Camino a la consistencia

Los blanquiazules logran la tercera victoria consecutiva en Anoeta en un derbi gracias a la eficacia de su pegada en los diez primeros minutos

Axel Guerra
AXEL GUERRA
1. Diez minutos para encarrilar el derbi

Llegaba la Real al derbi con el Alavés -el cuarto mejor equipo en las diez últimas jornadas después de sumar siete victorias -con la incógnita de si sería capaz de confirmar algunos de los síntomas de mejoría que había mostrado en las dos últimas salidas en Valencia y Sevilla y que le permitieran lograr la tercera victoria consecutiva en Anoeta. A los diez minutos, los realistas vencían 2-0 tras aprovechar a una jugada a balón parado y a una recuperación tras presión alta en campo contrario, dos de las señas del equipo.

2. Los saques de esquina, un filón que explotar

Los realistas se adelantaron con un remate de Moreno a la salida de un saque de esquina. Primer gol como blanquiazul del mexicano y décimo sexto -diez en Liga y seis en Europa League- que logran los realistas esta temporada en una jugada de este tipo, lo que supone casi un 20% de los 49 que han logrado en el campeonato liguero.

3. El gol no es cosa solo de los delanteros

Los tres puntos se quedaron en Anoeta gracias a los goles de un defensa y un centrocampista. Esta temporada, entre Liga y Copa, ya han marcado todos los defensores a excepción del lesionado Carlos Martínez -que no ha debutado esta temporada- y del canterano Gorosabel. Por otra parte, Illarramendi lleva siete goles y ya es el segundo máximo realizador del equipo en Liga por detrás de Willian José (11) y empatado con Oyarzabal.

4. La Ley de Murphy para encajar el primer gol

Parecía que los txuri-urdin tenían el partido controlado hasta que encajaron el gol de Pedraza. Los alavesistas aprovecharon que la Real jugaba con uno menos mientras Llorente era atendido en banda para cargar un centro al lado débil y recortar distancias. El derbi estaba abierto.

5. Canales y Zubeldia, ¿quién les mueve de ahí?

El cántabro comenzó la temporada con el cartel de ser el jugador número doce y el canterano azkoitiarra debía dar descanso a los titulares del centro del campo, respectivamente. Pero en las últimas jornadas se han consolidado en el once de Eusebio y son otros los que deben hacer méritos para desbancarles de la titularidad. Se la han ganado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos