Real Sociedad

Cornellá, un estadio fetiche como rampa de despegue

Odriozola, Illarramendi, Oyarzabal, Navas y Prieto, tras ganar la temporada pasada en Cornellá./AFP
Odriozola, Illarramendi, Oyarzabal, Navas y Prieto, tras ganar la temporada pasada en Cornellá. / AFP

La Real Sociedad ha ganado en sus dos últimas comparecencias y acumulan tres triunfos y dos empates en los siete encuentros disputados

R. MELERO

La Real Sociedad va a arribar al estadio de Cornellá-El Prat en plena rampa de despegue de lo que pretende ser una remontada épica. Una especie de maquillaje en una temporada que se ha visto marcada por dos sopapos inesperados. El primero ante el Lleida en la Copa y el segundo frente al Salzburgo en la Europa League. No por no llegar hasta altísimas cotas en ambas competiciones sino por caer ante dos equipos que no son la panacea en el universo futbolístico europeo.

El cometido de Eusebio Sacristán y los suyos es claro. Agarrarse a la competición doméstica y demostrar que la Real Sociedad tiene el fútbol suficiente y calidad para adelantar, por lo menos, a cinco equipos. Si hay alguno que por detrás es capaz de sacar más puntos que los realistas siempre y cuando los resultados de éstos sean buenos, habrá que conformarse con haberlo intentado. Sin embargo, parece que el vestuario y su guía están convencidos de que se puede lograr.

No hay dos sin tres.
Las dos últimas visitas de la Real al Estadio de Cornellá se han saldado con triunfos 0-5 y 1-2.
Marca casi siempre.
Tan solo en una de las siete comparecencias, los blanquiazules no han marcado. Fue en la temporada 14/15 y cayeron por 2-0.
Despegue.
Debe firmar una racha de varios encuentros seguidos con victoria para llegar con opciones finales de pelear por Europa.

La intención de los blanquiazules es escalar puestos en la tabla que auguren un final de campeonato donde haya opciones de entrar en competición europea. Para ello el séptimo puesto será el último que otorgue premio, siempre y cuando el Sevilla- finalista de la Copa con el Barcelona- se meta entre los seis primeros.

El reto no es difícil de cuantificar. Debe recortar los siete puntos de desventaja que tiene con el Girona, rival que por cierto deberá visitar Anoeta dentro de tres jornadas. La pelea comenzará para la escuadra txuri-urdin mañana en una campo que no se le ha dado mal desde que jugara por primera vez en la temporada 10/11, la primera desde su regreso del pozo de Segunda.

En siete encuentros la Real Sociedad salió victoriosa en tres de ellos, empató dos y perdió otros tantos. Solo en la derrota de la temporada 14/15, los guipuzcoanos se quedaron sin marcar. En el resto de partidos, la Real ha conseguido perforar al meta espanyolista y además hace un par de temporadas firmó la mayor goleada en Cornellá, 0-5. Aquel lunes Jonathas de Jesús en dos ocasiones, Mikel Oyarzabal, Carlos Vela y Diego Reyes lograron la mayor goleada de esa campaña por encima de un 0-4 al Levante.

Las únicas derrotas fueron en la primera visita de la Real Sociedad al remozado estadio periquito, por 4-1 y por 2-0. El resto de resultados han sido favorables a los realistas, que la menos han puntuado. Con Phillipe Montanier comandando la nave blanquiazul, la Real empató a dos tantos en dos temporadas consecutivas, la 11/12 y la 12/13. Después llegó una victoria por la mínima, 1-2, y el otro triunfo se produjo la campaña pasada por idéntico resultado, 1-2 con goles de Carlos Vela e Illarramendi. Así las cosas, ese último triunfo más la goleada por 0-5 la confieren a Eusebio la figura de invicto en el estadio barcelonés.

El pucelano deberá seguir con ese ritmo para avanzar hacia la séptima plaza. Con tantos equipos en la pelea, será difícil escalar posiciones rápidamente y por ellos dos o tres triunfos consecutivos pueden ser la mejor forma de mirar el fin de temporada con esperanza.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos