Real femenina

Un buen punto de partida

Claudia Zornoza, entre dos jugadoras del Espanyol, pudo dar los tres puntos a la Real con un zurdazo en la recta final del partido/RCDE
Claudia Zornoza, entre dos jugadoras del Espanyol, pudo dar los tres puntos a la Real con un zurdazo en la recta final del partido / RCDE

La Real corta su racha de derrotas en Barcelona al empatar sin goles ante un Espanyol que era tercero pero fue inferior

O.O. G.San Sebastián

Que la Real no perdiera ayer en Barcelona ante un Espanyol que era el tercer clasificado de la Liga Iberdrola tras los intocables Barcelona y Atlético de Madrid ya era una buena noticia. Que por primera vez el equipo txuri-urdin no dejara que perforaran su portería, ya es un gran avance. Que llevara la manija del partido sin desquiciarse, resulta esperanzador. Que su buen partido solo se viera recompensado con un pírrico empate sin goles, vuelve a ser reflejo de que el inicio liguero no está regalando nada a un plantel falto de autoestima y sobrado de penurias. Pero la igualada debe suponer un buen punto de partida para que las ayer entrenadas por Gorka Álvarez comiencen a recuperar el terreno cedido tras siete derrotas en otras tantas jornadas.

El técnico lasartearra se estrenó en la Ciudad Deportiva Dani Jarque como titular del banquillo txuri-urdin tras relevar a Juanjo Arregi, que había sido cesado durante la semana. No es que la Real exhibiera una gran transformación sobre el terreno de juego. De hecho, trató de implantar su propuesta futbolística de un modo similar a como lo había hecho en otros partidos precedentes.

Como en su anterior desplazamiento, cuando cayó goleada ante el Betis (4-0), intentó mandar en el centro del campo y controlar la posesión. Pero al contrario de lo que sucedió en Sevilla, cuando un tanto en el minuto siete resquebrajó una confianza y una autoestima de cristal, el Espanyol no marcó y las blanquiazules pudieron manejar la pelota con más aplomo. Las catalanas distaron mucho del nivel que se supone a un equipo de la zona alta. Ese rol lo asumieron las realistas, lo que habría que anotar en su haber.

El Espanyol quiso pero no pudo. Se topó con una Real que exhibió unos conceptos que no se aprenden en cuatro días. Las pupilas de Joan Bacardit debieron aplicarse en defensa para tratar de frenar las acometidas realistas. Sin embargo, una vez más, el dominio txuri-urdin de la pelota resultó estéril.

0 Espanyol

Mimi, Esther (Nuria Garrote, m. 60), Berta Pujadas, Ines, Ayaki Shinada, Dominika Conc (Carola, m. 60), Baudet (Brenda, m. 60), Paloma, Letti, Elena Julve, Eli.

0 Real

Mariasun, N. Mendoza (Soldevila, m. 92), Etxezarreta, Bea (Ramajo, m. 80), Gaste, Manu (Leyre F., m. 65), Zornoza, L. Baños, N. Eizagirre (Titay, m. 85), Nahikari

Árbitra
Elena Contreras Patiño, del comité madrieleño. Amonestó a la local Ayaki Shinada.
Incidencias
Unos 150 espectadores en la Ciudad Deportiva Dani Jarque.

Las de Gorka Álvarez se volcaron durante muchos minutos sobre el campo rival, pero sin llegar a profundizar en la misma medida. El gol era su asignatura pendiente, y ayer lo volvió a ser. Un disparo de Leire Baños con su pierna izquierda fue la mejor ocasión en una primera mitad de claro dominio de la Real. Esta vez, por lo menos, no se dejó sorprendió en ninguna contra. Tampoco en algún lanzamiento lejano ejecutado con más deseo que pólvora por parte de Baudet y Dominika, que también llevó peligro tras un pase de Ayaki, pero Mariasun apenas tuvo que intervenir en todo el partido.

Ocasiones sin concretar

Tras el descanso, las realistas volvieron a la carga. Primero fue Nerea quien tuvo su oportunidad, pero más clara que la que poco después tuvo Nahikari. La urnietarra no está teniendo la suerte de cara al gol, y su buen cabezazo se encontró con la felina respuesta de Mimi.

El Espanyol rearmó su solidez defensiva y las ocasiones se desvanecieron. En la recta final, Claudia Zornoza a punto estuvo de hacer justicia con su equipo, pero su lanzamiento con la zurda terminó saliendo por la línea de fondo.

El punto, sin ser suficiente, al menos sirvió para traspasar la condición de colista al Zaragoza. Era vital cortar la dinámica de derrotas, y más tras el triunfo del Santa Teresa en Sevilla. Este domingo, por Zubieta pasará un Rayo Vallecano que ha logrado tres victorias, y todas a domicilio. Pero el primer triunfo realista debe de estar al caer.

Fotos

Vídeos