Real Sociedad

Carlos Vela tiene cinco meses por delante para agrandar su historia

Carlos Vela conduce el balón en el partido de ayer en Burgos, en el que salió de capitán.
Carlos Vela conduce el balón en el partido de ayer en Burgos, en el que salió de capitán. / LOBO ALTUNA

El delantero mexicano puede convertirse en el segundo extranjero con más partidos y más goles en la Real Sociedad

A.GSAN SEBASTIÁN.

Cuando en enero de 2018 Carlos Vela ponga rumbo a Estados Unidos para incorporarse al Los Ángeles FC, lo hará después de haber inscrito su nombre como uno de los jugadores extranjeros más importantes de la historia de la Real.

Desde que llegó a Gipuzkoa en 2011 con 22 años ha sido un fijo para todos los entrenadores que ha tenido -Montanier, Arrasate, Moyes y Eusebio-, lo que le ha permitido convertirse en el tercer foráneo con más partidos en la historia de la Real (233), solo por detrás de Darko Kovacevic (286) y Claudio Bravo (237), con la particularidad de que el serbio llegó a esa cifra en dos etapas diferentes en el club y el chileno es un portero. Con cinco meses por delante y tres competiciones por jugar, de no haber lesión por medio, Vela superará al portero.

Nació
en Cancún el 1 de marzo de 1989. Mide 1,77 metros y pesa 77 kilos.
Llegó
a la Real Sociedad en 2011 cedido por el Arsenal inglés. En 2014 el club blanquiazul abonó 11 millones de euros por el fichaje del jugador.
Ha jugado
233 partidos oficiales con la Real en los que ha marcado 72 goles.

La segunda faceta en la que el azteca ha destacado es sus seis temporadas en Anoeta ha sido la goleadora. Sin ser un nueve nato y para un jugador que casi siempre ha iniciado su juego pegado a la banda, sus datos son espectaculares. Hasta el momento, ha marcado 72 goles, por los 107 que acumula Kovacevic y los 76 de Kodro. Sería una gran noticia para el equipo que lograra superar los registros del bosnio.

Tres campañas de ensueño

A nadie se le escapa que sus mejores actuaciones se dieron en sus tres primeras temporadas en San Sebastián, cuando formó con Griezmann una de las mejores duplas de la Liga. En la campaña 11/12 marcó 12 goles y 7 asistencias, una más tarde, la 12/13 en la que la Real logró el cuarto puesto que dio el billete a la Champions, anotó 14 goles y dio 16 asistencias, mientras que en la 13/14 se fue hasta los 21 tantos y 20 asistencias sumando las tres competiciones en las que tomó parte el cuadro txuri-urdin.

Fue el momento más dulce del internacional mexicano que, gracias a su verticalidad, desborde, olfato de gol, capacidad para desequilibrar e inventar hizo soñar a la afición de Anoeta. Vela se convirtió en la versión más cercana que ha tenido la Real de aquello que Valdano definió como «futbolista de dibujos animados» para referirse a Romario.

Pero la marcha al Atlético de Madrid de su «hermanito» -como le solía llamar al francés- en el verano de 2014 y la rotura del menisco de su rodilla derecha en el Bernabéu en enero de 2015 frenaron su trayectoria ascendente. Desde entonces nada volvío a ser igual.

En la 14/15 marcó 10 goles y dio 5 asistencias. Una más tarde fue la peor que completó defiendo los colores blanquiazules. Todo comenzó a torcerse cuando el delantero confesó al comienzo de verano su deseo de marcharse a la MLS. El club le ofreció ser uno de los capitanes junto a Prieto, Mikel y Ansotegi para tratar de implicarlo y que tirara del carro y tuvo toda la confianza de Moyes y Eusebio, pero nada surtió efecto. Protagonizó algunos actos de indisciplina, incluso debió pedir disculpas tras ausentarse de un entrenamiento por haber ido a Madrid sin permiso del club-y firmó su año más decepcionante en el que a pesar de disputar casi 3.000 minutos solo anotó 5 goles -ninguno trascendente- y dio cuatro asistencias.

La temporada pasada Vela cambió su actitud. En lo deportivo y en lo personal volvía a encontrarse feliz en Donostia y eso se notó en su rendimiento sobre el césped. Marcó diez goles, tres de penalti, y ofrecido seis asistencias, lo que no está mal. Ahora tiene por delante cinco meses por delante para agrandar su figura. Sería su mejor despedida de la Real.

Más

Fotos

Vídeos