Real Sociedad

Asier Garitano: «¿Entrenar a la Real Sociedad? No lo sé. Quiero dirigir un equipo para pelear con los ocho primeros»

Asier Garitano y Real Sociedad
A Asier Garitano no le van a faltar ofertas una vez anunciada su salida del Leganés. Suena para el Celta, el Espanyol y sobre todo para la Real Sociedad. / FÉLIX MORQUECHO
Entrenador del Leganés

ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

Asier Garitano (Bergara, 1969) jugó a pelota de chaval. Formaba pareja con Jokin Etxaniz. A fútbol era inteligente, jugaba por detrás del punta y defendió los colores del Eibar, Athletic B, Real Unión, Cartagena, Alicante y Benidorm. Tras colgar las botas, entrenó al Alicante, al Orihuela (le metió en el playoff), al Alcoyano (también entró en el playoff) y ha llevado al Leganés de Segunda B a Primera. Después de cinco temporadas ha decidido poner fin a su etapa al sur de Madrid. Asier Garitano es uno de los candidatos a dirigir a la Real Sociedad a partir de la próxima temporada.

- Estando en el ojo del huracán, por ser uno de los candidatos al banquillo de la Real, ¿por qué decide aceptar ser entrevistado? Lo fácil hubiera sido no meterse en fregados.

- Los que me conocéis ya sabéis cómo soy. No tengo nada que ocultar. Siempre he ido de frente, en los clubes en los que he estado he tratado de atender siempre a los periodistas y en el Leganés, más de lo mismo. Soy un tipo bastante normal y creo que cuando se da naturalidad a las cosas es positivo para todos.

- En el fútbol sobra arrogancia y se echa en falta esa humildad.

- No lo sé. Insisto en que no voy a cambiar esta forma de actuar porque entiendo es positiva para el club y para mí. En los sitios en los que he estado hasta la fecha no he tenido absolutamente ningún problema con nadie. La humildad no está reñida con la ambición. Yo siempre he tenido gran ambición en todas las situaciones y ahora se puede decir que es uno de esos momentos.

- ¿El anuncio de su salida de Leganés puede enmarcarse entonces en la búsqueda de nuevas metas?

- Es lo que quiero. Sé que dejar un banquillo de Primera es una decisión difícil y complicada, pero igual de exigente que soy con los jugadores tengo que ser exigente conmigo mismo. Es lo que siento.

- ¿Ha supuesto una liberación anunciar la decisión?

- El club sabía cuál era mi decisión una vez conseguida la salvación.

- ¿Qué hay detrás de esa decisión? ¿Tiene ofertas de clubes?

- Nada. Mucha gente cree que cuando hago pública mi decisión de poner fin a la etapa en Leganés es porque tengo otra cosa, pero nada más lejos de la realidad. El momento de acabar era este, así lo siento, y mi idea es empezar otra etapa distinta. Si hay algo, ya veremos.

- Pero alguna conversación ya ha tenido...

- Muchos entrenadores me dicen 'de verdad eres capaz de dejar...' y yo les contestó que sí, que tenía una importante oferta de renovación encima de la mesa, pero son cinco años y era el momento. De la misma forma que llegué a Leganés en Segunda B siendo consciente de que podía hacer muchas cosas, ahora creo que tengo que buscar algo diferente, ni mejor ni peor, para seguir creciendo y no solo estar con los mejores sino pelear con los mejores.

- ¿En qué puede crecer?

- En todo. Me he dado cuenta de que en Primera las diferencias entre equipos son grandes. No es lo mismo entrenar a un perfil de equipo que a otro. En Leganés estoy contento con lo que hemos hecho. Hemos querido ganar la Copa del Rey porque en partidos cortos, como digo yo, somos capaces de competir con cualquiera, pero para estar con los mejores, con los ocho-diez primeros de la clasificación, necesitas otra cosa y voy a querer buscar eso: no solo estar entre los veinte sino pelear con los ocho-diez equipos que normalmente están ahí arriba. Esa es mi intención, no sé si lo voy a conseguir, pero mi ambición es esa.

«Mucha gente cree que salgo de Leganés porque tengo otra cosa, pero nada más lejos de la realidad»

«Cuando llegué a Leganés en julio de 2013 había un físio y cuatro jugadores. Hoy le dejo en Primera»

«Sé que (Olabe) me tiene aprecio pero de ahí a poder entrenar a la Real Sociedad sería una pregunta para él»

- En Leganés le están más que agradecidos porque cuando llegó usted había una mesa, una silla y poco más.

- El 7 de julio de 2013 me encontré con un fisio y cuatro jugadores. La presidenta me dijo: 'Asier tenemos este presupuesto para Segunda B'. Era un presupuesto normal, de los ochenta equipos de Segunda B no estábamos seguro entre los diez-quince primeros. El Leganés venía de hacer un buen playoff, había una importante afición detrás, yo controlaba la Segunda B y creía que tenía capacidad para hacer una buena plantilla, como hicimos, y de que el margen de mejora era exagerado. Y acerté. Tenía posibilidad de ir a otro sitio pero elegí Leganés sabiendo lo que me iba a encontrar. Aquellas sensaciones se han confirmado como increíblemente buenas con el tiempo. También confieso que nunca imaginé llevar al Leganés hasta donde está. Quería llevarle al fútbol profesional, pero de ahí a eso...

- Y ascendió en su primer año.

- Y con eso ya estábamos contentos la ciudad, el club y yo. En la segunda temporada, ya en Segunda División, decidimos firmar quince jugadores nuevos con el objetivo otra vez de estar con los mejores. De puertas hacia adentro la meta era el ascenso, es lo que les decía a los jugadores cuando me entrevistaba con ellos, aunque públicamente hacer creer que este equipo podía jugar en Primera era complicado. Pero lo conseguimos. No sabíamos lo que era la Primera, pero nos hemos adaptado bien. En este segundo año hemos dado un paso adelante en instalaciones, en calidad de los jugadores, hemos querido ganar la Copa y creo que conseguir más es complicado. Mi sensación es esa y como no me conformo con eso decido dejar Leganés para buscar algo diferente. Si sale algo, bien, y si no seguiré aprendiendo para estar más preparado para cuando alguien se acuerde de mí.

- Así que le ha tocado hacer de todo.

- Es que no había nada cuando llegué. Había que confeccionar una plantilla, entrenar... Hemos tenido que hacer muchas cosas además de dirigir el equipo, pero cuando crees en otras cosas y tienen pasión por el fútbol se lleva mejor. Hoy el Leganés cada vez tiene más personal y ya está organizado para lo que es el fútbol profesional.

- El director deportivo, el lasartearra Txema Indias, sí se queda.

- Llegó en el año del ascenso a Primera. Lleva tres años con nosotros. Fue un gran acierto. Ha encajado perfectamente y ha sido un placer trabajar con él.

- Dice que quiere pelear con los ocho-diez primeros y pienso en la Real. ¿Qué posibilidades existen para que acabe en el banquillo de la Real?

- A día de hoy lo desconozco. No sé si hay una, cinco... Soy de Bergara, leo EL DIARIO VASCO y sé las noticias que salen. Si hay posibilidades, no lo sé. Tengo gente trabajando que me dice que esté tranquilo.

- Pero usted se ha reunido con Roberto Olabe.

- A Roberto le conozco desde hace muchísimo tiempo. Antes de que entrara en la Real estuve con él aquí en Madrid en el marco de un torneo juvenil. Roberto tienen las ideas muy claras de adónde quiere llevar a la Real y el perfil de entrenador que quiere. Sé que me tiene aprecio pero de ahí a poder entrenar a la Real sería una pregunta para él.

- En la Real Sociedad se han quedado gratamente sorprendidos de lo bien que conoce la plantilla y Zubieta.

- (Sonríe).

- ¿Qué le parece la plantilla?

- La Real es un equipo potente. Ha jugado en Europa y eso significa que hizo las cosas bien para competir con los mejores el año pasado. Hay talento a raudales. Este año ha sido algo más irregular porque afrontar tres competiciones influye mucho en el aspecto mental y ahí ha podido flojear. La Real tiene todo para estar en ese grupo de los mejores al que me refería antes.

- En la Real Sociedad tendría algo que en Leganés escasea: la posibilidad de contar con chavales de la cantera.

- No tiene nada que ver un caso con otro. En la Real se educa y se forma a los jugadores ante todo y luego alguno tendrá la posibilidad de jugar en Primera. En Leganés no llamaría cantera a lo que tenemos, es otra cosa, aunque eso no quita para que de vez en cuando consigamos hacer debutar a algún jugador. Este año he hecho debutar a tres-cuatro jugadores que hace no mucho estaban en Preferente. Pero la Real, el Athletic, el Espanyol o el Villarreal es otra historia, tienen una metodología de trabajo clara. Yo llegué a los diez años a Lezama, estuve catorce, y sé lo que se siente al ser canterano. Un club de cantera para un entrenador es un privilegio porque da muchas más posibilidades. Yo busco eso también para poder competir con los mejores.

- Usted conoce bien todas las categorías, incluida la Segunda B. ¿El Sanse tiene posibilidades de ascender a Segunda División?

- Le sigo, veo sus números y sus alineaciones aunque no tengo el tiempo que me gustaría para ver sus partidos. Mis amigos me dicen que está jugando de cine. He tenido la suerte de entrenar en todos los grupos, las eliminatorias de ascenso son a cara y cruz, pero quién sabe. Es vital el momento de forma y juego en el que se llega a los playoffs. En ese grupo II los filiales están arriba: Athletic, Sporting y Real. Eso significa que se está trabajando bien. En el Sanse hay jugadores con enorme talento, con posibilidades de llegar al primer equipo como se ha visto en los últimos años con Oyarzabal, Odriozola, Aritz, Bautista, Zubeldia, Kevin... El jugador que está abajo ve que se cuenta con ellos y eso es un gran valor. Pasar por esas eliminatorias de ascenso va a hacer mejores a esos jugadores del Sanse. El equipo, con Aitor Zulaika, ha sabido seguir la línea trazada por Imanol y eso dice mucho del trabajo que están haciendo. Sé que es un equipo que encaja poco, eso significa que ataca mucho, y todo puede pasar en una fase de ascenso.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos