Real Sociedad

Aperribay defiende la necesidad de afrontar un cambio de ciclo en la Real Sociedad

Aperribay durante la presentación de Imanol como nuevo entrenador de la Real Socieda. / L. Michelena

Admite que el club ha contactado con Olabe pero su contrato en Ecuador complica su llegada. El presidente revela que adelantó en el último mes a Loren que no seguiría en verano como director deportivo

OSKAR ORTIZ DE GUINEA

Arropado por los integrantes de su consejo de administración, Jokin Aperribay afrontó ayer una de sus comparecencias más esperadas como presidente de la Real Sociedad, apenas 24 horas después de haber tomado la decisión de prescindir de quien había sido su director deportivo durante todo su mandato, Lorenzo Juarros, y también del entrenador txuri-urdin los últimos dos años, Eusebio Sacristán. Encuadró ambas medidas en el marco de una necesidad de emprender «un cambio de ciclo en la Real», algo que ya había sido previsto durante el último mes, pero que las dos últimas derrotas ante Espanyol y Getafe y, sobre todo, la reacción de la afición el sábado en Anoeta ante el equipo azulón pidiendo la dimisión de Loren, precipitaron los acontecimientos.

Agradecido. Antes de entrar en harina, Aperribay comenzó con un «agradecimiento» a la labor realizada tanto por Loren como por Eusebio, a los que calificó de «caballeros». Especialmente sentida resultó la despedida al de Ibarra, al que calificó como «una persona entrañable» que «siempre ha estado ahí, muy cerca» tanto con él como con «los principios de la Real».

Estilo Eusebio. Sobre el ya exentrenador de la Real, al que el domingo tuvo que dar la noticia de su cese a través de una llamada de teléfono dado que el de La Seca se encontraba en Sitges, resaltó que «vino con un estilo de juego que a nuestros jugadores y nuestra cantera le vienen muy bien». Subrayó que Eusebio «lo ha dado todo por la Real, demostrando un compromiso hasta el último momento. Es difícil que en el fútbol se den este tipo de lazos» como el que ha establecido con el vallisoletano, y lamentó que «podría haber sido más largo aún» pero «los resultados nos han llevado a tomar la decisión» de poner fin a su etapa como entrenador de la Real.

«Transmitimos a Loren hace un mes que su ciclo podía terminar; no merecía sufrir más» Loren

«Lo ha dado todo por la Real demostrando su compromiso hasta el último momento» Loren

«Imanol estará al frente del equipo estos nueve partidos para intentar cambiar la dinámica» Imanol

«He conversado con Roberto desde hace algún tiempo pero su llegada está complicada» OLABE

«Mi peor momento fue mi primer día en la Real, ahora no noto esa presión; siento mucho cariño» Crisis institucional

Imanol, nueve partidos y al Sanse. El deseo de Aperribay habría sido que Eusebio al menos hubiera podido terminar esta temporada. Al adelantar su marcha, la Real siempre pensó en Imanol para «intentar cambiar la dinámica». De hecho, el ya extécnico del Sanse era su única opción de recambio desde hace varias semanas, y el presidente le agradeció su «predisposición» durante la conversación que mantuvieron ambos el domingo por la tarde, justo a la conclusión del partido del equipo filial ante el Logroñés en Zubieta. Le pidió que dé a la primera plantilla «la fuerza» y «el carácter» que transmitía en el Sanse, que «lleve al equipo igual que al Sanse, con la idea de juego, la vitalidad...». Aseguró que, «en principio», Imanol dirigirá a la Real durante los nueve partidos ligueros que restan hasta finalizar la presente temporada, y el próximo verano volverá a retomar las riendas del Sanse, al que deja en la tercera plaza del grupo II de Segunda B. Pese al corto espacio de tiempo de que dispondrá el nuevo técnico, el presidente se mostró «seguro de que estos nueve partidos serán muy provechosos. No estamos en nuestros mejores momentos, pero tu energía, vitalidad y conocimiento del juego ayudarán a remontar este momento difícil». «Que tengas mucha suerte», le deseó.

«Loren, vete ya». Aperribay quiso matizar que las marchas de Loren y Eusebio con la campaña sin finalizar «no» vienen precipitadas por los gritos de «Loren, vete ya» que se oyeron el sábado en Anoeta por parte de un sexto más o menos amplio de la afición. Una reacción que, por otra parte, «no» le sorprendió pero tampoco la quiso focalizar en el ibartarra. A su juicio, fue derivada «de un problema del juego. En el primer tiempo no había habido protestas y en el segundo sí. Es consecuencia de la temporada. Es una crítica hacia todo el mundo, no personalizada en Loren. Estamos haciendo una mala temporada, no hay duda. Tenemos que hacer las cosas mejor y somos conscientes de ello». Por ello, quiso separar las críticas de la afición de las decisiones adoptadas durante el domingo más 'sangriento' de la historia reciente del club. «La decisión estaba pensada en relación a un final de ciclo» en la Real, algo que, según confirmó, ya habría transmitido a Loren en el último mes. «Sabiendo que íbamos a tomar la decisión (de cesarle) ya o en breves fechas», entendía que su director deportivo «no merecía sufrir críticas o pensar que va a estar en la toma de decisiones de cara a la próxima temporada». A la hora de explicar la marcha de Loren, hizo referencia a que «hace dos años ya nos planteamos unos cambios que no cuajaron». El principal fue la designación de Roberto Olabe como director de fútbol de la Real, pero, en un ejercicio de autocrítica, la remodelación del organigrama de Zubieta «quizá» no la plantearon «de la manera adecuada». Luego, el pasado verano, después de que la Real se clasificara para Europa, «pensamos que podía ser bueno seguir» de la misma manera, algo que «Loren también lo vio así. Este año pensamos que debíamos afrontar el cambio de ciclo que habíamos valorado», algo que «llevábamos tiempo madurando».

Roberto Olabe, difícil. La marcha de Loren deja huérfana la dirección deportiva. Aunque Aperribay puntualizó que en Zubieta hay personal que trabaja en esa faceta, el consejo de administración desea «ahondar en la idea de la dirección del fútbol en la Real, y el momento de hacerlo es ahora hasta el inicio de la próxima temporada. Uno de los errores hace dos años fue que Roberto no vino a principio de temporada, y queremos afrontarlo antes». Cuando el de Deba deslizó casi de forma involuntaria el nombre de Olabe, se le preguntó por la opción de un posible regreso del gasteiztarra, como publicó ayer este periódico. Así, reconoció haber mantenido «conversaciones desde hace un tiempo», pero la situación contractual de Roberto Olabe, que el pasado mes de enero se comprometió con el club ecuatoriano Independiente del Valle, hace que resulte «complicada» la vuelta del exportero. Dejó entrever que esta vía está abierta y el club blanquiazul trabajará en ella. «No descarto nada, pero no es fácil».

La enigmática salida de Olabe. El nombre de Olabe vuelve a estar sobre la mesa de la Real justo un año después de que abandonara la entidad por unos motivos que nunca fueron aclarados por ninguna de las partes. Se le pidió a Aperribay que pusiera luz al enigma y se le planteó una hipotética incompatibilidad de caracteres con Loren y Eusebio. El máximo dirigente blanquiazul resolvió que el alavés «no» dejó el club de su corazón «por un choque de ideas o personas». A diferencia de ahora, entonces el primer equipo «estaba realmente bien y él pensaba que la Real era un club muy organizado y no era momento de cambios. Fue un acto de honestidad por su parte para pensar que no era momento de cambiar cosas, y que su momento en la Real podía ser otro».

Sin relevo inmediato para Eusebio. Si el futuro de la dirección deportiva parece algo más trabajado, Aperribay aseguró que, por el momento, no ha entablado ninguna conversación con entrenador alguno. Su única opción en este sentido -y también la de Loren cuando aún ejercía de director deportivo- era la de que Imanol Alguacil acabara la actual temporada. Repitió en al menos dos ocasiones que el oriotarra regresará al Sanse la próxima temporada. «No hemos hablado con ningún entrenador».

Alternativas en casa... o fuera. La de Olabe, en cualquier caso, no es la única opción que maneja el club para sustituir a Loren. «Hay varias alternativas a Roberto», incidió, y «en las próximas semanas se verá cómo se barajan». En la mente del club «hay distintas personas», incluida alguna que ya se encuentra trabajando en Zubieta. «Hay que buscar la mejor combinación». Así, señaló que «si el nuevo director deportivo tiene poca experiencia, debes ir a un entrenador con más experiencia. Y si es alguien experimentado, el entrenador puede tener menor experiencia». Pero ambas figuran deben tener claro «lo que es la Real Sociedad en su conjunto. Lo que es trabajar con los jóvnees, terner paciencia con ellos. Muchas veces pensamos que cuando un jugador da el salto al primer equipo, igual su proceso de formación no ha parado. En este tiempo en el que el dinero en el fútbol iguala posiciones, trabajar con los jóvenes tiene más iesgo».

Crisis institucional. Pese al doble cese de Eusebio y Loren, Aperribay no comparte que esté ante su momento más discutido al frente de la Real, y recordó su llegada al club custodiado por la Ertzaintza en aquella junta de triste recuerdo en la que relevó a Iñaki Badiola. «El peor día fue el primer día, cuando entré. Ahora no puedo temer eso. Intento sudar la camiseta todos los días y no lo noto» que sean sus horas más cuestionadas. «Se puede discutir todo, pero tenemos que tomar las decisiones con el mayor raciocinio posible Hasta ahora, los aficionados me han tramistido mucho cariño». En este sentido, mostró su preocupación por el hecho de «tener que buscar siempre una diana» sobre la que descargar los dardos de la ira y la frustración. «Loren ha recibido muchas críticas, muchas veces apasionadas, y creo que ha dado mucho a la Real. Su labor se podrá hacer mucho mejor, como la tuya o la mía». Por ello, anímó a «no buscar una diana. Detrás de una decisión, siempre hay una razón, un pensamiento, una motivación. Muchas veces las cosas son como son y no como pensáis», dirigiéndose a los periodistas.

El Sanse, siempre el Sanse. El salto de Imanol Alguacil al primer equipo hace que Aitor Zulaika tome las riendas del Sanse, que se encuentra en zona de playoff de ascenso a Segunda División, una posibilidad real, pero que no desvía sus pensamientos de las líneas rojas de lo que significa el filial. «A lo que de verdad le damos importancia es que siga siendo el vivero del primer equipo. Que las personas que están en el Sanse tengan los criterios de formación de la Real Sociedad. El fin no justifica los medios», remarcó, pero «no vamos a escatimar ningún esfuerzo para que el segundo equipo suba a Segunda División». En este sentido, intervino Imanol para convenir que «todos tenemos claro el objetivo, que tiene que ser formar jugadores para el primer equipo. Si cambiamos el norte nos confundiríamos. Siempre ha sido así. Cuando en el Sanse hemos tenido que echar mano del C, lo hemos hecho. Y también hemos dejado salir a jugadores porque entendíamos que era una oportunidad para ellos sin pensar en lo que podía suponer para el Sanse, y sabiendo siempre lo que es este club».

¿Regeneración de la plantilla? Aperribay comprendió la frustración en el entorno realista dado que el primer equipo se ha quedado muy lejos de lograr los objetivos marcados durante las tres competicones en las que ha tomado parte. No por ello avanzó en una revolución en el plantel. «No necesariamente se tiene que dar. Hablamos más de cambios en los procesos de trabajo, en los métodos en la manera de entrenar... Debemos escapr del análisis a partir de lo que pasa en los 90 minutos de los partidos. En Zubieta se está durante los 365 días del año y hay que ahondar en ello: en los métodos de entrenamiento, de recuperación, de exigencia... En todo lo que haces. Luego vienen los jugadores, los domingos, los resultados... Pero llevamos un mes pensando si vamos a dar un paso en ese sentido, y lo queremos dar».

Modelo de club vigente. Los cambios en el primer equipo van a ir en consonancia con la línea de trabajo que ha mantenido Aperribay y sus consejeros durante los últimos años, coherente siempre con la defensa de Zubieta y la cantera. «No vamos a cambiar el modelo de club, pero debemos ahondar mucho en procesos de trabajo». En este sentido, alertó de que «los derechos de televisión llevan a que los jugadores (de la cantera) tengan menos oportunidades», porque el mercado es más accesible para todos los clubes». Y citó la realidad de entidades como «Sporting, Zaragoza, Valladolid, Racing...», que no están en Primera. «Hay que trabajar mucho y bien para no estar ahí. Hace unos años era impensable que el Zaragoza estuviera en Segunda o el Racing jugando con nuestro segundo equipo. En el fútbol, la experiencia es un grado, hacer plantillas con personas de 27-30 años te da experienca. Pero nosotros, para competir, debemos ahondar en la formación y ser pacientes» con los jugadores del Sanse, del que ahora salta su entrenador».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos