Real Sociedad

Agirretxe: «Me he quitado una mochila muy pesada de encima»

Agirretxe posa en Holanda | Vïdeo: Resumen del amistoso ante el Groningen / M. G.

Agirretxe era la viva imagen de la felicidad en el campo de Haren unos minutos después de haber reaparecido

MIGUEL GONZÁLEZHaren

Imanol Agirretxe vio cumplido en Haren, un pequeño pueblo del cinturón urbano de Groningen, su gran sueño: volver a ser futbolista. Ha esperado tanto tiempo a que llegara ese momento que cuando marcó el 0-2 que dejaba sentenciado el último amistoso de la gira por los Países Bajos se vino abajo y rompió a llorar. Rápidamente acudieron a abrazarle dos viejos compañeros de fatiga. De la Bella, su asistente en el gol más importante de su vida, y Xabi Prieto, el capitán. Allí, ellos tres vivieron unos segundos únicos, interminables, hasta que llegó el resto de jugadores. A unos metros de distancia, todo el banquillo blanquiazul se puso en pie para aplaudirle en un gesto en el que los sentimientos se vivían a flor de piel.

Sobre el mismo césped de las instalaciones De Koepel este servidor, junto con otro compañero de prensa, tuvo la oportunidad de vivir uno de los momentos más intensos de su carrera al compartir con el usurbildarra sentimientos únicos. Fue una conversación llevada desde el corazón, en la que los silencios dijeron más que las palabras y las emociones no siempre pudieron ser contenidas.

- ¿Puede explicar los sentimientos de una jornada que quedará marcada en su carrera?

- Todo el día fue muy raro para mí. Me sentía extraño, lleno de unas emociones desconocidas. Este partido ha significado mucho para mí. Me sentía tan emocionado que quizás no estaba ni en condiciones de jugar. Estoy muy contento por volver a sentirme futbolista.

- Ha sido mucho tiempo esperando un momento así, ¿verdad?

- 581 días desde que caí lesionado en el Bernabéu. Con sus noches, muchas de las cuales las he pasado sin dormir. Lo que he vivido en Groningen demuestra que todo lo que ha pasado ha merecido la pena.

- Y encima regresa marcando un gol en la primera ocasión que se le presenta. Mejor imposible...

- Durante estos 19 meses no he soltado una lágrima y cuando vi que el balón entraba no pude aguantarme más, me vine abajo. Ahí me han venido todas esas emociones juntas de golpe en el mismo momento. Todo el día fue muy intenso. La salida del hotel, la llegada al campo, saltar al césped... Vestir otra vez la camiseta de la Real ha sido algo increíble.

- ¿Ha sido el gol más especial de toda su carrera?

- Seguro. Con ningún otro me había emocionado tanto. Ni con aquel que hice ante el Barcelona el día de San Sebastián. No era el gol; era todo. Haber jugado de nuevo con la Real significa mucho para mí.

- Se estrenó en Primera Division en 2005 en Getafe, ¿es este un segundo debut?

- Claro que es un debut, sin duda. Un segundo debut. Un debut que lo he buscado con mucho trabajo y mucho más difícil que el primero que viví con apenas 18 años. Cuando jugué mi primer partido en Primera con 18 años, todo era muy bonito. Ahora, para llegar a este segundo debut, he tenido que sufrir mucho más.

- Su regreso parecía cercano en varias ocasiones pero no acababa de llegar. Se habrá quitado un buen peso de encima...

- Ha sido un año y medio largo lleno de incertidumbre. Sabía que iba a volver. Lo tenía muy cerca, pero por una cosa u otra no llegaba. Los peronéos, el cuádriceps, el aductor... Acaba la pasada temporada, empieza otra nueva, me vuelvo a lesionar. Ha habido muchas cosas. Estaba seguro que lo del tobillo lo iba a superar pero hasta que llega el momento definitivo de volver no sabes cómo lo vas a vivir y cómo lo vas a disfrutar. Esto ha sido un regalo brutal y me quito una mochila de treinta kilos de encima.

- ¿De quién se acuerda ahora en un momento tan dulce?

- De mucha gente. De todos los que están aquí, que han permanecido todo este tiempo junto a mí, de los de casa, de todos los que me han dado una palmadita para animarme. Quiero agradecer a todo el mundo que me ha ayudado porque ha significado mucho para mí.

«Con ningún otro gol me he emocionado tanto. No era el gol, sino lo que significaba»

«Durante 19 meses no solté una lágrima y cuando marqué me vine abajo»

- Los aficionados que se encontraban detrás de la portería donde marcó alucinarían con su celebración, ¿no? Habrá sido el gol más festejado en un amistoso...

- Seguramente que sí. Me han visto celebrarlo de esa manera, llorando y abrazado a mis compañeros, y no es habitual en este tipo de partidos.

- Dicen que de lo malo también se aprende. ¿Qué le ha enseñado una situación tan complicada?

- Muchas cosas. Cuando estás lesionado reflexionas mucho, das vueltas a la cabeza y aprendes un montón de cosas. Yo, al menos, las he aprendido. Valoro mucho más las cosas. Algo tan sencillo como entrenarme con normalidad para mí ha significado mucho. En esta vida echas mucho de menos lo que no tienes: entrenar, jugar... Vivir un día como futbolista en un campo como este en un pueblo perdido de Holanda para mí ha sido lo máximo, como jugar la final de la Champions. Lo valoro muchísimo y soy una persona muy feliz.

- ¿Y ahora qué?

- Ha sido el primer paso de muchos, pero para mí el más importante. Sé que a partir de aquí los demás van a llegar. Mentalmente estoy muy fuerte, sobre todo después de este regreso. Físicamente me faltan entrenamientos para ponerme a punto y llegar al nivel de mis compañeros. Pero este era el paso más difícil de dar.

- Quién le iba a decir cuando embarcó rumbo a Holanda hace dos semanas que el stage iba a acabar así, ¿verdad?

- Mis objetivos eran regresar jugando y sentirme físicamente bien y sin lesiones. Esos dos los he cumplido y el tercero ya, que era marcar, ha sido un regalo brutal.- Por delante se presente un año muy ilusionante con la participación en la Europa League...

- Sí. Jugar en Europa nos motiva a todos y creo que tenemos un gran equipo. El año pasado les vi jugar desde fuera y la Real demostró que sabe jugar muy bien. Este año con los refuerzos que tenemos me inspira aún más confianza. Estamos haciendo bien las cosas.

- ¿Cómo está viendo la pretemporada?

- Veo al equipo en la misma línea de la temporada pasada. Seguimos igual, jugando bien. Se nota mucho que sea el segundo año jugando de la misma manera. El equipo me transmite muy buenas sensaciones.

- Eso sí, la competencia arriba es enorme con Willian José, Juanmi, Bautista...

- En la competencia va a estar la mejora. Este año va a haber partidos para todos. Cuantos más estemos, mejor para todos. Parece la cantinela de siempre, pero es verdad. Si estamos cuatro arriba, mejor que si somos tres.

- Después de enlazar cinco partidos sin ganar, se rompió la racha ante el Groningen con un buen partido. ¿Les da confianza?

- También me gustó mucho el partido contra el Feyenoord. Llevamos el peso del partido ante un buen rival y quizás nos faltó profundidad para concretar ese dominio. Podía faltar gente o la gente podía estar cansada, porque ha habido lesionados y algunos han tenido que acumular muchos minutos en pocos días. La dinámica que lleva el equipo está siendo muy buena y eso me inspira tranquilidad y mucha confianza, más allá de los resultados que logremos en verano.

Más

Fotos

Vídeos