Real Sociedad

Real Sociedad: desafío con espíritu de enmienda

Los jugadores de la Real se ejercitaron ayer en el z2 bajo una intensa nevada. / ARIZMENDI
Los jugadores de la Real se ejercitaron ayer en el z2 bajo una intensa nevada. / ARIZMENDI

Eusebio ha apostado por un once compuesto por Rulli, Illarramendi, Zubeldia, Iñigo Martínez, Xabi Prieto, Wililan José, Aritz, Zurutuza, Oyarzabal, Odriozoloa y Rodrigues

MIGUEL GONZÁLEZ MADRID.

Por tercera vez en esta década la Real visita un campo de nueva construcción y lo hace con la intención de borrar el mal recuerdo del Vicente Calderón, tanto por lo sucedido en el aspecto deportivo, donde no le fueron nada bien las cosas, como en lo extradeportivo, con episodios como el asesinato de Aitor Zabaleta que conmocionaron a la familia txuri-urdin. Es de esperar que en el Wanda Metropolitano las cosas vayan por otros derroteros y el respeto a sus visitantes sea mayor que a orillas del Manzanares.

Eusebio ha apostado por un once compuesto por Rulli, Illarramendi, Zubeldia, Iñigo Martínez, Xabi Prieto, Wililan José, Aritz, Zurutuza, Oyarzabal, Odriozoloa y Rodrigues

Allí el bagaje fue bastante negativo, porque la Real solo pudo rascar cuatro victorias y diez empates en 46 enfrentamientos, lo que significa que salió derrotada en 32 de ellos, o lo que es lo mismo, se volvió de vacío en dos de cada tres visitas. Nunca fue un campo en el que los guipuzcoanos tuvieran muy buena estrella y a partir de ahora tratarán de mejorar sus números en el nuevo estadio, siendo conscientes de que puntuar en el campo del Atlético siempre va a ser difícil a tenor de la entidad del rival.

Sus dos últimas salidas a recintos de nueva construcción se saldaron con una derrota y un empate. En la 10/11 cayó con estrépito por 4-1 en Cornellá el año del regreso a Primera, mientras que en la 13/14 empató (1-1) con gol de Agirretxe en el trasvase de San Mamés al Barria.

Empresa complicada

En esta primera visita alberga la esperanza de recuperar alguno de los puntos que dejó escapar la jornada pasada ante el Las Palmas en Anoeta y lavar su imagen después del fiasco copero del miércoles. La empresa no es fácil, porque el Atlético de Madrid es tercero en la clasificación con 27 puntos y todavía no conoce la derrota en el campeonato, pero un equipo que quiere aspirar a grandes cotas en la presente campaña como el blanquiazul tiene que estar en disposición de poder ser competitivo en campos como estos.

El conjunto de Simeone aún se encuentra en esa fase de adaptación que todos necesitan cuando se mudan de casa y que la Real también vivió en su día en Anoeta. Hasta ahora solo ha jugado cinco partidos de Liga en el Wanda Metropolitano, en los que ha obtenido dos victorias y tres empates. Sus víctimas han sido el Málaga (1-0) y el Sevilla (2-0), mientras que los tres clubes que han puntuado allí han sido de relumbrón: Barcelona (1-1), Villarreal (1-1) y Real Madrid (0-0). Al cuadro colchonero le cuesta ganar, como se ve, pero sigue siendo igual de rocoso atrás y concede muy pocas licencias en el apartado defensivo. Eso hace que sume con facilidad a mínimo que aproveche las ocasiones que tiene arriba. Y últimamente ha recuperado la puntería, ya que viene de marcar diez goles en tres partidos contra la Roma, Levante y Elche.

Aunque parezca que esta temporada no es el Atlético de otros años porque está al borde de la eliminación en la Champions, lo cierto es que en la Liga no es así. Y bastan unos pocos datos para confirmarlo. El primero es que es la primera vez en su historia que no ha perdido un partido en las trece primeras jornadas. Y tratándose de uno de los clásicos del campeonato, es mucho decir. El segundo es que suma 19 encuentros fuera de casa sin perder, contando con el curso pasado, los equivalentes a una vuelta completa, y eso no está al alcance de cualquiera. Y el tercero es que viene de hacerle cinco al Levante a domicilio, con un Griezmann que ha dejado atrás una larga sequía sin marcar y parece enchufado de nuevo. Así las cosas, el partido de esta tarde se presenta complicado como verán.

Una asignatura pendiente

La Real de Eusebio llega a uno de esos campos que da mucho más de lo que quita. Un resultado positivo reforzaría la moral y las posibilidades de una plantilla que no termina de carburar como esperaba en la Liga y que se ha llevado un sopapo importante en Copa. En las diez últimas jornadas del campeonato solo ha podido lograr dos victorias ante Alavés y Eibar, dos rivales de la parte baja de la tabla. En las visitas a los tres recién ascendidos -Levante, Getafe y Girona- ha pinchado en hueso y únicamente ha sumado un punto de nueve, en Montilivi. El caso es que en Anoeta tampoco se ha mostrado mucho más solvente, ya que Betis, Espanyol y Las Palmas empataron, y Real Madrid y Valencia se llevaron el triunfo. Con semejantes resultados, ahora toca firmar algún marcador inesperado para compensar en la tabla tantos tropiezos, especialmente cuando resta enfrentarse después a Málaga, Athletic, Sevilla, Leganés y Barcelona antes de cerrar la primera vuelta.

La de hoy es la primera de esas oportunidades, aunque un repaso a los dos últimos años nos revela que la Real no ha competido demasiado bien en los campos grandes. El año pasado, por ejemplo, solo sumó un punto de 18 en las visitas a los equipos que hoy participan en torneos continentales. El que logró (1-1) en el Sánchez Pizjuán ante el Sevilla. Por el camino perdió en los feudos de Real Madrid, Barcelona, Atlético, Villarreal y Athletic. Con semejantes precedentes, y estando peor que hace un año como quedó demostrado el miércoles, dar la sorpresa se antoja complicado.

Porque el éxito de la Real de los dos últimos años ha sido hacer valer su superioridad ante los conjuntos más débiles. Ahí apenas fallaba y eso, en un campeonato que premia la regularidad, le hizo acabar arriba en la pasada campaña y obtener el billete para Europa. Ahora que le cuesta mucho imponerse a la clase media y que sigue teniendo dificultades para superar a los de arriba -de momento no ha rascado nada ante Real Madrid y Valencia-, habrá que hacer encaje de bolillos para que las cuentas salgan en mayo. Empezando por hoy en el Wanda Metropolitano.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos