Real Sociedad

3.400 kilómetros en coche para ver a la Real en Austria

Ángel y José Luis recorrerán media Europa en coche para llegar a Salzburgo. / MIKEL FRAILE
Ángel y José Luis recorrerán media Europa en coche para llegar a Salzburgo. / MIKEL FRAILE

Los socios retiran las 800 localidades que sorteó el club para acudir al partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Europa League

Axel Guerra
AXEL GUERRA

La Real despachó ayer las 800 entradas para el partido de vuelta de los octavos de la Europa League que los txuri-urdin disputarán contra el Red Bull Salzurgo el jueves 22 de febrero (21.00 horas). La taquilla abrió a las diez de la mañana y media hora antes una treintena de seguidores hacían cola para recoger sus localidades. El primero, Patxi Lasa, había llegado a las 8.45. Muchos de ellos coincidían en que el desplazamiento era un regalo «de Olentzero o de Reyes» y en su ruta de viaje. La mayoría partirán desde el aeropuerto de Loiu hasta Múnich y desde ahí se dirigirán a Salzburgo. No es el caso de los donostiarras Ángel y José Luis, que se desplazarán hasta la ciudad austriaca en automóvil.

Estos socios, que acceden a sus localidades de Anoeta por la puerta 7, del estadio partirán el lunes 19 de febrero y llegarán a Salzburgo la tarde del miércoles 21, tras pasar por Berna, Ginebra y Múnich. El camino de vuelta lo emprenderán el viernes. Pasarán por Innsbruck, Lucerna y Lausana. «La idea es parar y hacer algo de turismo en cada sitio», explican. «Hemos calculado que son poco más de 3.400 kilómetros y ochocientos euros entre gasolina y autopistas». Los gastos serán compartidos porque con ellos viajarán tres personas más: Unai, Asier y Ainhoa.

Promesa cumplida

Uno de los que se desplazará en avión hasta Salzburgo será Adolfo Eceiza. Lo hará acompañado de su mujer y de su hijo pequeño. «Le prometimos que si el equipo superaba la fase de grupos le llevaríamos a una eliminatoria y en cuanto se conoció el resultado del sorteo cogimos los billetes», cuenta. Tan firme es su promesa que asegura que seguirán acudiendo al resto de cruces si la Real consigue avanzar en la competición. «Ya tenemos preparada la reserva por si la Real juega la final en Lyon. Y no solo nosotros. Eneko, nuestro hijo mayor, y ocho amigos han alquilado un apartamento para entonces».

Este donostiarra estuvo hace dos años de vacaciones en Salzburgo y ejerce de improvisado guía para amenizar la espera. «La ciudad es agradable. El único 'pero' puede ser el frío que haga esos días», explica. «No creo que pasemos más que el domingo en Butarque ante el Leganés», le replica Miren, que ha ido a recoger las entradas que le tocaron a su marido, José Ignacio Torrecilla. «Esperamos que el equipo reaccione para entonces porque entre la temperatura que había y su juego nos quedamos helados», dice.

Eceiza da las últimas indicaciones antes de recoger sus entradas. «Hay buena gastronomía y cerveza, que allí tiene menos grados y te permite beber en mayor cantidad», cuenta. Entre los monumentos que hay que visitar destaca «la subida al castillo y sus vistas. Si sale un día soleado son espectaculares. Otra cosa que llama la atención es la cantidad de músicos callejeros que hay».

La Real se reúne con el Salzburgo y le solicita más entradas

Una delegación de la Real se encuentra en Salzburgo para ultimar la logística del desplazamiento de febrero. Ayer se celebró una reunión en Austria entre los dos clubes en la que la entidad txuri-urdin solicitó más entradas para satisfacer la demanda existente en Gipuzkoa. 130 abonados no tuvieron suerte en el sorteo en el que se repartieron las entradas y quedaron a la espera de que desde Anoeta puedan conseguir más entradas.

Inicialmente, el Salzburgo envió 1.500 localidades, que se repartieron de la siguiente manera: 305 para las peñas, 295 que se agotaron en la agencia de viajes oficial de la Real, (desplazamiento y alojamiento incluidos), 100 para compromisos internos y las 800 que se sortearon entre los socios que las solicitaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos