Real Sociedad

Anoeta brilla en el mapa europeo

Zurutuza y Llorente (derecha) chocan las manos en la celebración de uno de los goles de la Real ante el Rosenborg en Anoeta. / ARIZMENDI
Zurutuza y Llorente (derecha) chocan las manos en la celebración de uno de los goles de la Real ante el Rosenborg en Anoeta. / ARIZMENDI

Catarata de elogios por el juego blanquiazul y éxito de la nueva grada

RAÚL MELERO SAN SEBASTIÁN.

Cuando el día posterior a una noche larga se hace muy cuesta arriba, se suele optar por cambiar de hábitos para que la siguiente sea más llevadera. La Real ha acostumbrado a sus seguidores a que las resacas de Copa, de partidos entre semana, suelan llevar implícito dosis de ibuprofeno. No así la del jueves, todo lo contrario.

La borrachera de goles que dejó el debut en la Europa League - primera vez que el cuadro blanquiazul toma parte en la fase de grupos de esta competición - no tuvo efectos colaterales en la salud del seguir txuri-urdin. Todo lo contrario. Las tertulias entre compañeros, esos cinco minutos del café en el trabajo versaron sorbe lo mismo: ¡Qué bien jugó la Real! ¡Vaya baño a los noruegos! Las loas hacia el juego de los realistas fueron unánimes.

El grupo L se convirtió en el de las goleadas. Cuatro txitxarros de la Real y cinco el Zenit al Vardar en Macedonia. Por cierto, partidazo el que le espera a los donostiarras el día 28 en San Petersburgo. Nadie fue capaz de meter cuatro goles en su feudo. Sólo los chicos de Eusebio. El Atalanta y el Steaua de Bucarest lograron tres. Las otras goleadas tuvieron color visitante. A la del Zenit se le sumaron las de otros dos grandes equipos, el Milan y el Niza quienes vencieron por 1-5.

El juego desplegado por los guipuzcoanos no ha pasado desapercibido fuera de nuestro territorio puesto que Diego Llorente y Sergio Canales fueron nominados dentro del once ideal de esta primera jornada de la Europa League. Todo son parabienes, palmadas en la espalda y admiración al despliegue de los hombres de Eusebio. Incluso el triunfo le ha servido a la Real para sumar más puntos en el ránking, ostenta ahora 26.871 y se enclava en la 65ª posición por detrás del Everton y precediendo al Austria de Viena.

Espartanos en la grada

Amén de la sensacional puesta en escena del conjunto donostiarra, otras de las cosas de las que ayer se habló fue de la grada situada detrás de la portería más cercana al fondo sur. Incluso los jugadores que tuvieron que comparecer tras el choque confirmaron que le daba un color especial al campo. Y sobretodo lo que las gargantas de los 300 valientes contagiaron. Éstos espartanos txuri-urdines fueron los primeros en alentar al equipo y después transmitir ese ambiente festivo que acompañó al plantel en una simbiosis perfecta. En los planos cortos, cuando la grada ocupa toda la vista, es el mejor aperitivo de lo que será el nuevo Anoeta. Lo cerca que estarán los seguidores del césped. Lo malo, ya lo saben, es que como llueva hay que esquivar las gotas. Ojalá mañana el tiempo respete.

Un partido para el que la afición blanquiazul descuenta las horas. Eusebio tiene los mimbres para volver a poner un once de garantías a pesar de las bajas. Porque parece que ni Oyarzabal ni Iñigo Martínez van a poder estar contra los de Zidane. El eibartarra ni tan siquiera saltó ayer al césped de Zubieta, mientras que el de Ondarroa se limitó a correr sin calzarse las botas de tacos. El rival de los guipuzcoanos también acusará las ausencias. Ronaldo y Marcelo por sanción no pisarán el tapete de Anoeta y tampoco lo harán los lesionados Benzema y Kovacic.

Fotos

Vídeos