Real Sociedad

Real Sociedad: Pegada brutal

Los jugadores de la Real celebran el gol de Oyarzabal.
Los jugadores de la Real celebran el gol de Oyarzabal. / ACERO

La Real se impone con épica al Celta en un partido en el que los txuri-urdines suplieron sus fallos atrás con el acierto de cara a gol

miguel gonzález
MIGUEL GONZÁLEZ

Se sabrán de memoria la cantinela esa de que los equipos grandes no necesitan jugar bien para ganar. Que les vale con su pegada para solventar los partidos. Nos ha tocado sufrirla muchas veces en las visitas al Bernabéu y al Camp Nou. Este sábado fue el Celta la víctima que se marchó con las manos vacías después de haber merecido mucho más porque medirse a un rival que puede juntar a la vez en el terreno de juego a Vela, Agirretxe, Willian José y Juanmi resulta temible.

Eusebio, después de una pretemporada irregular en la que no había podido contar con muchos de sus hombres más importantes, quiso guardarse las espaldas de inicio y jugar solo con un delantero natural, Willian José. La consecuencia fue que a la Real le costó no solo llegar, sino jugar en posiciones avanzadas. Pero cuando se vio por detrás en el marcador sacó a toda su artillería y la armó gorda. Vela ha regresado animado de Los Ángeles y le bastó media hora para liarla. Inició la jugada del 2-2 y provocó el penalti del triunfo. Juanmi, el héroe de Balaídos, enchufó la primera que tuvo. Y Willian José, cuando jugó arropado por más delanteros, pudo moverse con soltura sin centrar la atención de la zaga contraria. Una asistencia marca de la casa en el 2-2 y una pena máxima transformada para empezar la Liga con tres puntos y una sonrisa. Si ganar cuando eres mejor siempre es una alegría, imagínense cómo sabe hacerlo cuando el rival no ha sido peor que tú. Un subidón.

Juanmi se queda en el banquillo. Eusebio sorprendió con su once inicial al dejar fuera de él a Juanmi, el héroe hace tres meses y el blanquiazul que más minutos había acumulado en pretemporada, el único con participación en los diez amistosos del verano. Se daba por descontado su concurso acompañando a Willian José en el ataque pero el técnico prefirió reforzar la parcela ancha con la presencia de dos hombres más retrasados como Canales y Oyarzabal en las bandas que echaran una mano a Illarramendi, Zurutuza y Prieto. La apuesta no le salió muy bien, porque su equipo no fue reconocible en la primera hora de juego, pero después tiró del arsenal que tenía en el banquillo y los tres puntos se fueron para casa, que era lo que importaba. Y con participación estelar del de Coín en el tanto del empate.

Sufren los laterales. El partido arrancó con el Celta llevando la iniciativa y la Real tratando de buscar el contragolpe. El libreto de Unzue implica riesgo en la salida de balón para cruzar balones en campo contrario hacia los dos puñales que tiene en los costados, Aspas y Sisto. A partir de ahí, si presenta una circulación rápida, los defensas contrarios no tienen opción de recibir ayudas y quedan desprotegidos en el mano a mano. Por eso sufrió tanto la Real por los costados en el primer tiempo bajo un mismo guion: cambio de orientación de Jozabed de izquierda a derecha buscando a Aspas o giro de este hacia Sisto.

El hábil delantero de Moaña tuvo las dos primeras en sendas acciones individuales que acabaron con disparo. Pero en la tercera abrió la lata el cuadro vigués en un cambio de juego de Aspas hacia Sisto para que este tensara a Odriozola. El danés puso el centro al segundo palo y ahí no anduvo fina la zaga txuri-urdin, que perdió los dos duelos en el área. Wass se impuso a Kevin en el salto y Maxi Gómez le robó la cartera a Navas para meter la caña ante Rulli.

Oyarzabal la coloca de cine. Que el Celta llevase la iniciativa tampoco quiere decir que estuviese avasallando a la Real, que aprovechó que Hugo Mallo y Jonny tenían una posición adelantada en el campo para colar balones a sus espaldas. Kevin sirvió tres buenos centros desde la esquina y Odriozola, tras un envío al espacio de Canales, se vio solo ante Sergio. Sin embargo, no acertó a sincronizarse con Willian José en el pase de la muerte. El brasileño vaciaba la zona del ‘nueve’ para filtrar compañeros desde la segunda línea pero los de Eusebio jugaban tan lejos del área contraria que solo los laterales hacían peligro.

2 Celta de Vigo

Sergio Álvarez; Hugo Mallo, Cabral, Fontás, Jonny; Radoja, Wass, Jozabed (Lobotka, m.75); Iago Aspas, Pione Sisto (Hjulsager, m.86) y Maxi Gómez (Hernández, m.66)

3 Real Sociedad

Rulli; Odriozola, Aritz Elustondo, Navas, Kevin Rodrigues; Illarra, Zurutuza, Xabi Prieto (Agirretxe, m.80); Canales (Carlos Vela, m.56), Oyarzabal (Juanmi, m.66) y William José.

GOLES
1-0, m.22: Maxi Gómez; 1-1, m.32: Oyarzábal; 2-1, m.50: Maxi Gómez; 2-2, m.79: Juanmi; 2-3, m.87: William José, de penalti.
ÁRBITRO
Mateu Lahoz (colegio valenciano). Amonestó a Maxi Gómez, Hugo Mallo y Jonny por parte del Celta de Vigo.
INCIDENCIAS
Partido correspondiente a la primera jornada de la Liga Santander disputado en el estadio municipal de Balaídos ante 16.961 espectadores. Antes del choque se guardó un minuto de silencio en memoria de las víctimas de los recientes ataques terroristas en Cataluña, de Julio Mallado, ex delegado del Celta Bosco, y de José Manuel Roldán "Pepín", inolvidable aficionado celeste.

Sin embargo, en una de esas Oyarzabal sacó petróleo de la nada. Un balón bien presionado arriba y la temeridad de Sergio en la zona de iniciación le dejaron una pelota franca a veinte metros con la portería desguarnecida. Y ahí, con Wass encima de él, no le tembló el pulso para colarla y hacer el empate. La campaña pasada firmó dos goles en toda la Liga, ambos en el tramo final, y en media hora ya había marcado en el presente curso. Buen presagio.

Vela cambia el partido. En la reanudación al Celta le costó más crear peligro en ataque posicional, pero aprovechó una jugada de córner para volver a cobrar ventaja. De nuevo dos duelos perdidos en el área resultaron fatídicos. Cabral saltó más que nadie y Maxi le ganó la acción a Illarramendi en el segundo poste.

Sin mucho fútbol ni ideas, la Real se estiró hacia arriba buscando la profundidad de Odriozola por la derecha como principal recurso. Pero, esta vez sí, el banquillo intimidó y progresivamente fueron saltando al campo Vela, Juanmi y Agirretxe. Eusebio vació la banda izquierda para que Kevin tirara por ahí y agrupó a sus mejores efectivos por dentro. Y el Celta no supo cerrarse y murió en dos zarpazos visitantes.

A Vela le sirvió un balón ganado a Jonny para poner en ventaja a Odriozola y lanzar el ataque del empate. Willian José, emulando su época de centrocampista en cadetes, le metió el balón perfecto a Juanmi, que como buen depredador del área, no falló ante Sergio.

Pero, con semejante pegada arriba, cualquier acción insignificante podía resultar letal y un robo de Vela a Jonny acabó en penalti. Willian no falló y nos encontramos con tres puntos de oro para abrir el campeonato sumados en el campo de un Celta que venía de golear a la Roma. Esto ya va en serio y la Real tiene mucha pegada. Y eso vale oro.

Más noticias

Fotos

Vídeos