Real Sociedad

Caras alegres y muchas bromas en la vuelta al trabajo en Zubieta

Los titulares en Balaídos se entrenaron a menor ritmo y Januzaj, Iñigo, Pardo y Zubeldia mejoran de sus lesiones

AXEL GUERRA SAN SEBASTIÁN

Caras sonriente, muchas bromas y buen humor. La victoria con remontada incluida que logró la Real ante el Celta alegró la soleada mañana de ayer en Zubieta.

Los que fueron titulares en Balaídos llevaron a cabo una sesión más suave que el resto. Se ejercitaron durante 45 minutos y se retiraron tras realizar unas carreras, unos rondos y unas series de estiramientos. En los ejercicios con balón no participó Illarramendi, el único titular que saltó al campo principal de Zubieta con zapatillas en vez de botas.

Los que salieron en Balaídos desde el banquillo o no llegaron a jugar se entrenaron durante casi hora y media. Tras los ejercicios de posesión llegó el turno de los partidos en espacios reducidos. Primero por parejas y luego en equipos de cuatro futbolistas. Especialmente intenso fue el trabajo en esta parte en la que nadie regaló nada.

Susto y gol de Llorente

Fruto de ese brío, Llorente se llevó tres golpes fortuitos que le obligaron a parar unos instantes y ser atendido. El más preocupante fue uno que recibió en el tobillo derecho -el mismo que le dio problemas durante la concentración en Ermelo- cuando quería adelantarse a un remate de Agirretxe. El defensa cojeó durante unos minutos, pero se recuperó y marcó uno de los mejores goles del día con tiro lejano ante el que nada pudo hacer Toño. Recibió otros dos golpes en sendas acciones con Juanmi en una disputa de un balón aéreo y en una ocasión en la que el madrileño intentó un regate.

Mejoran los lesionados

La noticia positiva de la jornada estuvo en la evolución de los lesionados. Januzaj, Iñigo, Zubeldia, Pardo y Carlos Martínez se ejercitaron sobre el césped del José Luis Orbegozo, mientras que Guridi lo hizo en el interior de las instalaciones. El belga, que fue baja en Vigo por una sobrecarga, realizó carrera en solitario y tocó balón. El central, aquejado de una rotura fibrilar de grado I, primero trabajó en el gimnasio y luego estuvo corriendo por espacio de media hora. También golpeó el balón con las dos piernas.

Pardo, que cayó lesionado ante el Burgos y sufre una distensión leve en la rodilla derecha, y Zubeldia, aquejado de unas molestias en el cuádriceps derecho, realizaron parte del trabajo con el grupo. Cuando llegó la hora de los partidos en espacios reducidos se retiraron a hacer carrera. Carlos Martínez, que cumple su quinto mes de recuperación tras ser operado en abril de de la rotura parcial del ligamento cruzado de la rodilla derecha, se ejercitó a buen ritmo y demostró que cada día está más cerca de recibir el alta médica.

Fotos

Vídeos