Real Sociedad

Absuelven a 'Kiko' Zuñiga

El exjugador de la Real Sociedad estaba acusado de quemar una vivienda de su propiedad en Castejón para cobrar el seguro

DVSan Sebastián

El exjugador de la Real Sociedad 'Kiko' Zuñiga ha sido absuelto de los delitos de tentativa de estafa, denuncia falsa e incendio de su casa para cobrar el seguro de los que estaba acusado por la Fiscalía y una compañía de seguros tras el incendio de una vivienda de su propiedad en 2011 en la localidad navarra de Castejón.

El canterano de la Real Sociedad, donde militó entre 1984 y 1989, se enfrentaba a una pena de 15 años y 3 meses de cárcel, así como 2.400 euros de multa por, según la acusación, quemar con gasolina su casa el 5 de noviembre de 2011 para cobrar una póliza de 100.000 euros. Un dinero que le permitiría superar una situación económica difícil. El incendio provocó una gran explosión que reventó la pared que separaba las casas y obligó a desalojar a 9 personas de las casas vecinas, varias de ellas niños y bebés.

'Kiko' Zuñiga atribuye el incendio a dos personas de etnia gitana a las que habría tenido alquiladas en su propiedad y que ya le habrían amenazado por haberles denunciado previamente por robo. El propio exfutbolista, de 54 años, resultó herido en el suceso, pero tras el incendio, en lugar de acudir a un centro sanitario o a denunciar los hechos ante la Policía, se marchó a la localidad madrileña de Brunete (donde residía) conduciendo una 'scooter', donde tardó 24 días en presentar la denuncia ante la Guardia Civil.

En su sentencia, la Audiencia Provincial de Navarra reconoce, como hizo el propio acusado, que José Miguel Zúñiga Martiarena estaba presente en el momento de la deflagración, pero «no consta que echase la gasolina ni prendiese el fuego».

La Audiencia entiende que aunque la versión ofrecida por Zuñiga «permite introducir un elemento de duda sobre su credibilidad (...), no se puede descartar la realidad de la existencia de robos en su domicilio» y de que hubiera sufrido amenazas, circunstancias sobre las que «no existen indicios de falsedad». Tampoco aprecia la Sala motivo espurio en la contratación del seguro que tenía concertado, ya que no existe dato que permita concluir que se hizo para obtener un enriquecimiento injusto ni que la valoración que se hizo de la vivienda (100.000 euros por una casa de mucho menos valor ubicada en una zona degradada) fuera fraudulenta.

Fotos

Vídeos