Real Sociedad

El libro de estilo de Asier Garitano

Asier Garitano, entrenador de la Real Sociedad
Asier Garitano, nuevo técnico de la Real Sociedad. / ALEJANDRO GARCÍA

Destaca por la variedad de sus planteamientos y la versatilidad de la que dota a sus equipos | Para el nuevo técnico de la Real Sociedad «ser entrenador es adaptarse a una realidad cambiante. Cada partido es borrón y cuenta nueva»

Axel Guerra
AXEL GUERRA

Cuando Asier Garitano, nuevo técnico de la Real Sociedad, aterrizó en Primera en una de las primeras entrevistas que concedió a una televisión le preguntaron con qué estilo se identificaba, cuál era su referente. «No lo tengo. Me gusta cómo juega el Betis, el Atlético de Madrid, el Real Madrid, el Barcelona, el Levante o el Eibar... Como entrenador me gustaría tener la capacidad para hacer que un jugador pueda jugar en un estilo combinativo, en otro posicional, que sea bueno en el juego directo o en una presión alta o baja. Me encantaría poder hacer que el equipo pudiera jugar diferentes partidos en un mismo partido porque una cosa no te salga bien y hacer otra diferente. No voy a decir 'solo juego a esto y lo hago durante todo el año'. ¿Y si no funciona?».

Así es Asier Garitano, el nuevo entrenador de la Real Sociedad, que a lo largo de su carrera ha destacado por la capacidad para adaptarse a cada uno de los clubes en los que ha trabajado y sacar rendimiento a los jugadores. «En Orihuela jugaba a una cosa diferente a lo que lo hacía en Alcoy, pero con un mismo objetivo: estar con los mejores».

Para trasladar sus ideas al terreno de juego Asier Garitano subraya la importancia del trabajo diario, donde diseña sesiones cortas de entrenamiento pero exigentes, en las que no permite que nadie baje la guardia. Durante la semana Asier Garitano prepara los encuentros en función del rival al que se vaya a enfrentar para aprovechar de la mejor manera sus virtudes y explotar las debilidades del contrario. Juega en función de lo que tiene y de lo que se le presenta delante. «Cada partido es un borrón y cuenta nueva. Y cada vez utilizas diferentes formas (...) Ser entrenador es adaptarse a esa realidad cambiante», señaló en una entrevista a 'The tactical room'.

El salto de Segunda B a Primera le ha obligado a adaptarse a nuevas exigencias y «a pensar mucho, porque los rivales son muy buenos». Más que equipos defensivos lo que crea son conjuntos sólidos a los que es difícil hacerle ocasiones de gol y que saben aprovechar sus ocasiones, especialmente cuando juegan con velocidad.

Asier Garitano suele emplear varios sistemas, pero habitualmente apuesta por hacerlo con un 4-2-3-1, aunque en un mismo partido puede variar y pasar a jugar con defensa de cinco como hizo en el última visita de la Real a Butarque (1-0).

Una de las características de los equipos de Asier Garitano es el buen posicionamiento que tienen sobre el terreno de juego. Son el reflejo de su personalidad. Tranquilos y ordenados, no pierden los papeles. Busca que los partidos se jueguen en los espacios que más le interesa para tratar de defender donde menos daño cree que le puede hacer el rival, pero con la idea de poder robar el balón y ser él quien pueda golpear al contrario. Recurre a diferentes alturas de presión para leer dónde interesa robar para luego atacar.

Asier Garitano, «regalar poco»

Asier Garitano presta especial atención a las transiciones en las áreas, ese aspecto del juego que tantos problemas ha dado a los realistas durante esta temporada. Cuando su equipo está atacando le gusta tener controladas las situaciones defensivas para que no le puedan hacer daño a la espalda, consciente de que en Primera esos espacios resultan definitivos. El nuevo técnico de la Real Sociedad pide a sus futbolista «regalar poco», porque enfrente están los mejores jugadores del mundo.

El trabajo defensivo del equipo comienza con los jugadores más avanzados. Les exige colaborar y que hagan una labor de desgaste para que los rivales tengan más problemas en llegar a las zonas en las que les pueden crear problemas. Apuesta por ritmos de juego muy altos y con jugadores de perfil que puedan soportar esas intensidades. En este punto, cuenta con la colaboración de Miguel Pérez, el preparador físico con el que ha trabajado en el Leganés y que le acompañará en su nueva etapa en el club blanquiazul.

La base de los proyectos de Asier Garitano está en los vestuarios que forma. Sabe ver allí donde otros no alcanzan y ayuda a los jugadores a evolucionar y superar sus límites. Gabriel Pires, una de las estrellas del Leganés, es el ejemplo. Llegó al conjunto madrileño procedente del fútbol italiano para jugar por delante de la defensa, pero por sus cualidades decidió adelantarlo y que lo hiciera detrás del delantero. Con el salto a Primera, varió de nuevo su posición. «Lo importante es que el jugador crea».

Para conseguirlo son fundamentales los resultados. A sus jugadores no se cansa de decirles que las casualidades no existen y pone el bien colectivo por encima de las individualidades. Intenta dominar la parte psicológica y que haya una continuidad y normalidad en el vestuario. Si gana o pierde va a hacer las cosas similares a como las estaba haciendo.

En ocasiones recurre a otros deportistas para que trasladen su mensaje, como cuando el equipo estaba en Segunda y llamó a Chema Martínez, para que hiciera a los jugadores un símil entre una maratón (42 kilómetros) y una temporada en Segunda (42 jornadas).

Más sobre Asier Garitano

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos