Real Sociedad

La Real Sociedad cree en Eusebio

Eusebio, durante el entrenamiento de ayer en Zubieta./LOBO ALTUNA
Eusebio, durante el entrenamiento de ayer en Zubieta. / LOBO ALTUNA

La Real cree en su técnico, aunque si los resultados no llegan su futuro quedará comprometido. El hipotético recambio no vendría de fuera sino que sería de casa, y ahí el mejor colocado es Imanol Alguacil, el entrenador del Sanse

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

Después de la tempestad viene la calma. 36 horas después del encuentro de Villarreal la plantilla regresó al trabajo con Eusebio al frente y la vista puesta en la final del viernes ante el Deportivo en Anoeta. Su continuidad no ha sido puesta en cuestión por el Consejo de Administración, que mantiene su confianza en el técnico a la espera de que los resultados empiecen a mejorar. Este es el escenario que contemplan los rectores de la entidad en este momento.

Ganar al Deportivo. A nadie se le escapa que el duelo ante el Deportivo puede empezar a marcar su futuro. En el club existe la esperanza de que el viernes el equipo pondrá fin a la mala dinámica de resultados y que, a partir de un primer triunfo, la ansiada recuperación estará más cercana. En las tres próximas jornadas pasarán por Anoeta dos de los conjuntos en peor dinámica del campeonato, el equipo gallego y el Levante, el 18 de febrero. Si se suman los seis puntos Eusebio podrá respirar más tranquilo porque la Real tomaría distancia respecto a los puestos de descenso. Este es el escenario idílico con el que se sueña a corto plazo. Pero si la caída no se detiene, ¿qué pasará?

Aguantar hasta mayo.En principio, tiene que suceder una hecatombe el viernes para que el entrenador txuri-urdin no llegue al duelo del Bernabéu el sábado 10 de febrero ni sea quien dirija al equipo en la eliminatoria de dieciseisavos de final de la Europa League ante el Salzburgo los días 15 y 22 de febrero.

Salvo hecatombe ante el Dépor, Eusebio estará en el Bernabéu y en el cruce europeo ante el Salzburgo

El apoyo de los jugadores al entrenador es tenido muy en cuenta por el Consejo de Administración

El Consejo y la dirección deportiva entienden que va a sacar la situación adelante y aguantarán con él hasta donde sea necesario. Valoran su trayectoria al frente del equipo desde que llegó a San Sebastián en noviembre de 2015 y les gustaría que acabara la presente temporada. En los 27 partidos que dirigió en la 15/16 el blanquiazul fue el sexto equipo que más puntos sumó por detrás de los tres grandes, Athletic y Villarreal, y la pasada campaña logró el billete directo para la fase de grupos de la Europa League después de desplegar por momentos el mejor fútbol del campeonato. Ahora todo ha cambiado muy rápido y son los malos resultados los que han colocado al entrenador en la picota.

A ese buen pasado reciente, otro argumento que sirve para mantenerle en el cargo es que se entiende que su propuesta futbolística es la que mejor se adecúa a la Real, a pesar del bofetón sufrido en Villarreal producto del cambio a un nuevo sistema no asimilado. El primer tiempo ante el Barcelona o buena parte del encuentro contra el Celta, en los que las sensaciones fueron buenas, son tenidos en cuenta en la planta noble de Anoeta para seguir confiando en el técnico.

Los jugadores, con el técnico. Además, se entiende que la plantilla está con el entrenador, una circunstancia que otras veces no ha sido así en tiempos de crisis. Willian José, Llorente y Oyarzabal rompieron una lanza a su favor tras el encuentro de Villarreal y la misma opinión les transmitieron los cuatro capitanes -Prieto, Agirretxe, Illarra e Iñigo- a Aperribay y Loren en la comida que mantuvieron hace dos semanas.

No obstante, si los resultados siguen siendo negativos para la institución, al Consejo no le quedará más remedio que tomar medidas drásticas con respecto a Eusebio. Es un escenario en el que se prefiere no pensar, pero ante el que el club estaría preparado para actuar.

Un repuesto de Zubieta. Llegados a esta situación, que en la Real confían en que no se dé, lo que parece claro es que no se acudirá al mercado para traer a un nuevo entrenador. Se han consumido 21 jornadas y hay un reto abierto en Europa que es inminente que requiere que desde el banquillo se tenga un conocimiento cercano de la plantilla. El escenario, por tanto, sería diferente a las dos ocasiones anteriores en las que durante el mandato de Aperribay se produjo un relevo con la temporada en marcha. Entonces era noviembre cuando Moyes sustituyó a Arrasate en 2014 y Eusebio al escocés en 2015 y apenas se había consumido un tercio de Liga. Ahora el margen de maniobra sería menor y se considera un riesgo traer a un entrenador que necesite de un periodo de adaptación.

Por eso se tiene claro que el recambio debería ser un técnico de la casa y el mejor colocado es Imanol Alguacil, el entrenador del Sanse. El oriotarra de 46 años lleva tres dirigiendo con buen tino el timón del filial -desde que Santana pasó a formar parte del staff técnico de Moyes- y en este tiempo, además de asentarlo en la primera mitad de la tabla, ha conseguido buen juego y nutrir al primer equipo de futbolistas. En los 123 encuentros de Segunda B con los potrillos presenta un promedio de 1,46 puntos por partido, gana casi uno de cada dos. Por sus manos han pasado siete jugadores de la primera plantilla como Aritz Elustondo, Odriozola, Bautista, Guridi, Zubeldia, Kevin y Oyarzabal, este de forma esporádica al final de la 14/15, un tercio casi del plantel.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos