que alguien eche el freno

La ambición de la Real le lleva a plantear partidos abiertos y dinámicos, y un notable Valencia castigó sus desajustes

ÁLVARO VICENTE

La Real pudo empatar, nunca ganar, y terminó perdiendo. Lo positivo es que siempre trató de revolverse ante un desenlace que tenía mala pinta desde los primeros minutos, quiso romper el guión al que estaba destinado, pero no lo logró porque el Valencia castigó con goles los desajustes en defensa que cometió la Real.

No sé si sirve de algo resaltar que asistimos a un buen partido de fútbol, entretenido, con dos equipos con estilos diferentes pero igual de capaces de generar ocasiones de gol y poner a su rival contra las cuerdas. La Real fue capaz de empatar en dos ocasiones. Lo justo probablemente hubiera sido dejarlo ahí. Un punto para cada uno y todos contentos. Me quedo con la madurez mostrada por el equipo en un escenario de partido nada fácil.

El problema es que defendió mal, se notó que la línea defensiva era inédita. No olvidemos que la Real se presentó con cuatro jugadores atrás que hace nada estaban jugando en el Sanse. Odriozola (22 años), Aritz (23), Zubeldia (20) y Kevin (23) tuvieron dificultades, por momentos resolvieron con más aciertos que desaciertos un envite que no era nada sencillo, pero no lograron el objetivo. Sus desajustes los castigó el Valencia.

La Real no perdió por los cuatro de atrás sino porque el Valencia supo qué hacer en cada momento, cerró los espacios interiores con seis jugadores, y obligó a la Real a que sus laterales fueran las únicas bazas ofensivas. Esta solución es positiva cuando se busca, pero no cuando es tu única salida obligada. Firmaba el empate a uno y firmaba el empate a dos porque la sensación era que el Valencia tenía el partido dónde quería, tenía que hacer poco para generar peligro, y la Real, todo lo contrario. Ni lo tenía controlado y le costaba mucho generar.

A pesar de todo, hay luces en la oscuridad: Oyarzabal es fundamental, Januzaj es un buen fichaje y Aritz ha vuelto tras una dura pasada temporada. Lo que más preocupa es cómo dar descanso a Illarramendi-Zurutuza y Prieto. Son fundamentales y los recambios están ahora a años luz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos