ocasiones contadas.

- Todos somos importantes, desde el portero hasta el último delantero. Los onces que están en el campo tienen que hacer un buen trabajo para que cada uno brille en su faceta. Es verdad que los tres nos conocemos y entendemos muy bien. Si a eso le unes nuestra experiencia, el equipo es más fuerte. En cualquier caso, no hay que perder de vista que cuando alguno de los tres no hemos estado el equipo también ha respondido y hay jugadores que lo han hecho muy bien.

- ¿Se refiere a Zubeldia?

- Es muy buen jugador. Cuando yo tenía su edad seguro que tenía menos experiencia que la que tiene él ahora. Es muy tranquilo, aprende muy rápido y es el futuro de la Real.

«Hemos perdido el miedo a perder, pero a veces nos penaliza»

- Canales también ha jugado en su puesto.

- Sergio es un luchador. Con todo lo que ha pasado sigue ahí, trabajando a tope y siempre con una sonrisa. Todo lo que nos da es mucho.

- ¿Es la plantilla más completa desde que está en la Real?

- Sí, es muy rica en recursos. El míster, depende de lo que quiera, tiene en su mano poner a uno u otro y muchas variantes donde elegir.

- Los resultados no se resienten a pesar de las rotaciones

- La continuidad que nos ha dado el entrenador y llevar dos años con el mismo estilo de juego hace que ahora todo vaya mucho más rodado. Cada futbolista está teniendo muchos minutos de juego y cuando entra uno nuevo en el equipo el engranaje no se resiente.

- Los jóvenes están cumpliendo.

- Eso quiere decir que en las categorías inferiores se hace un gran trabajo. El público ve el trabajo final de los jugadores que salen, pero hay muchos que se han quedado por el camino y que han tenido una formación muy buena.

- ¿Se acusa jugar tres competiciones?

- Cada viaje extra, cada entreno y cada partido son como un granito de arena más, pero al final tu cabeza y tu cuerpo se acostumbran y te adaptas. Creo que la mente es el factor más importante para hacer frente a esta exigencia. Cuando juegas cincuenta partidos la experiencia te enseña a dosificarte, a saber cuándo hacer los esfuerzos. Los viajes son lo que más se notan, pero para eso tenemos la plantilla que tenemos.

- Está temporada ha habido una renovación en la capitanía y no está usted entre los elegidos.

- A mí como a todos me hubiera gustado estar entre los elegidos, pero yo ya sé lo que soy para mis compañeros dentro del campo y fuera de él. No necesito el brazalete para ayudarles o estar a su lado. Al final, todos tenemos que ser responsables. Se trata de tener sentido común y de cómo ves las cosas, de tratarlas con naturalidad.

- ¿Está en su mejor momento?

- Nunca estás en una nube, pero sí estoy disfrutando mucho. Con 31 años tienes otra pausa para ver las cosas, tanto en el fútbol como en la vida.

- Acaba contrato en 2019. ¿Piensa en el futuro?

- Quiero vivir el presente y no mirar más allá. Quiero disfrutar con lo que me está tocando vivir ahora, que está siendo muy intenso, y no distraerme con otras cosas.

«Disfruto mucho. Con 31 años tienes otra pausa para ver las cosas, en el fútbol y en la vida»

- ¿Le queda cuerda para seguir?

- En el fútbol es mejor ir día a día porque todo puede cambiar en un instante. Ahora mismo me encuentro muy bien, pero dentro de un año a saber cómo estoy físicamente.

- Si fuera por la afición ya habría renovado.

- Siempre me he sentido muy querido, desde el primer minuto. En general, la gente siempre me ha apoyado y me siento superfeliz. Es un orgullo y una satisfacción que en tu casa te quieran.

Fotos

Vídeos