Mikel Aranburu: «Al ceder el brazalete a Xabi Prieto no tuve que decirle nada, es sensato, inteligente y ve las cosas claras»

López Rekarte y Prieto felicitan a Aranburu tras anotar un gol al Athletic en San Mamés en 2006, en el regreso del azpeitiarra tras su grave lesión. / JOSÉ MARI LÓPEZ
López Rekarte y Prieto felicitan a Aranburu tras anotar un gol al Athletic en San Mamés en 2006, en el regreso del azpeitiarra tras su grave lesión. / JOSÉ MARI LÓPEZ

Mikel Aranburu, el gran capitán azpeitiarra de la Real Sociedad, destaca de Xabi Prieto que «sabía desde el primer día qué responsabilidad asumía»

IÑAKI IZQUIERDO SAN SEBASTIÁN.

Desde la construcción de Anoeta, el brazalete de capitán ha ido pasando, más que de jugador en jugador, de institución en institución. En un club tradicional como la Real Sociedad, no podía ser de otra manera. Loren se lo cedió a Aranzabal y éste a Aitor López Rekarte. Xabi Prieto lo recibió de otro grande, Mikel Aranburu, que recuerda su convivencia y el momento definitivo del relevo, a la hora de su retirada: «Yo fui el anterior capitán, aunque más que trabajo de uno, la capitanía es responsabilidad de un grupo. Xabi Prieto lleva muchos años y lo sabe todo del club, del entorno y del vestuario».

El excentrocampista azpeitiarra explica que «el paso a ser capitán no siempre es igual. Cada uno hace su camino. Es un proceso natural, que se produce poco a poco, a base de años y partidos. Normalmente es alguien que juega de titular de forma habitual... Todos los factores se van sumando».

Mikel Aranburu, con otro estilo aunque el mismo señorío que Xabi Prieto a la hora de representar al club, describe la labor de un capitán: «Una parte se desarrolla dentro del vestuario y otra, fuera. De cara al exterior el capitán tiene que generar los mínimos problemas posibles y, cuando hay algo que arreglar, dar un paso adelante para solucionarlo. Xabi Prieto ha sabido ser capitán en esos dos ámbitos. Siempre ha estado para ayudar al club y a los compañeros».

El jugador azpeitiarra se retiró en 2012. El equipo estaba bien y el brazalete, en buenas manos: «Estaba tranquilo con cedérselo a Xabi. Antes de retirarme, él ya había sido capitán en diferentes ocasiones cuando no jugaba yo, así que no fue algo que sucedió de un día para otro. Además, con Prieto fue algo totalmente natural, sin que yo le explicara nada porque es muy inteligente, sensato y ve las cosas claras. Sabía desde el primer día qué responsabilidad asumía».

Aranburu dice no descubrir ningún secreto al afirmar que «todos hemos visto quién ha sido Xabi Prieto. Muy inteligente en el juego y fuera del campo». Por eso, el azpeitiarra -que sigue colaborando con la Real con las categorías inferiores- considera que su retirada deja un vacío. «Va a ser una gran pérdida, pero se irá cubriendo el hueco, como ha pasado siempre en la historia de la Real. Ahora les tocará asumir ese papel a los que llevan un tiempo en el primer equipo, como Agirretxe, Carlos Martínez o Illarramendi, y alguno de fuera con trayectoria larga como De la Bella. En un futuro próximo aparecen los jóvenes como Oyarzabal. La marcha del vestuario la llevarán ellos. La capitanía es un grupo».

«Técnicamente excepcional»

El finísimo centrocampista azpeitiarra accede a dar una opinión futbolística de Prieto: «Técnicamente excepcional, en el regate y en el centro, así como en los penaltis, el mejor que he conocido. Destacaría su lectura del juego, primero por banda y, ahora, por dentro. Sabe coger el sitio bueno, cuándo profundizar o cuándo dejarse caer a un lado para crear superioridades de dos contra uno. Esa destreza proviene de su época en banda. Sabe elegir la opción correcta. Es un centrocampista muy completo, con un buen mano a mano».

Se dice de Prieto que se cuidaba al máximo. «Eso es cierto. Se cuidaba mucho. No es casualidad que haya llegado a esta edad y a acumular tantos partidos. Es normal que física y mentalmente note el desgaste, pero ha sido un ejemplo en este sentido. No tenía claro que se iba a retirar, aunque lo había dejado caer en alguna entrevista. Esta temporada había estado muy bien antes de la lesión».

Echando la vista atrás, no puede elegir un solo momento vivido junto a Xabi Prieto: «Más que un partido, me quedo con toda su trayectoria, en los buenos momentos y en los muy malos, que nos tocó vivir juntos. Puedo decir que nunca, nunca me ha fallado. Un gran compañero y un gran capitán».

Xabi Prieto se retira

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos