Real Sociedad

«El esfuerzo es la clave», lema de Abelardo

Experiencia. Abelardo dando órdenes. / EFE
Experiencia. Abelardo dando órdenes. / EFE

El entrenador 'milagro' del Alavés ha salvado al equipo de un descenso que parecía seguro hace solo unas semanas

J. T. SAN

Es el hombre 'milagro' del Alavés. El equipo 'babazorro' había sumado seis puntos en las primeras 13 jornadas y con Abelardo (Gijón, 57 años) en el banquillo ha logrado 25 de 39 posibles. Casi nada. En Vitoria todo el mundo le adora. Por su humildad, por su sencillez, por su carisma... y porque ha aupado a un equipo que parecía condenado a Segunda hace solo unas semanas. Su lema se puede leer en una de las casetas de Mendizorroza: 'El esfuerzo es la clave'.

'El Pitu' Abelardo fue un central de bandera. Debutó en Primera con el Sporting, en 1989, contra el Real Madrid en el Bernabéu... y durante cinco temporadas fue uno de los baluartes más importantes del equipo asturiano. El Barcelona le fichó en 1994, previo pago de los 275 millones de las antiguas pesetas de su cláusula. Estuvo ocho años en el Barça, con el que conquistó dos Ligas, dos Copas, una Recopa de Europa y una Supercopa de Europa. Y lo que son las cosas, colgó las botas en el Alavés, la temporada 2002-03, tras renunciar a un año más de contrato por no sentirse en condiciones de jugar.

Inició su carrera como entrenador en el fútbol base del Sporting, hasta que en 2008 tomó las riendas del Sporting B. Posteriormente dirigió al Candás, Tuilla..., y en 2014 sustituyó a José Ramón Sandoval al frente del primer equipo para los cinco últimos partidos. Logró tres victorias y dos empates que le sirvieron para disputar el play off de ascenso. Sin embargo, Las Palmas se cruzó en su camino hacia el ascenso..., que conseguiría la temporada siguiente. En la 2015-2016, Abelardo tuvo el mérito de mantener al Sporting en la máxima categoría, pese a los acuciantes problemas económicos, pero la siguiente temporada no la concluyó.

En Anoeta, sin su goleador

Estaba sin equipo hasta que le llamó el Alavés. La situación parecía caótica pero aceptó el desafío «porque me gustan los retos», confesó hace bien poco. Fichó por un equipo hundido y lo ha sacado a flote. «Cuando llegué el Alavés llevaba seis puntos y no quería que hicieran cálculos de cuántos puntos se necesitaban. Al principio el tema era psicológico. ¿Después? Cambiamos cosas a nivel táctico. Pero al principio quería que recuperaran confianza. Y lo hemos conseguido», se felicita.

A Pesar de tener los puestos de descenso ya a once puntos (el Alavés es 14º con 31, uno más que la Real Sociedad), 'El Pitu' insistía ayer en que «hay que ser cautos y humildes», y señaló que «si conseguimos la permanencia, podemos sacar el autobús por Vitoria». Y eso que él mismo estima que dada la situación de los equipos de final de la tabla, este año puede bastar «con 40 puntos o menos para salvarse».

El equipo vitoriano llega al choque de esta tarde en Anoeta con la importante baja de Munir, su máximo goleador, después de que fuera expulsado la pasada jornada por simular una caída en el partido contra el Levante y de que tanto Competición como Apelación hayan desestimado el recurso del Alavés contra la segunda amarilla.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos