Real Sociedad

¡Qué bueno que apareciste, Gerónimo!

Inmenso. Rulli, tras la acción en la que despeja un remate de Torres y evita que Godin marque. / AFP
Inmenso. Rulli, tras la acción en la que despeja un remate de Torres y evita que Godin marque. / AFP

De poco sirvió el partidazo que completó el portero argentino, que sostuvo a la Real con grandes paradas

KAREL LÓPEZ

No suele ser buena señal que el portero sea el mejor de tu equipo. Aunque de lo visto en el partido de ayer en el Wanda Metropolitano se puede sacar otra lectura, en este caso positiva (por sacar alguna): apareció el Rulli que la Real necesita -y necesitará, sin duda- y que todos esperábamos. ¡Qué bueno que apareciste, Gerónimo! Aunque ayer de poco sirvió...

Ayer la Real le necesitaba, y el guardameta argentino tuvo la mejor tarde de la temporada. Sin ninguna duda, además, aunque la pena fue el gol encajado cuando el partido estaba agonizando.

Cuestionado durante prácticamente todos los partidos de esta campaña, el joven portero argentino sacó ayer los guantes a pasear. Aunque no solo eso. También las rodillas, las piernas... Ayer solo le faltó parar alguna con la cabeza.

Concentrado en todo momento, Rulli, que hasta ayer había visto cómo en Liga los equipos rivales habían perforado su portería en 24 ocasiones -14 en Anoeta y 10 fuera de casa-, amargó la tarde a los atacantes del Atlético de Madrid, sobre todo a Ángel Correa, quien abandonó el campo desquiciado. El portero txuri-urdin le sacó dos mano a mano a su compatriota.

El asedio del Atlético a una Real que puso el autobús -también es cierto que pudo llevarse incluso los tres puntos- se empezó a ver tras el gol de penalti de Willian José. Fue en ese momento cuando apareció la mejor versión de Rulli. Antes del descanso, el joven portero evitó el empate con dos intervenciones de mucho mérito ante Correa.

Tras el paso por los vestuarios, Correa tuvo la tercera clara tras un buen pase de Koke. Rulli, que tapó bien la portería, vio cómo el argentino mandaba el esférico a las nubes.

Poco después, sacó dos buenos tiros, prácticamente consecutivos, de Koke y Griezmann -este segundo lo detuvo- desde la frontal.

Poco que hacer en los goles

El culpable de los dos goles que dieron al equipo de Simeone los tres puntos no fue, ni mucho menos, el meta realista.

Poco o nada pudo hacer para sacar el potente derechazo del lateral Filipe Luis. Tenía complicado hasta ver el balón. Y tras el tanto del brasileño, llegó una de sus grandes acciones de la tarde. Griezmann, de cabeza, tuvo el segundo del Atlético, pero cuando parecía que el balón iba a entrar, Rulli sacó su mano izquierda demostrando grandes reflejos. El argentino ayer vio hasta una amarilla por protestar... Fue antes de no tener mucha suerte en el cabezazo de Saúl que Kevin desvía lo justo para que Rulli no llegue y el balón acabe en el tanto de Griezmann.

Lo mejor del choque de ayer para la Real, sin duda, fue ver la mejor versión de su portero. Y que siga así...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos