Real Sociedad

Asier Garitano: «La Real Sociedad lo está haciendo bien, aunque se le nota el desgaste de Europa»

Asier Garitano pasea por Barrenkale en Bergara durante su estancia navideña en casa./MORQUECHO
Asier Garitano pasea por Barrenkale en Bergara durante su estancia navideña en casa. / MORQUECHO
Asier Garitano, entrenador del Leganés

MIGUEL GONZÁLEZSAN SEBASTIÁN.

Asier Garitano (Bergara, 1969) es el artífice del milagro del Leganés, al que cogió en Segunda B en 2013 y lo ha traído hasta Primera. De niño soñaba con ser pelotari, pero la vida lo llevó por el camino del fútbol. Primero como jugador y ahora, en los banquillos. El éxito no le ha cambiado y se agradece en estos tiempos hablar con alguien cercano y accesible que dice lo que piensa y huye de respuestas mecánicas.

- ¿Qué significa para un guipuzcoano enfrentarse a la Real?

- Es un partido especial, diferente. Lo noto en que vendrán verme más gente desde Bergara, pero para nosotros son tres puntos importantes en nuestro objetivo de salvarnos.

«Tenemos claro que para salvarnos todo parte por encajar pocos goles, por defender bien»

- ¿Y con quién van los familiares y amigos que va a recibir?

- Muchos con la Real, desde luego. En la familia habrá de todo, pero los amigos no tienen dudas. Quieren que nos vaya muy bien, pero son de la Real. Tengo más peticiones de entradas que un partido normal.

- ¿Alguna vez soñó con ser entrenador de Primera División?

- De niño, desde luego que no. Lo que todos queríamos era ser futbolista. Lo más chulo era jugar, ser jugador. Después, cuando vi que mi carrera se terminaba, sí que tenía esa inquietud por entrenar. Es muy difícil para alguien que no ha jugado en Primera sentarse en un banquillo de la máxima categoría, pero en mi caso se ha dado por la circunstancia de coger un equipo en Segunda B e ir subiendo categorías hasta arriba. Soy una excepción y quiero disfrutar de este sueño lo máximo posible.

- Es de Bergara, cuna de buenos jugadores de la Real, canterano del Athletic y exjugador del Eibar, ¿cuál de estos equipos le tira más en lo sentimental?

- Los tres. Gaztelu era vecino nuestro y amigo de mi padre. Aquellos años en los que iba a Atocha fueron inolvidables. En el Athletic estuve 13 temporadas que me marcaron y dejaron en mí una huella imborrable. Y en Eibar pasé dos años buenos y soy accionista.

- Cambio la pregunta. Con nueve años, antes de ir a Lezama, ¿cuál era su equipo?

- La Real, claro. El jugador del pueblo, Gaztelu, estaba en la Real y eso nos marcaba. Recuerdo el año que se perdió la Liga en Sevilla y los dos títulos posteriores. Venía con mi padre en coche a ver los partidos de Atocha. Pasábamos por la mañana por el hotel Monte Igueldo, en el que se concentraba la Real, a buscar las entradas y después íbamos al fútbol. He tenido mucha suerte con mi padre, porque se movía mucho y por su hijo hacía lo que fuera.

- ¿El mejor recuerdo en el viejo campo?

- Quizás el derbi de la ikurriña. Los partidos contra el Athletic eran especiales porque había un gran ambiente. Nos poníamos en la tribuna de la estación y el campo estaba a reventar. La Real jugaba muy bien al fútbol y verlo todo tan cerca era una auténtica gozada.

«No hay muchos que hayan subido desde Segunda B a Primera, por eso valoro lo que tengo»

- ¿Su ídolo en aquel entonces?

- Había mucho donde elegir. Desde un portero como Arconada, defensas como Celayeta, Olaizola o Kortabarria, centrocampistas del nivel de Perico Alonso, Diego o Zamora, o los tres de arriba, Idígoras, Satrústegui y López Ufarte. Pero el más especial de todos para mí, era López Ufarte. Era diferente a los demás.

- ¿Y cómo fue lo de fichar con diez años por el Athletic?

- Veraneábamos en Lekeitio y en aquellas fechas se jugaba un gran torneo de chavales en un campo que, curiosamente, se llamaba Zubieta. Ojeadores del Athletic me vieron jugar y me ofrecieron la posibilidad de fichar por el alevín. Lo más curioso de todo es que durante el año jugaba a pelota en Bergara y no a fútbol. En Gipuzkoa no podías federarte en dos deportes diferentes y yo prefería la pelota. Hacía pareja con Jokin Etxaniz. Pero el Athletic me dio la opción de compaginar los dos deportes y no me lo pensé. En Lezama pasé catorce años muy buenos.

- Volemos en el tiempo hacia adelante, ¿cómo surgió la inquietud de ser entrenador?

- Con 32 años jugaba en el Alicante y sabía que tenía la posibilidad de entrar en el cuerpo técnico cuando lo dejara. Así fue como estuve casi cinco años de segundo entrenador. Hasta que en 2011 el Orihuela me dio la posibilidad de convertirme en primer técnico. Las cosas me salieron bien, luego pasé por el Alcoyano y en 2013 me vine al Leganés. Llevo siete años entrenando. Se puede decir que soy nuevo en esto. Todo ha ido muy rápido en estos últimos años.

- Llevar cinco temporadas en un equipo es un hito en el fútbol español. En la Real habría que remontarse a los tiempos de Ormaetxea. ¿Cuál es su secreto?

- No es fácil. Se tienen que dar buenos resultados. Hemos logrado dos ascensos y en el estreno en Primera nos mantuvimos en la categoría. También influye positivamente que sea un club familiar en el que todos nos conocemos.

- ¿Y eso de ocupar uno de los veinte banquillos de Primera? No sé si es más complicado aún...

- Tener trabajo como entrenador ya es difícil, en cualquier categoría. Hay muchos técnicos y bien preparados. Llegar desde abajo hasta Primera es casi imposible. Se tienen que dar muchas circunstancias. No hay muchos entrenadores que hayan llegado desde Segunda B a Primera con el mismo equipo. Tres a lo sumo. Y sin haber sido futbolistas de Primera, casi ninguno. Por eso valoro tanto lo que tengo.

«Para un equipo como la Real es díficil llegar lejos en la Copa y Europa, y estar arriba en la Liga»

- ¿Cómo le gusta que sean sus equipos?

- Mi máxima es saber a qué equipo entreno y adaptarme a él. Lo que todos queremos es lograr resultados, pero no es lo mismo entrenar al Leganés que a la Real o al Real Madrid. Hay que saber dónde estás para encontrar la mejor manera de sacar rendimiento a la plantilla.

- Entre los técnicos que buscan adaptarse a sus equipos y los que pretenden que sean estos los que se amolden a sus ideas, entiendo que es de los primeros, ¿no?

- Sí, claro. El fútbol es de los jugadores. Tienes que hacer un análisis de lo que tienes para jugar de una forma equilibrada con el fin de lograr los resultados. Seguro que en otro sitio, con jugadores diferentes, entrenaría de una forma distinta.

- El éxito de este Leganés pasa por su organización defensiva. Solo Barcelona y Atlético encajan menos goles.

- Somos el Leganés, estamos en Primera y si queremos mantenernos hay que jugar así. Tenemos que reducir al máximo los goles que nos hagan y los errores que cometamos. A partir de ahí viene todo lo demás. Si el año pasado no bajamos fue porque Granada, Osasuna y Sporting recibieron treinta goles de media más que nosotros. De la segunda mitad de la tabla fuimos los que menos encajamos. Si este año queremos repetir la permanencia debemos mantener la misma dinámica y tratar de hacer daño en ataque con los jugadores que hemos firmado. Hasta la fecha vamos bastante bien, pero sabemos que la segunda vuelta se va a hacer larga.

- En ataque marcan poco, pero rentabilizan mucho sus goles. Diez tantos les han dado 18 puntos.

- La gente a veces se queja de que hacemos pocos goles, pero no repara en la exigencia defensiva de nuestros atacantes cuando no tenemos el balón. Hay que hacerles ver la importancia que tiene que trabajen así. Alguno seguro que podría llevar mejores números con una exigencia menor sin balón, pero seguro que llevaríamos menos puntos. Tenemos clara la línea que debemos seguir.

- La temporada pasada sucedió algo parecido aquí con Oyarzabal, cuando se daba auténticas palizas sin balón y le costaba marcar. Esta, cuando la responsabilidad hacia atrás ha sido menor, ha marcado goles de todos los colores...

- Seguro que Eusebio valoraba mucho su trabajo entonces y por eso era titular todos los partidos.

- Al rigor defensivo le suman un rápido contragolpe. ¿Cómo puede afectarles el domingo a ese estilo de juego las ausencias de Amrabat y Szymanowski?

- Tendremos que cambiar algunas situaciones porque no tendremos esas posibilidades. Pero buscaremos un plan alternativo, que sea flexible durante el partido, que nos permita sentirnos cómodos contra la Real. Nosotros no jugamos siempre igual, no siempre presionamos a la misma altura, porque nuestra virtud reside en la capacidad de adaptarnos a circunstancias distintas.

- ¿Cómo ve a la Real?

- Bastante bien, aunque se le nota el desgaste de Europa. En septiembre parecía que iba a ganar la Liga y después surgió alguna duda. Algo normal cuando tienes que jugar dos partidos por semana. Europa pasa factura en la Liga. Por un cansancio mental más que por una cuestión física. También le hizo daño la eliminación ante el Lleida. No tanto por quedar apeada, porque nunca ha sido un equipo copero, sino por la forma en que se produjo ante un Segunda B, con tres goles de renta a su favor. Pero no hay que olvidar que sigue adelante en Europa y que está a cuatro puntos del sexto.

- ¿...?

- La Real no tiene la plantilla del Barcelona, Real Madrid o Atlético, pero está con los que tiene que estar. Y aún tiene por delante toda la segunda vuelta para mejorar posiciones en Liga y la posibilidad de llegar lejos en Europa.

- Pero sí que se le ve por debajo del nivel del curso pasado, ¿verdad?

- Es que no jugaba en Europa... Este año mira dónde está el Valencia jugando un partido por semana. Por delante del Real Madrid. Hay que saber muy bien quién eres y dónde estás. No se puede pretender que un equipo como la Real llegue lejos en la Copa, en Europa y termine arriba en la Liga. Porque no le da para todo. Eso conlleva muchos años de experiencia. Por eso digo que hasta la fecha lo está haciendo muy bien.

- Lo que no es normal es que lleve quince tantos más encajados que el Leganés. ¿Le ve arriba si sigue recibiendo goles así?

- Eusebio tiene la idea muy clara y le ha dado resultado. No tiene por qué cambiar. La Real es un equipo que juega muy abierto, que defiende con balón, que mete mucha gente por delante de la pelota... Lo que no es posible es que seas de los que más anotes y menos recibas, aunque siempre hay detalles que se pueden mejorar.

- La Real cuenta con la ventaja de que el Leganés viene de jugar entre semana. ¿Qué pesa más, ¿que algunos jugadores tengan que doblar esfuerzos en poco tiempo o que apenas dispongan de un día para preparar el partido?

- El tema mental. Preparar un partido exige mucho desde el plano psicológico y, salvo los grandes, el resto no estamos acostumbrados a competir cada tres días. Físicamente no creo que influya tanto. Pero si queremos ser mejores tenemos que pasar por experiencias así.

- ¿Esta circunstancia convierte a la Real en favorita?

- Seguro. Pero nosotros vamos a estar preparados para saber sufrir y estar más cerca de ganar que la pasada temporada, cuando no tuvimos ninguna opción de hacer daño a la Real.

- Permítame que le pregunte por Rubén Pardo, ¿ha hablado con él para incorporarle en este mercado de invierno?

- Hace un año sí que lo hice, pero ahora no. La realidad es que antes tenemos que liberar alguna ficha para hacer incorporaciones. Me gustaría equilibrar más la plantilla, porque con la salida de Erik Morán nos quedamos algo justos en el centro del campo, pero antes tiene que salir alguien.

- ¿Pero les interesa Pardo?

- Necesitamos un centrocampista. Luego tenemos que ver de qué características, qué nos ofrece el mercado y elegir la mejor opción. Es un proceso que nos llevará quince días por lo menos.

- Por último, ¿qué nos dice de Zaldua?

- Ya demostró en la Real que es un jugador de Primera. Lo único que le faltaba era continuidad. Tiene un nivel muy alto y está capacitado para jugar en cualquier equipo de Primera División de alto nivel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos