Real Sociedad

Alberto Gorriz: «Si un jugador no está comprometido con el equipo, lo mejor siempre es que se vaya»

Bixio Gorriz posa en un campo de fútbol en el barrio de Ibaeta de San Sebastián./USOZ
Bixio Gorriz posa en un campo de fútbol en el barrio de Ibaeta de San Sebastián. / USOZ
Alberto Gorriz, exjugador de la Real

ÁLVARO VICENTESAN SEBASTIÁN.

Bixio Gorriz (Irun, 1958) es una institución en nuestro fútbol. El jugador que más veces ha vestido la camiseta de la Real (599). Campeón con la Real, récord de partidos con la Real, después seguidor y socio de la Real. Acudimos a él, fiel siempre a una camiseta, la txuri-urdin, para que valore la marcha de Iñigo al Athletic y las consecuencias que puede acarrear.

- ¿Cómo encaja este golpe alguien como usted que jugó siempre con la camiseta de la Real?

- Es difícil de digerir. Es una faena para la Real porque perdemos probablemente al mejor central, pero ante esa tesitura poco se puede hacer: le hacen una oferta mareante y él acepta. La Real queda desprotegida en situaciones como ésta. Supongo que los tiempos han cambiado, se está pagando una barbaridad a los futbolistas, y a la Real, en esta ocasión, le ha tocado sufrir este rejón. No me gusta para nada que se vaya un futbolista como él, mucho menos el momento en el que lo hace, a mitad de temporada y con el equipo en una situación clasificatoria complicada, pero la Real ha salido de peores situaciones y esta vez no va a ser menos. La Real no puede lamerse las heridas ni un minuto. Habrá que hacerse a la idea de que es ley del fútbol, que está montado así, el dinero prima por encima de todo, y el Athletic, lógicamente, defiende sus propios intereses.

«El mayor competidor de la Real es el Athletic. Es como la F1: el rival siempre es el compañero de equipo»

- ¿Dónde queda el amor a unos colores?

- Tenemos ejemplos en la Real como Xabi Prieto y otros muchos. Jugadores con valores siguen quedando. Hay una cosa que tengo clarísima: si el jugador no tiene la mentalidad de seguir en la Real y quiere aprovechar esa oportunidad para marcharse, lo mejor que puede hacer, para bien de todos, es coger la puerta de salida. Él ha tomado la decisión y ahora la Real tiene que estar pensando en otra cosa, en jugadores comprometidos verdaderamente con la Real. A mí me duele mucho lo que ha hecho Iñigo porque es un jugador importante y me gustaría tenerlo en la Real, pero a mí me gusta tener los que están comprometidos con la Real y quieren quedarse. Más allá de las cualidades que tenga un jugador, por encima de todo está el compromiso. Si un jugador no tiene el corazón y la cabeza donde tiene que estar, lo mejor siempre es que se vaya.

- ¿Qué debe hacer la Real ante esta nueva ofensiva del Athletic?

- Esto es como la Fórmula Uno o una carrera de motos: el mayor competidor es el propio compañero de equipo. Aquí pasa algo parecido, salvando las distancias. El mayor competidor de la Real es el Athletic porque es el que tiene dinero y el que te puede hacer daño como en esta ocasión. Poco se puede hacer cuando el jugador está decidido a irse. La Real tiene que mirar para adelante. Hay que pensar que esta salida supondrá una oportunidad para otro jugador de la plantilla y algo fundamental: el club está por encima de cualquier jugador.

«No me da ningún miedo que la marcha de Iñigo debilite el sentimiento de pertenencia a la Real»

- ¿Encuentra similitudes en esta operación con algún momento de su carrera en la que tuvo opciones de fichar por otro club y salir de la Real?

- Tuve oportunidades de salir, sobre todo recibí una oferta muy clara del Betis que triplicaba lo que cobraba en la Real. En su momento no quise marcharme porque lo tenía muy claro. Tenía aquí a mi familia, que era prioritario; a mis amigos; a mi cuadrilla; vivía en Irun... y lo más importante: jugaba en la Real, en el que equipo en el que siempre había querido jugar desde que era un chaval. El dinero no era prioritario para mí. Yo no tuve dudas. Nunca sabes qué ha podido llevar a Iñigo a tomar su decisión. Quiero creer que tendrá sus motivos, respetables.

- ¿Cómo puede afectar esta marcha en la cantera al ver que uno de sus referentes antepone un mejor contrato a los colores?

- No me da ningún miedo que la marcha de Iñigo pueda debilitar el sentimiento de pertenencia a la Real. Sigo percibiendo que los jugadores que juegan en los campos de Gipuzkoa siguen soñando con jugar un día en la Real. A pesar del bombardeo mediático al que estamos sometidos con los Real Madrid, Barcelona y demás, los chavales siguen queriendo jugar en el club de su tierra porque saben que es uno de los grandes de la Liga, con su centenaria historia y lo valoran. A partir de ahí, existen una serie de factores que pueden hacer que den situaciones como ésta de Iñigo: el factor profesional, el tiempo que dura el fútbol y tentación de aceptar una oferta millonaria como la que ha hecho el Athletic. La Real trabaja bien en ese sentido y siento que los jóvenes siguen entendiendo que jugar en la Real es lo máximo para un futbolista. Eso es lo que quiero creer. Yo al menos lo tenía claro en su momento. Jugar en la Real es un privilegio y una suerte y así lo deben entender quienes marcan goles en los campos de Gipuzkoa.

- ¿Navas, Llorente y Aritz son suficientes para cubrir los dos puestos de central?

- Yo me fijo mucho en los centrales porque es de lo que he jugado y Aritz lo ha hecho bien cuando ha tenido oportunidad, ha rendido alto. Diego Llorente también ha sido un fichaje que se ha adaptado muy bien y al que ahora valoraremos todavía más porque si no le tuviéramos a él en la plantilla el problema de la salida de Iñigo sería todavía mayor. Y Navas también sabemos lo que puede ofrecer. Insisto en que hay que quedarse con los jugadores que están comprometidos.

«Hace falta que los jugadores sean una piña. Ahora hay que tener mentalidad fuerte»

- ¿Cómo se sale de la actuación situación clasificatoria de la Real?

- El gran problema que tiene ahora mismo la Real es que le meten muchos goles con facilidad. Es un agujero que hay que tapar cuanto antes porque los rivales lo saben y estamos sufriendo mucho atrás. Hay que corregirlo cuanto antes. Adelante no veo problema ninguno porque hay mucho potencial y generamos ocasiones, pero atrás tenemos muchas lagunas. Supongo que estarán trabajando en Zubieta para corregirlo porque si no lo hacemos podemos pasarlo mal.

- Tengo miedo de que la marcha de Iñigo nos despiste de lo realmente importante: tratar de ganar al Deportivo el viernes.

- Lo de Iñigo nos puede despistar un día, pero mañana (por hoy) debe quedar en un segundo plano, debe ser historia pasada. Hay que pensar en el Deportivo y en los partidos que tenemos en Anoeta. Hay que sacarlos entre todos para tirar hacia arriba.

- ¿Es Eusebio el entrenador ideal para la Real en este momento?

- Ha hecho que el equipo juegue muy bien. Él es fiel a su forma de ver el fútbol. El equipo es brillante cuando tiene el balón en los pies pero cuando lo tiene el contrario lo pasamos muy mal. Ese aspecto es muy mejorable y ahí tiene el reto el bueno de Eusebio y sacar más rendimiento a sus jugadores en el aspecto defensivo. Si lo hace, el equipo debería estar peleando muy arriba. No es normal la situación de ahora, pero es la realidad, no podemos obviarla.

- ¿La marcha de Iñigo afectará en el plano anímico al vestuario de la Real en este momento tan complicado?

- Es momento de poner toda la carne en el asador, vaciarse en cada partido, para ganar primero ante el Deportivo y luego, ya veremos. Imagino que los compañeros de vestuario estarán enrabietados con todo este jaleo de Iñigo y tendrán muchas ganas de ganar. El equipo va a responder a este golpe, estoy convencido. Hace falta que los jugadores sean una piña y confíen los unos en los otros. En esos momentos tienes que tener la mentalidad fuerte.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos