Real Sociedad

Cinco internacionales en las selecciones inferiores que darán que hablar muy pronto

Roberto López, Zubimendi, Barrenetxea, Pacheco y Turrientes vienen pisando fuerte por debajo del Sanse

Miguel González
MIGUEL GONZÁLEZ

En la cantera realista no todo el talento se acumula en el Sanse. Por debajo hay varios jugadores de la Real Sociedad que apuntan muy alto aunque no hayan ingresado aún en la estructura profesional que marcan los dos primeros equipos.

Roberto López (Zaragoza, 2000) es el más conocido después del 'hat-trick' que le endosó al Athletic en el derbi juvenil en Zubieta. A sus 18 años es internacional sub-19, ha ido convocado con el Sanse y ha debutado en la Real C. Llegó a Zubieta hace tres años del Amistad de Zaragoza después de que el Liverpool y el Villarreal también le pretendiesen. Incluso estuvo haciendo una prueba en Inglaterra. Es un mediapunta zurdo de 181 centímetros con mucha habilidad, que tiene pase y llegada, lo que le hace difícil de defender para los contrarios por esa dualidad. Posee buenos golpeos, lo que le ayuda a ser un gran definidor, y es muy descarado en las acciones de uno contra uno. El club tiene pensado que haga la pretemporada en el primer equipo y que la próxima campaña juegue en el Sanse. Con la salida de Vela y Canales y la retirada de Xabi Prieto, hay sitio para un joven con ganas de comerse el mundo.

En la posición de mediocentro organizador el que mejor viene es Martín Zubimendi (Donostia, 1999), internacional sub-19, titular indiscutible en la Real C y que esta temporada ha jugado cinco partidos con el Sanse. Es un futbolista muy completo que domina todas las facetas del juego. Va bien por arriba sin ser el más alto, no es muy fuerte pero gana las disputas y cuando arranca en conducción rompe líneas sin ser el más rápido. Técnicamente notable, destaca por su capacidad para interpretar el juego, repartir balones a los compañeros y su concentración. En infantiles jugaba de mediapunta, lo que hace que no le tiemble el pulso cuando tiene que acercarse al área. Es un valor seguro que crece sin prisa pero sin pausa.

En la generación de 2001 hay dos futbolistas que llaman poderosamente la atención. Ambos internacionales en las categorías inferiores. Jon Pacheco, de Elizondo, es un central zurdo de mucha categoría que fue fichado del Baztán en edad infantil y que fue llamado por Santi Denia para jugar el Europeo sub-17 en Inglaterra, en el que fue titular ante Serbia. Es uno de los pilares del Easo que se ha proclamado campeón de Liga, un defensa que destaca por su naturalidad, colocación y seguridad defensiva, así como por tener una buena salida del balón.

El donostiarra Ander Barrenetxeaes, a buen seguro, el futbolista de Zubieta más eléctrico y con mayor capacidad de desborde en el mano a mano. Es un jugador potente en su tren inferior y con centro del gravedad bajo que encuentra huecos por los que colarse con facilidad. Puede actuar tanto por dentro, como segundo delantero, como por fuera de extremo, donde hace mucho daño. Aunque pertenece al Easo, ya sabe lo que es jugar en el División de Honor juvenil, donde ha marcado las diferencias en varios partidos. Es internacional sub-17, aunque una lesión le impidió estar en el Europeo.

En la generación del 2002 hay dos cadetes que han jugado todo el año en juveniles con el Easo. Kerman Sukia, de Lazkao, es un central diestro contudente y atrevido con el balón, mientras que Beñat Turrientes, internacional sub-16 de Beasain, es un pivote defensivo que da mucho equilibrio al juego.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos