Real Sociedad

Aritz Elustondo: «Afrontamos un bonito calendario que nos puede llevar a engancharnos arriba»

Aritz Elustondo posa en las instalaciones de Zubieta./LUSA
Aritz Elustondo posa en las instalaciones de Zubieta. / LUSA

El punto sumado en el campo del Betis y el último triunfo ante el Alavés «tiene que suponer un cambio en la dinámica», dice el central

Álvaro Vicente
ÁLVARO VICENTE

Elegido jugador del mes de febrero por los aficionados de la Real, Aritz Elustondo (Beasain, el próximo 28 cumplirá 24 años) ha respondido con creces cada vez que Eusebio ha necesitado de él. Cuando pintaban bastos para la Real, no hace tanto, Aritz dio un paso adelante en los partidos de Liga ante el Deportivo y Levante, que acabaron con victoria y coincidió con el resurgir del equipo. La entrada de Héctor Moreno en el centro de la defensa en los dos últimos de Liga le ha relegado al banquillo. Él no se va a rendir.

- ¿Qué valoración hace de los últimos cuatro puntos cosechados?

- Hay que destacar la reacción del equipo después de la eliminación de Salzburgo. Fue un palo para todos, teníamos muchas ilusiones puestas en la Europa League, y quedar fuera fue todavía más duro por los cientos de aficionados que había en la grada. En esa circunstancia, con el equipo eliminado de la Copa y fuera de Europa, se podía pensar que nos íbamos a dejar llevar hasta final de temporada, pero nada más lejos de la realidad.

- Se ha mejorado en defensa...

- Estuvimos bien en Mestalla, mostrándonos superiores a un equipo que con toda probabilidad disputará la Liga de Campeones el año que viene, pero no tuvimos fortuna en las áreas, como en otras muchas ocasiones esta temporada. En el Benito Villamarín el equipo compitió muy bien y fue importante volver a dejar la puerta a cero fuera de casa, algo que no hacíamos desde San Mamés el 16 de diciembre.

- ¿Y ante el Alavés, el domingo?

- Esa victoria tiene que suponer un cambio en la dinámica. Se puede decir que con ese triunfo hicimos bueno el empate de Sevilla ante un Alavés que venía en una dinámica buenísima. A partir de ahí, tenemos que ser humildes, estamos a siete puntos de la hipotética plaza que clasifica para las previas de la Europa League, seguir trabajando, sin perder la ambición de que es posible. Hay plantilla para ello.

- ¿Qué ha supuesto Moyá?

- No necesita presentación, tiene una larga carrera a sus espaldas. Desde que le conocimos en Sevilla se ha intentado integrar lo más rápido posible en el grupo. Ha hablado con todos y ha ido interesándose por el funcionamiento de cada uno en el campo. Ha entrado con buen pie, viene a sumar y cuanto mayor competencia haya, mucho mejor para todos.

- Han recibido muchos varapalos esta temporada. ¿A qué se agarran en esos momentos de dificultad?

- Hay partidos en los que hemos jugado bien y ni quisiera hemos conseguido sumar. Eso el año pasado no ocurría; sin hacer un buen partido nos llevábamos la victoria y este año parece que tenemos que hacer todo perfecto para ganar. No quiero que suene a excusa, pero este año no tenemos la suerte de cara. Por hache o por be, cometemos errores que nos penalizan. En ese momento lo fácil es tirar la toalla, pero tenemos claro que hay que hacer todo lo contrario. No hay que darse por vencido. Empezando desde el presidente pasando por Loren y el míster, todos nos dicen que tenemos que insistir. Lo único que importa es estar todos unidos y seguir trabajando. Seguro que si enganchamos unas cuantas victorias seguidas todo se ve distinto.

«Hay que destacar la reacción del equipo después de la eliminación de Salzburgo»

«La Real no acaba en el entrenador. Cada uno tiene su cuota de responsabilidad»

«No pasa nada por dar un pelotazo arriba, por jugar en largo. Nunca se nos ponen cortapisas»

«La afición puede estar disgustada y enfadada, pero sus ánimos siempre son una fuerza extra»

- Pero ese mismo discurso lo venimos escuchando desde hace muchas semanas.

- Puede ser, pero es que no hay mejor medicina en el fútbol que las victorias. Ya se sabe que cuando ganas, todo es bonito, y cuando pierdes, todo parece negativo. Nosotros sabemos que haciendo las cosas bien nos tiene que llegar el momento. El vestuario es perfectamente consciente de la situación. Somos los máximos responsables, pero no podemos fustigarnos cada día, hay que mirar hacia adelante, sabiendo que quedan muchos partidos y que podemos acabar mucho más arriba de donde estamos.

- ¿Ve a Eusebio con fuerzas?

- Sí. Está bien. Aquí todos estamos en el mismo barco y es así como se sale de las situaciones de crisis.

- ¿La solución entonces no pasa por el cambio de entrenador?

- La Real no acaba en el técnico. Cada uno tiene su cuota de responsabilidad: el presidente, el director deportivo, el entrenador, los que entran al campo, los que se quedan en el banquillo... Todos sabemos lo que pasa y entre todos tiraremos para arriba. Estamos en un sitio en la tabla que no esperábamos, para nosotros también está siendo un palo duro no responder como queríamos, pero no podemos seguir lamentándonos, hay que seguir trabajando para enganchar una racha positiva.

- Hace nada escribíamos que la configuración de la plantilla era la correcta, con recambios en todos los puestos, y ahora nos surgen dudas. ¿En qué quedamos?

- Es fácil hablar cuando las cosas van mal. Salvo Vela e Iñigo, la plantilla sigue siendo la misma. Las críticas hay que asumirlas aunque no las comparta, pero seguro que si los resultados hubieran sido mejores no se pondría en duda casi nada.

- ¿El pecado de este equipo ha sido el alto número de goles encajados?

- Es evidente que si encajas es mucho más difícil ganar. Durante muchas fases de la temporada hemos cometido errores que los hemos pagado con goles, pero en los últimos partidos lo estamos corrigiendo.

- ¿Es cuestión de jugar más arropados, no tan expuestos?

- (Se lo piensa) Somos conscientes del estilo que tenemos: queremos la pelota, atacamos prácticamente todo el equipo, y luego hay que saber que puedes quedarte hombre a hombre o en inferioridad y eso hay que asumirlo. Los riesgos que tenemos al subir casi todo el equipo pueden salir caros atrás.

- Es que se ha repetido tanto...

- Y somos conscientes de ello. Sabemos los errores que cometemos y también sabemos que el estilo que tenemos nos puede llevar a tener esos desajustes. Hacemos mucho trabajo táctico a puerta cerrada, es cuando Eusebio nos enseña lo que él quiere cuando atacamos y defendemos.

- ¿Hasta qué punto condiciona estos desajustes a los muchos cambios de jugadores que ha habido en la línea defensiva?

- Asentarse puede ser la clave de no encajar muchos goles, pero en la plantilla somos veintiséis, de los que diez somos defensas, y cada uno sabe qué hacer en beneficio del grupo.

- El equipo ha rendido mejor con usted en el centro de la defensa.

- Es una opinión. Yo cuando salgo al campo, trato de dar el máximo, y si se consigue la victoria, mucho mejor. Desde luego que no me conformó con lo que he conseguido porque no estamos donde esperábamos.

- El equipo tiende a perder tensión, parece que solo responde cuando se ve con el agua al cuello. ¿Está de acuerdo?

- No. En las victorias ante el Deportivo, el Levante o el Alavés la clave fue que cuando logramos el primer gol, fuimos a por el segundo. Ése tiene que ser el espíritu. Ha habido choques en los que con el 1-0 nos hemos podido relajar o el otro equipo ha apretado un poco más y nos ha dado la vuelta. Cada partido es un mundo.

- ¿Por qué, salvo excepciones, solo han jugado en largo cuando el marcador era desfavorable?

- Nunca se nos ponen cortapisas en ese sentido. No pasa nada por dar un pelotazo arriba, por jugar en largo. Lo que hay que hacer es ir a las segundas jugadas e intentar cogerlas. Como he dicho antes, tenemos un estilo de juego que es de tocar el balón y jugar en corto, pero también tenemos esa posibilidad de jugar en largo.

- ¿Sin Willian José ha sido más complicado ese juego en largo o no es cuestión de un jugador?

- No depende tanto del jugador sino del escenario de partido, de si el rival juega con la línea adelantada. Entonces sí se le puede hacer daño a su espalda con balones largos.

- ¿Qué meta se pone el equipo en lo que queda de Liga?

- Más que metas a largo plazo, tenemos que seguir creyendo en nosotros, trabajar duro, y estoy convencido de que victorias acabarán llegando. Hay que ir partido a partido, conseguir puntuar, si es de tres en tres, mucho mejor. El séptimo puesto está a siete puntos y en esto del fútbol si cogemos una racha buena podemos meternos ahí arriba. Afrontamos un bonito calendario que de hacerlo bien nos permitiría engancharnos arriba y de paso darle una alegría a la afición. Ninguno en el vestuario quiere estar en la posición en la que estamos y tenemos que ser ambiciosos, intentar competir todos los partidos.

- ¿Percibe desilusión en el entorno?

- La clave es seguir todos el mismo camino. Sabemos que la afición puede estar disgustada y enfadada, pero sus ánimos siempre son una fuerza extra. En los malos momentos es cuando más les necesitamos.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos